PUBLICIDAD

Opinión

Triada de malandrines

Con todo el descaro que los caracteriza los presidenciables de la 4T se placean por todo el país para autopromocionarse con recursos públicos

Manuel Narváez
Analista

lunes, 01 agosto 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Con todo el descaro que los caracteriza los presidenciables de la 4T se placean por todo el país para autopromocionarse con recursos públicos.

Sin importarles lo que diga la legislación electoral y burlándose de las autoridades incompetentes en la materia, el secretario de gobernación Adán Augusto López Hernández y el canciller Marcelo Ebrard Casaubón se dieron la vuelta a Chihuahua y Juárez, no para atender el soberano desastre de inseguridad, migratorio, económico y político que priva en todo México, sino para atender una agenda personal y electorera.

PUBLICIDAD

En el caso del otro tabasqueño, y ensoberbecido por el poder que detenta, López Hernández camuflajeó la gira proselitista con una reunión oficial con la gobernadora, pero ya en Juárez se quitó la máscara y alardeo de la impunidad que le confiere ser el número “dos” en importancia política en el país.

La gira del aspirante presidencial sucede dentro del marco de desacato a las autoridades electorales (INE y TRIFE) que tímidamente han llamado a frenar las campañas anticipadas.

Y como a Morena y a la 4T lo que menos preocupa y ocupa son los problemas de afectan a Chihuahua, con mayor énfasis en Ciudad Juárez, Adán Augusto dio rienda suelta a su lengua viperina y arremetió contra sus congéneres de partido, a la vez que procuró granjearse la gracia del alcalde Cruz Pérez Cuéllar, que mantiene un fuerte liderazgo en la frontera y en gran parte del estado.

El secretario de gobernación no vino al estado a atender prioridades como responsable de la política interior del país, mientras el chueco sigue prófugo de la justicia, la culminación y puesta en marcha del hospital de especialidades en Juárez se pospone una y otra vez y su partido pretende socavar al árbitro electoral, no, López Hernández vino a hacer grilla barata y a jalar agua para su molino.

El otro que vino la semana pasada, aunque con más pena que gloria fue el secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard. 

El responsable de la diplomacia mexicana (prrff) vino a Juárez a verificar la organización de su equipo de precampaña, claro está, con recursos públicos, como Adán Augusto y como lo hace Claudia Sheinbaum.

A poco creen los juarenses y chihuahuitas que Marcelo se toma en serio su papel de venir a resolver la grave situación migratoria de miles de centroamericanos y caribeños que se quedan varados en la frontera y en la capital de estado, no señores, este individuo anda en franca campaña (ilegal) por obtener la candidatura presidencial de Morena.

Resulta ts triste y nauseabundo que la triada de delincuentes y prófugos de la democracia vengan al estado a grillar y no a resolver los verdaderos problemas inerciales que aquejan a la frontera, a la sierra, a la capital y a casi cualquier rincón de Chihuahua, problemas que se han acentuado desde que llegaron a Palacio Nacional.

Adán Augusto, Marcelo y Claudia deberían estar frente a un juez respondiendo por el presunto narco gobierno mexicano, por el fraude en la construcción de la Línea 12 del metro y por la muerte de 26 personas por negligencia en ese transporte de la CDMX.

Pero no, en este país de caricatura donde el Estado de Derecho es una utopía, tres malandros se placean a contentillo para suceder en el poder a otro delincuente. 

Es cuanto

P.D. Me importa un bledo si el PRI robo más y si antes se hacían estas mismas cosas. Se supone que se les dio el voto de confianza para que fueran diferentes y gobernaran respetando la constitución, pero ya vemos que fue un error sufragar por Obrador, porque resultaron peores que los conservadores.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search