Opinión

Terrorismo en Ciudad Juárez

El 15 de julio de 2010 fue un día que quedó marcado en la historia de nuestra querida Ciudad Juárez, con la explosión de un coche bomba en una de las avenidas más transitadas, la 16 de Septiembre

Alejandro Núñez
Catedrático

sábado, 17 julio 2021 | 06:00

El 15 de julio de 2010 fue un día que quedó marcado en la historia de nuestra querida Ciudad Juárez, con la explosión de un coche bomba en una de las avenidas más transitadas, la 16 de Septiembre.

En aquellos días la sensación de inseguridad se palpaba en cada momento, no había diferencia entre el día y la noche para ser testigo de algún acto criminal e incluso el temor de ser víctima de algún hecho violento por estar en el momento y lugar incorrecto. 

En aquel atentado fue utilizado como señuelo un civil que ya se encontraba sin vida y fue disfrazado de policía municipal con lo cual se logró atraer a elementos de la Policía Federal que circulaban sobre la 16 de Septiembre, los cuales eran el objetivo de aquel atentado.

Han transcurrido ya 11 años de aquel lamentable suceso y las cosas parecen que no han cambiado considerablemente.

De acuerdo con las estadísticas del Consejo Ciudadano de Seguridad, Justicia y Paz A.C., el 2010 fue el tercer año consecutivo en que Ciudad Juárez se convirtió en la urbe más violenta del planeta. La tasa de homicidios dolosos de nuestra ciudad superó a Afganistán o la de Bagdad, Irak.

Administraciones van y vienen y la situación de violencia e inseguridad en Ciudad Juárez sigue igual; se han obtenido algunas reducciones de delitos, pero la constante sigue, desapariciones forzadas, asesinatos, violencia por el control de trasiego de drogas, feminicidios y la violencia familiar.

Nos encontramos a escasos días de que se asuma el Gobierno del Estado y el Gobierno Municipal y aún no se nos ha presentado a la ciudadanía un plan enfocado a fortalecer la seguridad pública y sobre todo un plan de prevención social de la violencia y la delincuencia.

Lo bueno o malo que hayan hecho los gobiernos encabezados tanto por Javier Corral o por Armando Cabada, a la ciudadanía ya no nos debería de tener preocupados, sino ahora enfocarnos a lo que nos deberían de estar ya ofreciendo la gobernadora electa Maru Campos y el alcalde electo Cruz Pérez Cuéllar.

Por más que quieran estos últimos días que les quedan vanagloriarse de sus “buenas obras”, y de su entrega total por la sociedad chihuahuense y juarense, para muestra tenemos la crisis financiera por la que se atraviesa en el Gobierno del Estado y la falta de pago a proveedores; en cuanto al alcalde Cabada, no se vio ninguna obra pública realizada durante la gestión de sus 5 años ni la disminución de la violencia en la ciudad.

Lo mejor que podrían hacer es estar en la mejor disposición para la entrega-recepción tanto del Gobierno del Estado como del Gobierno Municipal.

En el caso de nuestra ciudad, se ha comentado entre los funcionarios municipales que trascenderán de la administración “independiente” a la del alcalde electo Cruz Pérez Cuéllar; pero si se votó por un gobierno diferente, ¿por qué tendríamos como ciudadanos a funcionarios municipales que no dieron resultados?

Lo más sano tanto para el alcalde electo Pérez Cuéllar, como para nosotros los ciudadanos sería que el Gobierno Municipal se renovará en su totalidad, salvo honrosas excepciones de unos pocos funcionarios que realmente hayan trabajado por la ciudad y que le abonarían al proyecto de Cruz Pérez Cuéllar.

Los juarenses merecemos a buenos funcionarios públicos tanto en el Gobierno del Estado, como en el Gobierno Municipal; nuestra ciudad presenta grandes atrasos en diferentes áreas y no se puede caer en la simulación, sino en el trabajo efectivo y medible para analizar realmente si es el rumbo correcto que se debe de seguir.

Nuestros gobernantes están frente a un gran reto el cual asumirán totalmente en unos pocos días, es por ello, la importancia de allegarse a sus equipos de los perfiles idóneos para que puedan resolver y atender las diversas problemáticas. 

close
search