Opinión

Todo cuesta

A los administradores de la plaza les valió poco el sentir de sus consumidores, y en una acción evidentemente valemadrista decidieron continuar con el cobro

Erasto L. López
Analista Ciudadano

viernes, 17 septiembre 2021 | 06:00

En días pasados se dio la noticia que el nuevo Gobierno municipal tuvo a bien pausar el cobro de estacionamiento en la plaza comercial de Las Misiones. Si ustedes al igual que yo han tenido la oportunidad de visitar dicha plaza comercial concordarán conmigo que encontrar un lugar para estacionarse es un verdadero dolor de cabeza.

De acuerdo con los que dicen saber, Las Misiones es el centro comercial más visitado en nuestra ciudad, y desde hace más de un año, cuando cerraron los cruces internacionales hacia la ciudad de El Paso, muchos compradores comenzaron a visitar de manera habitual dicha plaza comercial. Pese al gran éxito que tiene, por la cantidad de personas que acuden al cine, a comprar ropa, consumir alimentos o simplemente “dar la vuelta”, la plaza comercial no cedió ante las adversidades económicas de la pandemia y continuó con el cobro de uso de estacionamiento. 

Recuerdo comentarios en redes sociales donde la gente se quejaba del cobro del estacionamiento, incluso intentaron hacer movimientos ciudadanos invitando a la población a consumir en otros centros comerciales donde el estacionamiento es gratuito. Pese a todo ese revuelo y leyendas en los autos de “no al cobro de estacionamiento en misiones”, a los administradores de la plaza les valió poco el sentir de sus consumidores, y en una acción evidentemente valemadrista decidieron continuar con el cobro. 

Descarada era la forma en la que los dueños de esta plaza “hacían su agosto”, pues el cobro que realizaban solo era por el uso del estacionamiento, en ningún momento ofrecían un seguro por robo o daños ocasionados por la estancia del auto en la plaza, tampoco ofrecían ayuda en caso de alguna ponchadura o descompostura leve del auto. 

Estoy muy seguro de que muchos de los clientes estarían dispuestos a pagar una cantidad mínima por uno servicio extra, sobre todo el de la seguridad; poder ingresar al centro comercial sin el pendiente de que cuando llegues a tu vehículo esté dañado o en el peor de los casos ausente. Y es que esto es parte de nuestra realidad, la inseguridad nos ha costado caro. 

La pregunta que ahora ronda en el aire es, ¿cuántos juarenses están dispuestos a pagar unos pesos por un poco de vigilancia a su vehículo? Pareciera que de entrada la respuesta es afirmativa, ya que el gobierno, en sus tres niveles, se ve imposibilitado a contrarrestar este y otros delitos que embargan a la población día con día. Y es cuando los “tiburones emprendedores” aprovechan para tener “un dinerito extra”, cobrando al puro estilo de la extorsión “si no quieres que le pase nada a tu carro, paga la cuota”. Pero esta historia está lejos de terminar, pues a falta de estacionamientos de cuota el lugar se invade por parqueros que al grito de “viene viene” también cobran unos pesos por cuidar los vehículos. Al final de cuentas todo cuesta. 

close
search