PUBLICIDAD

Opinión

Temas sin importancia, la realidad en Juárez

¿Cuántas muertes estamos dispuestos a soportar para ver un cambio real en nuestra ciudad?

René Javier Soto López
Académico

martes, 14 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

1771, Void-Vacon, Francia. El inventor Nicolas-Joseph Cugnot, provoca el primer accidente automovilístico de la historia con su vehículo impulsado a vapor. 251 años han pasado desde aquel accidente y a lo largo de este tiempo el número de automóviles y accidentes se han incrementado de manera considerable. 

El automóvil ha sido un elemento revolucionario con el cual la humanidad se ha permitido avanzar hacia nuevas metas y objetivos; su uso nos ha permitido recorrer largas distancias en cortos períodos de tiempo, y transportar cargas que para un ser humano regular serían imposibles trasladar con sus propias manos. Sin embargo, el costo que se ha tenido que pagar por su uso ha sido alto, principalmente por la pérdida de vidas que ello ha traído consigo.

PUBLICIDAD

El pasado 12 de junio de 2022, se registró un lamentable hecho que se suma a la veintena de accidentes fatales ocasionados contra ciclistas en lo que va de marzo a junio en Ciudad Juárez, según lo comunicó en sus redes sociales el grupo Bici blanca Juárez. El hecho resulta aún más preocupante si a esto se suma que la persona responsable de tan fatal acontecimiento no detuvo la marcha de su automóvil dándose a la fuga, sin la más mínima empatía y responsabilidad de sus acciones. 

Sin duda y a pesar, de las críticas por quienes argumentan: “Juárez no está planeada para ciclovías”, “no deberían andar en bici”, “mejor que se compren un carro” la verdadera situación a plantearnos es: ¿por qué no se está planeando una ciudad con ciclovías? 

Ante esta interrogante, debemos de considerar que el gran problema en Juárez, es la falta de atención a los problemas de una manera integral; en cada período municipal, se ha prestado poca atención o se han catalogado de “baja prioridad” necesidades ciudadanas que se quedan en la sombra y con el paso del tiempo van creciendo en una lúgubre y latente estadística roja; no hay planeación, porque no hay interés real de resolver los problemas de la seguridad vial a ciclistas, un hecho que se ha visto manchada por las escenas trágicas de personas que siendo la bicicleta su medio de transporte habitual, son en su gran mayoría víctimas –sin dejar de lado que en ocasiones el ciclista es responsable-  de la imprudencia, falta de empatía y cobardía de personas que bajo el volante de automóviles se transforman en verdaderos imbéciles, bajo un título nunca otorgado de dueños del camino. 

Como ya se había comentado en anteriores artículos, es importante que se contemplen esquemas de movilidad sustentable y dejar de asignar culpas o responsables, entre autoridades caminando ¡ya! sobre un modelo de acción, un verdadero activismo que desemboque en proyectos de facto que den una solución real a estos problemas. Ciudanía y gobierno tienen que trabajar en estrecho apego para que los proyectos vean la luz. O, ¿cuántas muertes estamos dispuestos a soportar para ver un cambio real en nuestra ciudad?

La pregunta como tal resulta ambigua, parece que la muerte ya no es un elemento alarmante para abrir los ojos de los juarenses, ella se ha alojado en nuestra mente como una ciudadana más que vemos, pero poca importancia tomamos, en nuestras ya de por sí complicadas vidas en el desierto. Mientras tanto, no quitaremos el dedo del renglón para exigir y recordar a las autoridades que este, no es un tema de poca prioridad.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search