PUBLICIDAD

Opinión

Una deuda no pagada… y van por más

Las decisiones importantes se toman en diciembre. Esta ha sido una tradición en el Cabildo de Juárez en cuanto a cuestiones urbanas se refiere

Elvira Maycotte
Escritora

miércoles, 11 enero 2023 | 06:00

PUBLICIDAD

Las decisiones importantes se toman en diciembre. Esta ha sido una tradición en el Cabildo de Juárez en cuanto a cuestiones urbanas se refiere; la apuesta es que con el furor de las vacaciones y los nuevos propósitos de año nuevo los temas importantes se enfríen, sin embargo, los problemas no se acaban con el año y sigilosamente, como el denso y conveniente silencio que ahora impera, se navega con bandera blanca el transcendental tema de la derogación del instrumento de planificación urbana “Polígono de Actuación Talamás para la vivienda Nueva en la Zona Periurbana Sur Oriente de Ciudad”, que tuvo lugar cuatro semanas atrás. Es por ello, y por la gran importancia que su impacto tendrá en todos los ámbitos: social, ambiental y económico, no podemos permitir que el eco que señala la inconveniencia y hasta perversidad de esta acción deje de resonar.

Cuando un instrumento de esta naturaleza deja de ser aplicable suele ser por varias razones, entre otras: porque se actualiza, se sustituye por otro que mejora de raíz la obsolescencia en la que pudiera haber caído, el problema que atiende se ha superado, o bien, ya no es acorde a las políticas de mayor jerarquía que dictan las directrices a seguir, en este caso de ordenamiento territorial y asentamientos humanos. Ninguna, ninguna de las razones apuntadas justifica la derogación del “Polígono Talamás”.

PUBLICIDAD

Se habló de que su eliminación respondía a “lagunas Técnicas” y “ambigüedad en la conceptualización de acciones urbanas”, sin embargo, no se procedió a actualizarlo ni se puso a consideración de la comunidad, al contrario, se aprobó de prisa por el obscuro carácter de urgente que se le dio para acelerar el acuerdo e impedir el debate acerca de sus efectos. No había caído en la obsolescencia, al contrario, apenas iniciaba a mostrar el impacto positivo de su aplicación mismo que debería ser corroborado por evaluaciones periódicas a la que se deben someter los instrumentos normativos de esta naturaleza por un periodo razonable, si no se hace así es imposible argumentar falta de efectividad; en este caso fue cortado de tajo con argumentos falaces.

A todas luces el problema que atendía: la dispersión y falta de consolidación de la zona urbana, por mucho no ha cesado, al contrario; por esta misma razón para nada es conveniente dejar “descobijada” a la ciudad ante la ausencia de normatividad que consolide acciones específicas para no aumentar el problema de la falta de equipamiento, infraestructura y servicios que caracteriza al suroriente de la ciudad. No tener un instrumento como el “Polígono Talamás” que de ninguna manera niega pero sí dirige el crecimiento de la ciudad para tener un desarrollo urbano cabal, nos deja en la indefensión. 

Por la gran cantidad de planes de la que ha sido objeto el suroriente, me apena de sobremanera decir que es ahí precisamente la “zona más planeada” de Ciudad Juárez, porque al ver los resultados tan evidentes como deplorables de manera obligada surge la pregunta ¿qué tipo de planeación se ha hecho?

En repetidas ocasiones he escuchado al director del Instituto Municipal de Investigación y Planeación afirmar que tenemos una ciudad con muchas y profundas problemáticas que han llegado a niveles tan críticos que es imperante resolverlos, sin embargo, es este mismo instituto el que históricamente ha promovido tal dispersión y actualmente, con sus argumentos y acciones, encabeza y sostiene la misma actitud por cierto contraria a las políticas que sostiene la federación y el propio Plan Municipal de Desarrollo Urbano para Juárez Chihuahua 2020.  

Por ello habremos de estar atentos a la actualización del Plan de Desarrollo Urbano para Ciudad Juárez para que no nos sorprenda pues las señales que hasta ahora se observan apuntan a que el propio encargado de encausar el ordenamiento territorial está dejando la puerta abierta para que los grupos de poder manejen el mercado del suelo y vivienda. Hay una deuda no resuelta. No dejemos enfriar este tema que a ti y a mí nos incumbe.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search