Opinión

OPINIÓN

Todo un descubrimiento, ‘la Fiscal Sahira’

Gran parte de las decisiones que corresponde tomar al señor fiscal, Roberto Fierro Duarte, las descansa justamente en su brazo derecho

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 12 enero 2022 | 06:00

-Todo un descubrimiento, ‘la Fiscal Sahira’

-Apuntan las extorsiones hacia municipios

-Batearán iniciativa de regidora azul

- Si PASA no quiere ponerse las pilas, adiós

Muy pocos fuera de la Fiscalía General del Estado ubican a Sahira Castro Martínez, pero al interior de dicha institución no hay nadie más conocida, nadie más popular, nadie con más poder, que ella.

Igual que ocurre en múltiples centros laborales, ahora muchos en Fiscalía se dan de topes en la pared por no dar su lugar a la funcionaria desde el momento mismo que arrancó la actual administración, allá por inicios de septiembre.

Poco a poco quienes entran y quienes salen de las oficinas principales fueron enterándose que la importancia de Castro iba considerablemente más lejos que el largo título de su cargo: “Directora General de Comunicación Social y Relaciones Públicas”.

Ahora es llamada en términos de mucho respeto: “la Fiscal Sahira”.

Esa denominación no es broma ni tampoco expresión de ironía. Gran parte de las decisiones que corresponde tomar al señor fiscal, Roberto Fierro Duarte, las descansa justamente en su brazo derecho.

A los fiscales de zona, a los titulares de distintas áreas; todo aquel directivo que llegue a plantear desde temas de poco relieve hasta los de bastante importancia, el señor responde invariablemente: “véalo con Sahira”.

Desconocemos, por supuesto, el tamaño de la eficacia con esa dinámica, pero algunos consideran que así evitan mayores actos burocráticos; ahora recurren directo a Castro Martínez hasta para ahorrarse vueltas innecesarias a “oficinas centrales”.

Ah, pero... ¿y la comunicación social, responsabilidad de Sahira y su equipo? Bien, gracias. Esa se reduce a boletines de datos muy masticados. El grueso de los funcionarios dice tener estrictamente prohibido hablar con los reporteros, en particular de temas “delicados”.

Esperemos que una cosa compense a la otra, que las decisiones al interior de la institución fluyan adecuadamente con los excelentes buenos oficios de la “Fiscal Sahira” y que los periodistas se rasquen con sus propias uñas, como ha sido casi siempre.

***

Ya son cinco las presidencias municipales de la región serrana que están sufriendo el acoso de grupos delictivos con fines de extorsión.

Las alcaldías afectadas son Morelos, Guachochi, Guadalupe y Calvo, Batopilas y Urique. Primero fueron llamadas telefónicas que provocaron algo de temor y el clásico bloqueo de los números usados. Creyeron algunos de quienes las recibieron que podrían ser “bromas pesadas”.

El problema fue cuando funcionarios municipales recibieron contactos personales con los extorsionadores en algunos de los muchísimos largos trayectos que deben recorrer en aquellos lugares.

Los supuestos delincuentes pidieron entre 50 y 200 mil pesos mensuales para “proteger” a los municipios y/o a las autoridades de los mismos.

Las amenazas que al principio pasaron como no creíbles ahora sí fueron tomadas en cuenta y expuestas ante los gobiernos estatal y federal, en sus respectivas áreas de seguridad.

Sabemos que al menos el Gobierno del Estado inició con las investigaciones correspondientes y pidió a los municipios reforzar vigilancia y las medidas preventivas de rigor.

Para quienes conocen ese tipo de situaciones, e inclusive les ha tocado sufrirlas en algún momento, creen que los extorsionadores son desprendimiento de los cárteles “tradicionales” que no tienen entre sus actividades el cobro de cuotas de esa naturaleza.

