Opinión

Un México mariguano

Los problemas que aquejan a la nación son infinidad, pero sobresalen tres que han golpeado a la población y que ahora se han recrudecido: salud, economía e inseguridad

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 02 diciembre 2020 | 06:00

Los problemas que aquejan a la nación son infinidad, pero sobresalen tres que han golpeado a la población y que ahora se han recrudecido: salud, economía e inseguridad. Estos no se han podido detener, mucho menos erradicar.

El sistema de salud, que nos prometieron sería igual al de Canadá, no ha llegado, y como vemos, no llegará. También auguraron una economía sólida, ha sido lo contrario. Cada año es más violento al anterior, no parece que se termine la inseguridad. Total, tendremos que continuar sobreviviendo solo con discursos, engaños y culpas.

Los asuntos de atención prioritaria, vemos, dejaron de serlo para quien toma la dirección del país. La preocupación está centrada en otros aspectos, como la reelección y el avasallamiento de las elecciones del 2021, no vaya a ser que pierda la mayoría en las cámaras y no se cumpla el objetivo chavista.

Con ello ponen temas sobre la mesa como prioritarios, que, en lugar de mejorar las condiciones de vida de los pobladores, parece ser que quisieran destruirlo, más. Como es el caso de la legalización de la mariguana, so pretexto de ser de uso lúdico. Solo falta la aprobación de la Cámara de Diputados, que obviamente lo harán el 15 de diciembre sin remordimiento de consciencia alguno.

Cualquier droga permitida, como es el caso del cigarro y el alcohol, se ha demostrado que generan graves daños al cuerpo humano y por subsecuencia a la sociedad misma. Sin embargo, la mariguana tiene un poder más potente, dañino y sobre todo adictivo. Siendo un narcótico que sirve de puente para otras drogas más adictivas y destructivas, como el cristal y metanfetaminas, en esta frontera lo vemos a diario.

El director de Servicios de Alcance y Atracción de Adictos en Recuperación, A.C., Juan Manuel Vega, señala que existen investigaciones que muestran los daños ocasionados por el consumo de mariguana en el cerebro de los adolescentes, a corto plazo provoca problemas con la memoria y el aprendizaje. Señala que los estudiantes fumadores habituales de mariguana presentan un deterioro en las habilidades críticas relacionadas con la atención y la retención de conocimientos, que puede persistir días después de haber consumido la droga y tardan algún tiempo en restablecerse lo cual puede afectar el rendimiento escolar.

Vega considera que un 95 por ciento de los casos de personas que han llegado a su centro de atención con problemas de adicciones con las drogas llamadas “duras”, como la cocaína, metanfetamina o heroína, iniciaron fumando cannabis. Además de ser parte de un deterioro en el tejido social que afecta principalmente los vínculos familiares.

Manifiesta que el uso de la mariguana sirve de puente para otras drogas, en espacial a los jóvenes que son los más latentes a probar cosas diferentes que les son llamativas.

Estas y otras comprobaciones científicas de personas conocedoras del tema, manifiestan el grave daño que se está haciendo a la sociedad en general, sobre todo a los niños y adolescentes que no tienen el juicio para determinar las consecuencias del uso de las drogas, quedando prácticamente desprotegidos, a no ser de sus tutores que los puedan blindar. 

Con el sistema de salud colapsado ¿cómo se van a atender a estas personas presas de las adicciones? No se cuenta con una infraestructura capaz de hacer frente a este nuevo problema que se avecina. Países como Holanda o EU, cuentan con centros de adicciones que buscan regenerar a los enfermos. Hospitales psiquiátricos, de salud, terapias psicológicas, etc.

Los que creen que es de uso lúdico, mucha atención, por que realmente ha sido la pesadilla de muchos. Lo que comienza como diversión, puede terminar en adicción.