Opinión

Un preocupante panorama enfrenta Juárez

Ciudad Juárez se encuentra en medio de una tormenta perfecta

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 28 abril 2021 | 06:00

Ciudad Juárez se encuentra en medio de una tormenta perfecta. Varios factores están incidiendo para que esta urbe enfrente uno de los peores escenarios en su historia reciente. Las cifras que recientemente fueron anunciadas por el Gobierno federal en cuanto a niveles de violencia, ubican de nuevo a esta frontera en los nada honrosos primeros lugares del ranking nacional.

No hay, y no se ve que exista una estrategia para frenar la creciente violencia en esta ciudad por parte de los 3 niveles de gobierno. Desde el inicio de la presente administración de Andrés Manuel López Obrador  se carece de una estrategia que vaya encaminada a contener el avance del crimen organizado y eso se constata en esta ciudad. La política federal de los “besos  y abrazos” a los narcotraficantes no resulta ser eficaz. No al menos en la mancha urbana y mucho menos en el Valle de Juárez.

Nada ni nadie detiene a los poderosos grupos que cohabitan en esta región. Brillan por su ausencia los operativos conjuntos y un verdadero trabajo de inteligencia. Faltan planes que hagan posible la reducción de la intensa actividad que se realiza ya no en la oscuridad y el clandestinaje, sino a plena luz del día y en la más completa impunidad. Sin verdadera voluntad política, difícilmente volverán la paz y la tranquilidad a las calles de Juárez. Tal parece que existe o un gran temor, o grandes contubernios en la relación Gobierno-cárteles. 

La crisis de inseguridad ya tiene bastante tiempo siendo padecida por los juarenses. Sin embargo, el panorama no será distinto ni en el corto, ni en el mediano plazo. Pudieran cambiar las cosas, pero para que eso ocurra la autoridad debe también cambiar su actuar y su actitud. Pero esto no es todo lo que Juárez enfrenta, también la ciudad presenta un estado desastroso en sus principales vialidades. Como ya ha sido denunciado hasta el cansancio, llevan demasiado tiempo las obras en la 16 de Septiembre-Paseo Triunfo-Tecnológico, y habrá que esperar mucho tiempo más para ver soluciones en este tema. 

Es imposible que la actual administración estatal concluya este fallido proyecto de aquí a septiembre. Y como lo más seguro es que Javier Corral Jurado deje vacías las arcas públicas, la administración entrante estará impedida para continuar lo que resta del año. Será hasta febrero o marzo del 2022 cuando se pudiera reactivar la construcción de la controvertida segunda fase del transporte semimasivo. Sin embargo, varios candidatos al Gobierno del Estado han cuestionado este proyecto y lo someterán a revisión. Lo que significa que estará detenido. Y mientras, los comercios, vecinos y los juarenses deberán esperar y soportar las pérdidas y molestias de un proyecto que nació muerto. Esta grave situación se suma a la crisis sanitaria y económica que prevalece desde el inicio de la pandemia. Porque a pesar de que pasó más de un año de la aparición del primer caso de Covid-19 en Ciudad Juárez, la situación no ha mejorado y se enfrenta otra oleada de contagios y defunciones. Esto provocó la torpe implementación de un nuevo supercierre de muchas actividades, dejando fuertes consecuencias sociales y económicas. 

Con este panorama es evidente que Juárez enfrenta un perverso coctel cuyas consecuencias pueden dejar huellas permanentes. Se navega en medio de una tormenta perfecta y por eso se debe elegir a los mejores capitanes que representen una alternativa de solución al caos que se vive. Hoy más que nunca se requiere tomar las mejores decisiones a tiempo, porque a como van las cosas en el país, tal vez sea la última ocasión que dejen decidir al electorado.