Eso convierte “a los cobradores” en más peligrosos porque no obedecen a más rienda que la propia y por lo regular son más sanguinarios sin importar de quién se trate la víctima o víctimas, ciudadanos comunes o autoridades de gobierno.

Es también reflejo la aparición o reaparición de ese delito de que la escalada de violencia es mayor, lo cual se comprueba en el creciente número de robos a casas, de vehículos y homicidios; estos sí, en prácticamente todo el estado.

Tanto el Gobierno estatal como el federal siguen ahora más que obligados a enfrentar a la delincuencia con mayor estrategia e inteligencia, pues la negativa a pagar extorsiones siempre se traduce en tristes fatalidades. En Juárez es mejor que conocida esa terrible experiencia.

***

Este miércoles hay sesión de Cabildo. De nuevo será sometida a prueba la unidad de los seis regidores del PAN porque será bateada la iniciativa de una de sus integrantes, Alma Arredondo, en un asunto de relevancia para ella y algunos segmentos de la población, pero no para otros sectores de la ciudad.

Más bien ahí sabremos hasta dónde fue auténtica la “comida de la unidad” que sostuvieron los ediles la semana pasada en el Shangri con su dirigente estatal, Gabriel “Gaby” Díaz.

La regidora Alma se ha propuesto crear algo así como “los colores oficiales del municipio” para evitar cambios cada vez que llega una nueva administración. Por ejemplo los panistas, con sus azules; lo priistas sus rojos, el independiente con su I de distintas tonalidades y ahora los morenos con su guinda por todas partes.

No es mala la idea, pero es lógicamente imposible que los morenos o futuras administraciones acepten ajustarse a colores propuestos no solo por la oposición, sino por una oposición minoritaria.

Ya los de Morena dijeron que no, con todo y las alianzas desarrolladas entre ellos y  Arredondo que la han conflictuado precisamente con los ediles de su mismo partido.

Si también Joob Quintín, el jefe de los regidores panistas, y sus otros compañeros, votan en contra de la iniciativa de Alma sin duda arderá Troya por los siguientes tres años. No habrá futura comida que remedie la de por sí quebrantada salud interna del grupo.

Hoy veremos en qué termina el detallito. Por lo pronto, la regidora Amparo Beltrán presentó en su cuenta de Instagram una traviesa foto en la que parece muy cuatita de Joob y de Austria Galindo, la tercera regidora azul en el Ayuntamiento.

***

Existe un área de oportunidad en el Ayuntamiento al iniciar la administración, en busca de la autosuficiencia en la prestación de los servicios públicos.

El más importante de ellos, sin duda alguna, es el de limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de residuos no peligrosos.

Han sido constantes no de ahorita, sino desde siempre los problemas con las empresas que tienen la concesión de este servicio, que quedan mal en las zonas encomendadas, generando una muy mala imagen.

Tenemos una captura de pantalla de la respuesta a una solicitud de información muy reciente, en la cual se establece que en este servicio la responsabilidad recae en empresas del sector privado, las cuales buscan el indispensable y justificado lucro.

Las administraciones municipales han buscado trasladar la responsabilidad laboral a empresas, pero el asunto no ha resultado como se esperaba.

Escuchar que el servicio se presta en un 90 por ciento por empresas del sector privado es un tema que sin duda en estos momentos es motivo de discusión, en particular por los problemas que ha presentado.

Tiene sin duda muchos tópicos, o aristas, es una especie de puercoespín, pero no deja de existir la tentación de buscar un cambio para mejorar, ante los constantes incumplimientos del sector privado.

La empresa PASA es el más claro ejemplo de ello. La concesión se ha convertido en severo dolor de cabeza, sin resolver, solo en una especie de latencia. Las quejas son recurrentes. Y como bien dice el alcalde Cruz, siguen sin ponerse las pilas.

La pregunta podría ser si no es momento que el Ayuntamiento retome esa función con más de esos 14 camiones anunciados ayer por el propio edil.

close
search