Opinión

Transporte público, deuda para Juárez

Decía Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana 'quien olvida su historia está condenado a repetirla', pues bien, en Ciudad Juárez, pareciera que hemos olvidado la historia relativa a la falta de transporte público digno para nuestra amada ciudad

Óscar David Hidalgo Ávalos
Analista

martes, 04 enero 2022 | 06:00

Decía Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana “quien olvida su historia está condenado a repetirla”, pues bien, en Ciudad Juárez, pareciera que hemos olvidado la historia relativa a la falta de transporte público digno para nuestra amada ciudad.

En el 2001 José Reyes Ferriz, como presidente del Consejo Municipal de Ciudad Juárez, avizoró la necesidad de la creación de un trasporte público digno, sin embargo, se enfrentó a una serie de problemáticas que lo llevaron a la no implementación del mismo, como es bien sabido, el transporte público, compete (por desgracia) al Gobierno del Estado, así que su gestión, no fue suficiente para la creación de lo que hoy conocemos como la primera ruta troncal del hoy llamado Bravobus.

A Reyes Ferriz, le sucedió en el poder el panista Jesús Alfredo Delgado, quien poca importancia le dio a la problemática del transporte público, tal vez por su experiencia en las cuestiones legales, no quiso meterse en camisa de 11 varas y evitó dar continuidad al proyecto iniciado por Reyes Ferriz, pudiésemos también echarle la culpa a que ambos eran de diferente partido político y es bien sabido, que muchos políticos ven por los intereses de sus partidos y se olvidan del bienestar común.

Llegó a la Presidencia Municipal, el Ingeniero Héctor Murguía Lardizabal y parecía que por fin se le daría seguimiento a dicha problemática, pero cuál fue nuestra sorpresa, “Teto” se olvidó por completo del entonces conocido transporte semimasivo. Sin embargo, en el 2010 regresó al poder José Reyes Ferriz, cuya administración se vio golpeada por la problemática que, en materia de seguridad, nos tocó vivir a todos los juarenses, y a pesar del esfuerzo del entonces presidente municipal por sacar adelante la idea del semimasivo, gran parte del recurso municipal se fue en el pago de viáticos de aquellos militares y federales que se asentaron en esta ciudad.

Por fin, en noviembre de 2013 César Duarte Jáquez, otorgaba a Ciudad Juárez, la primera ruta troncal del transporte semimasivo, con camiones no de lujo, pero funcionales, con wifi incluido y pasando de manera seguida uno tras otro, de tal manera que pocas veces (incluidas las horas pico), los paraderos del entonces llamado vivebus, se encontraban llenos. En lo personal, me tocó utilizar ese servicio para ir a mi trabajo y me encontraba satisfecho con el servicio.

Para el 2018, se exponía por parte del Gobierno del Estado, bajo el mando de Javier Corral Jurado, que eran más de 460 mil usuarios, quienes hacían uso del servicio del ahora llamado EcoBus, empero, con independencia de que subiera el número de usuarios del transporte, los camiones poco a poco fueron desapareciendo, y en todo momento se hace referencia a que esto es inherente a aquellas personas que manejan la concesión del hoy conocido como “BravoBus”.

Pues bien, el pasado 28 de diciembre de 2021, se observaba en redes sociales que, por la ruta troncal uno, circulaban camiones de esos que daban el servicio de la que en algún tiempo fue conocida como la ruta Tierra Nueva, incluso en los laterales, traían la leyenda Tierra Nueva, pero en la parte superior trasera, así como en la parte superior frontal, se podía leer “BravoBus”, y por ser 28 de diciembre, todo apuntaba a que se trataba de una broma de mal gusto, por ser Día de los Santos Inocentes.

Cuál fue nuestra sorpresa, que con el paso de los días estos camiones siguieron circulando, esto por el carril de extrema derecha, reservándose para el “EcoBus”, el carril de extrema izquierda, razón por la cual, la movilidad en la primera ruta troncal se ha vuelto a restringir, para los conductores de vehículos, a un solo carril y no hay autoridad que ponga orden en este tema, la Dirección de Transporte Público, no ha dado la cara, ni ha emitido algún tipo de comentario que permita a la ciudadanía entender el porqué del retroceso, retroceso en los camiones, retroceso en la movilidad, y para acabarla de amolar, seguimos esperando las diversas modificaciones que se realizan a la ruta 2 del BRT, la cual esperamos llegue a funcionar, pero qué pasará con la primera ruta troncal, esa que inició con tantos bríos y que hoy nos invita a tomar cualquier otro camión, pues lejos de llegar la modernidad, nos estancamos en un bache del cual no hemos podido salir.

close
search