PUBLICIDAD

Opinión

Una nueva cultura en las calles

El preocupante aumento en el número de accidentes viales y de atropellamientos hace ver la urgente necesidad de implantar cuanto antes una nueva cultura de conducirse por las calles de Ciudad Juárez

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 07 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

El preocupante aumento en el número de accidentes viales y de atropellamientos hace ver la urgente necesidad de implantar cuanto antes una nueva cultura de conducirse  por las calles de Ciudad Juárez. La manera de conducir de los juarenses está causando demasiados accidentes fatales. No hay día que la prensa no de cuenta de choques o atropellamientos. Así que una campaña de concientización debería ser prioridad de autoridades de seguridad pública en este municipio. Hay arterias en esta frontera que se están convirtiendo en peligrosas trampas mortales para la comunidad. La irresponsabilidad de algunos conductores provoca verdaderas tragedias familiares en avenidas que tienen buen tiempo registrando muchos accidentes sin que se hayan tomado cartas en el asunto.

Son varias avenidas, como López Mateos, Paseo Triunfo, Cuatro Siglos, o Tecnológico, las que semana tras semana registran accidentes viales, muchos de ellos demasiado aparatosos y con consecuencias fatales. Para los asiduos visitantes a la ciclopista de El Chamizal no es ya sorpresa encontrarse cada fin de semana con cristales y partes de vehículos regados en el pavimento y en los camellones de la avenida Heroico Colegio Militar y calles aledañas a esa zona.

PUBLICIDAD

Las huellas de intempestivo frenado o derrape producido por las llantas y la destrucción de aceras, árboles y plantas hace evidente que un accidente tuvo lugar hace unas cuantas horas.

De la misma forma, el bulevar Juan Pablo II sigue presentando muchos accidentes, situación que debería estar preocupando a más de un funcionario. Tan solo en lo que va del año ya se han presentado más de 50 accidentes y sigue contando.

Falta de pericia, las obras del BRT2, el exceso de velocidad, o la combinación con el alcohol son factores que generan los accidentes. Pero de igual manera, las condiciones físicas de la cinta asfáltica arrojan un sinnúmero de baches propiciando condiciones riesgosas en el manejo.

Sería bueno irse al origen de la falta de una cultura vial en los juarenses. Tal vez reforzando a las nuevas generaciones con programas de concientización de un manejo responsable, se podría tener un avance sustancial en la reducción de las cifras de accidentes. El problema es que los resultados se verán en el mediano y largo plazo, y el problema ya se tiene encima. Así que a la par con establecer programas para niños y jóvenes, a los adultos se les debe de concientizar lo más pronto posible sobre la necesidad de mejorar sustancialmente la práctica del manejo en las calles y avenidas juarenses.

Carambolas, choques múltiples, volcaduras y un sinfín de atropellamientos se vuelven cada día más frecuentes. Pero no solo las autoridades municipales y estatales están carentes de programas para reducir los altos índices de accidentes viales. Parece que regidores y diputados también están ajenos a esta problemática que no solo genera pérdida innecesaria de vidas humanas, sino también pérdidas económicas cuantiosas a muchas familias y daño al patrimonio de la ciudad.

Razones de peso para actuar sobran, por eso sigue sin entenderse la inacción de autoridades y de la sociedad fronteriza. Por lo pronto no está de más tomar conciencia de lo importante de conducir adecuada y responsablemente.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search