Opinión

Un verdadero cambio

Será plausible que nuestro Tribunal de Justicia en Chihuahua, incorpore dentro del argot, una vuelta de tuerca a todos los operadores jurídicos a fin de encaminar nuestros esfuerzos a un mejor aplicación de la justicia

René Javier Soto López
Académico

martes, 04 mayo 2021 | 06:00

El 8 de diciembre de 1870, el entonces presidente de la República, Benito Juárez García, decretó la creación del Semanario Judicial de la Federación (SJF), en el cual y hasta la fecha, se publican las sentencias definitivas pronunciadas por el Poder Judicial de la Federación (PJF). Desde su creación, ha transitado por diversos períodos, a los que se les denomina épocas, que están vinculadas a cambios en el paradigma jurisdiccional del país, impulsados por reformas constitucionales que impactan dentro de las facultades del PJF, implicando así en cada época, una nueva visión dentro de los criterios jurisdiccionales. El 1 de mayo del año en curso, dio inicio la 11ª época del SJF, una nueva etapa que promete grandes cambios al pensamiento jurídico actual. 

Pero, ¿por qué es relevante la 11ª época? Para entrar en contexto es importante recordar el impacto que tuvo su antecesora, la cual se destacó bajo el sello de las reformas constitucionales en materia de Derecho Humanos y materia de Amparo en 2011. Tras la reforma constitucional en materia judicial, del pasado mes de marzo, se establecieron cambios importantes en el PJF, tendientes a la aplicación de la justicia federal, así como, a las decisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el sistema de jurisprudencias. Entre los cambios más importantes a destacar se encuentran: 

La eliminación del sistema justicia por reiteración, implementando en su lugar un sistema de precedentes. El sistema anterior, requería para la creación de jurisprudencia, la existencia de cinco sentencias en el mismo sentido emitidas por el Alto Tribunal. Hoy las resoluciones emitidas por las SCJN aprobadas por mayoría de ocho votos en el Pleno y por mayoría de cuatro votos en Salas, serán obligatorias para todos los tribunales del país; Lo anterior, destaca el papel de la SCJN como un auténtico tribunal constitucional, permitiendo con ello, dotar de una verdadera obligatoriedad a los tribunales jurisdiccionales del país de los fallos emitidos por este máximo órgano. 

También, se establece la creación de Plenos Regionales y el establecimiento de los Tribunales Colegiados de Apelación, que tendrán dentro sus funciones el conocer los asuntos de competencia actual de los Tribunales Unitarios de Circuito.

Estas reformas reflejan un verdadero cambio de paradigmas que persiguen un deseo general por lograr una justicia pronta, imparcial y sobre todo completa, para la ciudadanía que busca hacer exigibles sus derechos y que lamentablemente se veían coartadas ante la falta de un criterio sólido por parte de las Ministras y Ministros de la SCJN. 

Nos encontramos frente a un verdadero cambio social que abrirá el camino hacía un nuevo modelo de justicia, en el que sin lugar a dudas, tenemos una responsabilidad muy importante los ciudadanos, académicos, operadores jurídicos y políticos, de llevar a buen camino, el curso de esta nueva época durante los próximos años; cada uno desde su rol, juega un papel importante en la apropiación de los derechos que generarán un verdadero impacto en la transformación del país. 

Desde nuestra perspectiva, la llegada de la 11ª época se trata de un importante cambio que viene a rejuvenecer el sistema justicia de nuestro país, permitiendo con ello, dar paso a un modelo de mayor eficiencia, en donde los derechos ocuparán un lugar relevante en la transformación de la sociedad. Será plausible que nuestro Tribunal de Justicia en Chihuahua, incorpore dentro del argot, una vuelta de tuerca a todos los operadores jurídicos a fin de encaminar nuestros esfuerzos a un mejor aplicación de la justicia.