PUBLICIDAD

Opinión

Una gran oportunidad sigue desaprovechada

Sigue quedando claro que una oportunidad única que brinda el sector maquilador en esta frontera, continúa siendo desaprovechada por las autoridades de los tres niveles y por empresarios locales y nacionales

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 08 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Sigue quedando claro que una oportunidad única que brinda el sector maquilador en esta frontera, continúa siendo desaprovechada por las autoridades de los tres niveles y por empresarios locales y nacionales.

El importante sector de la industria maquiladora ha ofrecido desde hace mucho tiempo y seguirá brindando esta gran oportunidad para el desarrollo de proveedores. No se trata de impactar únicamente en la proveeduría de servicios, en la cual se ha avanzado en las últimas décadas, sino en la proveeduría de componentes que se ven involucrados directamente en los procesos de producción. En el aspecto relacionado con la proveeduría que empresas locales prestan, sin duda que se ha avanzado. Transporte de personal, servicios de cafetería, asesoría administrativa y contable, servicios de seguridad privada y construcción de naves industriales son algunas de las áreas donde desde hace buen tiempo empresas de esta frontera han sido los proveedores.

PUBLICIDAD

Pero ahora se trata de aprovechar las condiciones actuales para empezar a desarrollar proveedores locales y tener capacidad de competir en las grandes ligas de la proveeduría en el sector maquilador. Porque pese a que ya son más de 50 años de que la industria maquiladora llegó a Ciudad Juárez, los proveedores locales no sobrepasan en su participación el tres por ciento del mercado total.

Absurdamente, no se ha sabido cómo, no se ha podido o no se ha querido desarrollar proveedores nacionales para que la presencia de las maquiladoras dejen una mayor derrama económica. De hecho, existía más industria nacional y local en esta región en la década de los 50 que en la actualidad. Antes la actividad industrial se desarrollaba por el rumbo de la avenida Sanders, debido a su cercanía con las vías  del tren. Existían en esa zona molineras, fábricas de vidrio, madererías y la cervecería. En el Valle de Juárez la industria del algodón era mundialmente famosa. Ahora hay muchas maquilas y pocas empresas locales. 

Lo más preocupante es que las autoridades tanto federales como estatales no entienden ni están conscientes del potencial de esa gran oportunidad que día con día se está desperdiciando. Porque desarrollando este sector se podrían crear un mayor número de empresas locales que generarían muchos empleos con mejores sueldos y con mayor derrama económica para la ciudad. 

Desafortunadamente, no se ven en los planes gubernamentales siquiera la intensión de estudiar las posibilidades para desarrollar en Ciudad Juárez proveedores para las maquilas. La pandemia trajo consigo problemas de logística en el suministro de insumos y componentes. Después de pasar varias crisis por la parálisis productiva por la falta de insumos provenientes de lugares lejanos como Asia, la industria maquiladora ya voltea los ojos a proveedores en el continente americano.

En esta frontera existe la logística, existe la mano de obra, hay una ubicación privilegiada y se cuenta con una conectividad aceptable. Solo hace falta un plan maestro y liderazgo. 

Lo malo es que la visión de los funcionarios de gobierno parece ser tan reducida que seguramente habrá que esperar más tiempo antes de que se den cuenta de las oportunidades desaprovechadas para hacer muchos más negocios con la industria maquiladora.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search