Opinión

Triunfos contundentes

El triunfo de este pasado domingo de María Eugenia Campos como candidata a gobernadora, fue contundente

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 09 junio 2021 | 06:00

El triunfo de este pasado domingo de María Eugenia Campos como candidata a gobernadora, fue contundente. Las cifras del PREP son un reflejo fiel de lo que las encuestas estuvieron arrojando de manera reiterada desde meses atrás. A pesar de los esfuerzos desesperados y ya muy descarados de la dupla Loera-Corral, de poco sirvieron para detener el triunfo de la alcaldesa con licencia de la capital del estado. No logró impedir el gobernador panista Javier Corral Jurado que sea Maru Campos su sucesora por más intentos que hizo. La atacó sistemáticamente utilizando burdamente todo el aparato del estado para perjudicar sus aspiraciones políticas. Pero la estrategia falló y el electorado respondió de una manera distinta de lo que Corral y Loera de la Rosa esperaban obtener después de tantos meses de trato hostil para con quien hoy se alza con la victoria. La expulsión de las filas del partido Acción Nacional hasta el propio Corral ya la da por descontada. Difícilmente los panistas le perdonarán tanta traición a Corral y a su equipo. 

Fueron muchos factores los que provocaron la estrepitosa caída del proyecto de Andrés Manuel López Obrador en el estado de Chihuahua. En mucho contribuyó la propuesta de Maru Campos, y también influyó la falta de carisma y de resultados del exdelegado federal ahora candidato morenista perdedor. La alianza que hizo Juan Carlos Loera de la Rosa con Javier Corral no le rindió los frutos esperados, es hasta posible que en estos momentos se reproche a sí mismo esa equivocada estrategia política. En cuanto al triunfo de Cruz Pérez Cuéllar, también es indiscutible el amplio margen con que les gana a todos los demás aspirantes. Fue más que evidente que los aspirantes a la alcaldía juarense por el PRI y por el PAN les ganó más la soberbia que el deseo de unir candidaturas en un proyecto único con el propósito de derrotar a Pérez Cuéllar. Esa fue la perdición de Adriana Fuentes y Javier González Mocken.

Casualmente Maru Campos y Cruz Pérez Cuéllar comparten un adversario-enemigo en común, el gobernador Corral. Tal vez eso ayudó a las dos candidaturas. El triunfo en Ciudad Juárez del expanista, ahora senador morenista con licencia y la derrota de Loera de la Rosa son una muestra de que el electorado votó de manera diferenciada, más analítica. En todo el país el partido del presidente de la República recibió muchos votos y respaldo, se conquistaron más gubernaturas de las esperadas. Pero también los electores le pusieron un freno a Morena en las alcaldías capitalinas y en la Cámara de Diputados. Lo que se vivió en el estado de Chihuahua, como en el resto del país, fue una extraordinaria jornada que contó con una participación de más del 50 por ciento del electorado. 

En medio de una prolongada crisis sanitaria, social y económica, los chihuahuenses decididos acudieron a votar. Fue claro que la clase media, que son los que más se han sentido afectados y amenazados, salieron a votar en Chihuahua y en todo México. El domingo los electores analizaron su voto. No fue para un solo partido, sino que eligieron candidatos con diferentes proyectos políticos. El papel de los organismos electoralestambién fue importante así como el gran ejército de ciudadanos que organizaron y llevaron a cabo las elecciones merece reconocimiento por el buen desempeño de la jornada electoral. Hay mucho que perfeccionar del actual sistema electoral, pero el 6 de junio quedó demostrado que es efectivo y que los mexicanos le siguen teniendo la confianza necesaria. Esta elección demostró que los mexicanos siguen respaldando a las instituciones pese a todo.

Te Puede Interesar