Opinión

Última llamada o dictadura

El momento llegó, es la oportunidad que tenemos para hacer valer nuestro voto y con ello la libertad de nuestra nación

Víctor Guzmán
Académico

miércoles, 02 junio 2021 | 06:00

El momento llegó, es la oportunidad que tenemos para hacer valer nuestro voto y con ello la libertad de nuestra nación. Es la decisión más importante que debemos valorar con su debida importancia. No es una elección más, se está en juego la democracia y la libertad económica, política y social de México. Es un voto bien pensado y analizado del porqué debemos unirnos para no dejar avanzar al enemigo de la patria.

Han sido momentos de lucha y de tensión, con solo pensar que aún miles de personas siguen engañados y envueltos con mentiras que se han replicado miles de veces, que ya las perciben como verdaderas. Pero no hay que equivocarse, la realidad es diferente. Los indicadores de pobreza, de marginación y de inflación, no mienten, y nos están señalando que vamos en picada, sin horizonte que seguir y con un barco a la deriva. 

Es muy riesgoso permitir que ganen la mayoría en las diputaciones, tanto locales como federales por los enemigos de la nación, que, como hemos visto en estos casi tres años, para lo único que han servido es para aprobar leyes que les dicta su patrón, a su modo y necesidades. 

Recordando que la finalidad de dichos empleados del pueblo es mejorar las condiciones de vida de la nación, a través de cambios o implementación de leyes que abonen socialmente a la estabilidad, ser una disyuntiva o contrapeso para que no exista una decisión unilateral. Cosa que hasta este día no ha existido por estas personas que, con tal de seguir mamando de la ubre, acatan cualquier decisión, de su falso mesías, aún en detrimento del país.

Si ya sabemos que no hubo crecimiento económico, sino todo lo contrario, una caída brutal del Producto Interno Bruto, que poseemos una menor capacidad de compra con los ingresos; los aumentos de sueldo de nada han servido, pues hay inflación en todos los productos, incluyendo, por supuesto, la canasta básica, la cual está por los cielos, dos millones de Pymes desaparecidas por falta de apoyos económicos federales y las que faltan desgraciadamente, para rematar más 12 millones más de pobres y contando.

¿Acaso necesitamos más pruebas? La realidad se impone, por ello, debemos contrarrestar aquello que nos está dañando, y no es necesario tomar las armas como lo hicieron los revolucionarios en 1910 para sacar del poder a Porfirio Díaz, o los cristeros en 1926 para defensa de su religión. Hoy nuestra arma es solo una pluma para tachar la boleta por los candidatos que están a favor de México, de la familia, del empleo, de la libertad económica social y sobre todo en contra de la instauración del socialismo en México.

Ya lo dijo el expresidente Calderón, “si piensan que Estados Unidos va a venir a liberarnos, están equivocados, ellos tienen varios problemas”. No lo hicieron con Cuba, que está a media hora en barco desde Florida; tampoco con los venezolanos, cuando dijeron, “nunca estaremos como Cuba” ahora miramos que personas hasta basura pepenan para sobrevivir. No debemos perder estos pequeños aspectos, que en realidad son grandes problemas que podemos pasar si dejamos que estos “rojillos” ganen las elecciones.

No hay de otra, hay que detener lo que por error se realizó hace casi tres años. Voto útil, ni un voto a Morena. Al rescate de la Cámara de Diputados y de la gubernatura del estado. Por el bien de Chihuahua y de México. No a la instauración de la dictadura.

Te Puede Interesar