PUBLICIDAD

Opinión

Triángulo 'Dorado' o triángulo de la 'Bondad'

Para nadie es un secreto lo que sucede en este territorio sin ley

Nicolás Juárez Caraveo
Analista

domingo, 24 julio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Por más de cinco décadas, el famoso “Triángulo Dorado”, esa zona que se ubica en los límites de los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua se han ganado a pulso su fama: cuna de grandes “capos” de la droga, uno de los principales productores de estupefacientes, y claro, una región sin ley donde todo pasa y nadie se da cuenta.

Para nadie es un secreto lo que sucede en este territorio sin ley, que es importante decirlo, donde las oportunidades para realizar alguna actividad lícita son muy lejanas, y el ejemplo por lo prohibido abunda.

PUBLICIDAD

El pasado sábado se llevó una reunión entre diputados de las legislaturas de Chihuahua, Sinaloa y Durango en la ciudad de Culiacán, con la intención de modificar esta región, supuestamente con el desarrollo de infraestructura educativa, generación de empleo y el fortalecimiento de la salud.

Si en realidad la intención de los legisladores es quitar el estigma de violencia en las zonas donde convergen los tres Estados, tendrán que hacer mucho más que reunirse, porque de buenas intenciones están repletos los panteones.

La iniciativa proviene de la diputada morenista oriunda de Sinaloa, Verónica Aviles Rochín, claro con la profunda convicción de seguir la línea de su líder nacional, Andrés Manuel López Obrador.

“La gente de los pueblos de la sierra es gente buena, aquí a nadie se le niega un vaso de agua, son pueblos amantes del trabajo, amantes de la madre tierra, gente que aprende a cantar y a vivir al escuchar el fluir de los arroyos y el trinar de los pájaros, los aullidos del coyote y las voces de la cigarra, gente que sabe de plenilunios y de estrellas, gente crecida en los riscos de este bello triángulo, cuencos donde la luna transubstancia la luz del sor para motivar la fertilidad de la tierra y de las mujeres y de los hombres…”, hasta aquí parte del “Manifiesto por la Bondad”, que presentó la diputada.

Desde luego que nadie puede negar que la gran mayoría de la gente de esta zona, al igual que los que vivimos en los tres estados somos personas de buena voluntad, trabajadoras y que buscamos el bien común, eso es indiscutible, pero las circunstancias y hasta por las costumbres es difícil dejar esos negocios que los han hecho famosos.

En la última visita a Guadalupe y Calvo del presidente Andrés Manuel López Obrador, pretende sólo con palabras cambiar la realidad que viven: “No me gusta, me molesta que le llamen el Triángulo Dorado, y ojalá entre todos busquemos la forma de llamarle ‘el triángulo de la gente buena y la gente trabajadora’ o ‘la región de la buena vecindad’, o algo así. Pero ya hay que cambiar eso porque aquí hay mucha bondad, mucha gente buena, trabajadora, lo que aquí se ha dicho, y no hay que estigmatizar ninguna zona”.

La realidad ha demostrado que no son con palabras, es más, ni siquiera con la buena voluntad como podrán cambiar las cosas en esta parte de México.

Recientemente, con la detención del narcotraficante Rafael Caro Quintero, quien se escondía en el “triángulo Dorado”, de nuevo han salido a la luz todo lo que sucede en estos pueblos.

Varios medios de comunicación reportaron cómo en la zona serrana de Choix, San Simón está tomada por el crimen organizado, y hasta se especula que quizá por eso Rafael Caro Quintero se sentía seguro escondido ahí, primero para llegar a San Simón, donde fue detenido el narcotraficante, es inaccesible, con tramos en los que se pierde el camino de terracería.

Al igual que en los estados de Chihuahua y Durango, muchas rancherías de Sinaloa se han convertido en pueblos fantasma, desplazando a cientos o miles de personas, porque ahí ya no se escuchan los “aullidos de los coyotes”, como dice la diputada Verónica Avilés, hoy se escucha el estruendo de los “cuernos de chivo” y las “coconitas”.

Y así como Rafael Caro Quintero prefirió su tierra para esconderse, así seguramente está en las mismas condiciones el ya famoso “Chueco”, a quien según la Secretaría de Seguridad Pública federal lo siguen cientos de agentes federales y estatales… y a un mes del artero crimen den Cerocahui aún no lo han podido detener.

En la sierra hay miles, millones de anécdotas de lo que sucede en esta región, y los corridos y leyendas van mas allá de esas buenas intenciones de los pocos e ilusos diputados que piensan que con un decreto de nombrar el “Triángulo de la Bondad” cambiará la vida en esa zona; si de gente valiente y bondadosa, pero también con problemas y vicios muy arraigados.

Si, en esa región así como la mayor parte de los poblados de la Sierra en estos tres estados la marginación y la pobreza los ha llevado a optar por otras formas de ganarse la vida, la mayor parte de ellas fuera de la ley, y aunque no se justifica su actuar, es lo que tienen a su alcance.

Cambiar la forma de vida de estas comunidades, que como dijimos llevan décadas dedicándose a estas actividades ilícitas requiere mucho más que las reuniones de políticos y sus declaraciones, mucho más.

Y claro hay que recordar el viejo refrán “hay cuguitos que ni pagal conocen”, mucho menos lo que en realidad sucede en la sierra.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search