Opinión

Te faltaron manos, Javier

En tu campaña, en ningún momento prometiste mejorar los niveles de seguridad, ni promover la inversión o apoyar al campo. La gente votó por ti por una razón

Sixto Duarte
Analista

martes, 07 septiembre 2021 | 06:00

Javier,

Dicen que la Historia es el juez más imparcial. Sin embargo, en tu caso, no hay elementos con qué ponderar tu gestión como gobernador. De ahí que tu historia como mandatario se haya empezado a escribir y no haya variado desde hace cuatro años y once meses en que asumiste el poder.

Durante ese tiempo, no recuerdo una sola gestión u obra a favor de los chihuahuenses, emprendida por tu administración. Lo único que hiciste fue rumiar tus fobias políticas, corrompiendo las instituciones del Estado para tus aviesos fines. En realidad, al menos yo no esperaba nada, pues tu principal promesa fue llevar a juicio (aunque en un principio dijiste “encarcelar”) a tu antecesor. Desafortunadamente para ti, te faltaron manos para ello, Javier. 

En tu campaña, en ningún momento prometiste mejorar los niveles de seguridad, ni promover la inversión o apoyar al campo. La gente votó por ti por una razón. Por eso, que nadie se diga sorprendido del resultado de tu pésima gestión. Era más que previsible (pues lo dijiste) que tú llegabas al poder nada más a golpear: a Duarte, a Peña, a López Obrador (aunque ahora estés arrastrándote ante él por protección).

Te faltaron manos para desarrollar obra pública en Chihuahua. Los pocos apologistas de alquiler que te quedan en Juárez (pues son trabajadores de Gobierno del Estado) dirán que el puente en el bulevar Juan Pablo II es una gran obra. Sin embargo, cuatro años y medio para concluir ese puentecito es mucho tiempo.

Te faltaron manos para terminar el sistema de transporte semimasivo en Juárez, aunque a ti y a Gustavo Elizondo les sobraron uñas para robarse los recursos destinados a ese proyecto. De ahí que sigan abriendo frentes sin concluir ninguno.

Te faltaron manos para cumplirle a la comunidad universitaria de Juárez. Quizá no sientas compromiso con ella, en virtud que falsificaste tu título de la Universidad de Occidente, pero habías prometido que la Universidad sería gratuita, pues el gobierno pagaría las inscripciones. No solamente nunca cumpliste con la segunda y última promesa de tu campaña, sino que además le arrebataste casi mil millones de pesos que le corresponden por disposición legal.

Te faltaron manos y pantalones para enfrentar al crimen organizado. Tu gobierno fue casi tan sangriento como el de Reyes Baeza. Aunque te duela, tu antecesor tuvo mucho mejores resultados en este rubro (y me atrevería a decir que en todos). El Estado está a merced de las bandas del crimen organizado, porque Peniche, Francisco González, en su momento Maclovio Murillo, y toda esa bola de delincuentes con placa son unos cobardes, y se han dedicado a extorsionar a los perseguidos políticos de tu régimen. En vez de combatir el crimen, integraron una gavilla que se dedicó a fabricar pruebas, y manipular jueces para encarcelar gente, y quitarles dinero. Ahora temes que quien te suceda, haga lo mismo contigo y tus secuaces.

Te faltaron manos para poder imponer a tu candidato y socio, Gustavo Madero, como candidato del PAN a la gubernatura. Un personaje tan nefasto y cuestionado no podía siquiera aspirar a gobernar. Al faltarte manos para ello, y traicionando a tu partido, decidiste apoyar la opción de Morena a Chihuahua, en la persona de mi amigo Juan Carlos Loera, a quien por cierto, también le faltaron manos para vencer a la avasalladora fuerza de Maru Campos, quien mañana será gobernadora de Chihuahua. Le dieron hasta por debajo de la lengua.

Te faltaron manos para traer a César Duarte. Por ello, decidiste presionar también a su familia, pero también ahí te faltaron y te siguen faltando manos, pues la justicia federal frenó todos tus atropellos. También te faltarán manos ahora que tengas que defenderte.

Te faltaron manos para cumplirle a Chihuahua.

close
search