PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

Tanta furia refleja inseguridad en Morena

No es exageración, hubo tarahumaras que bajaron de la sierra a Parral (distrito noveno) con las boletas dobladitas en favor de los candidatos de Juan Carlos Loera

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 02 agosto 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

-Tanta furia refleja inseguridad en Morena

-Tronó a Indios ambición de directivos

PUBLICIDAD

-Más incidentes en la troncal del Corralato

-Nadie que se acuerde de elección de regidores

No es exageración, hubo tarahumaras que bajaron de la sierra a Parral (distrito noveno) con las boletas dobladitas en favor de los candidatos de Juan Carlos Loera. A Cruz Pérez Cuéllar en Juárez mismo le metieron a los adultos mayores en el cuarto distrito para alargar los tiempos de llegada a las urnas (más de dos horas); fenomenal el acarreo.

Uno de los más experimentados priistas en este tipo de artimañas anocheció el domingo asombrado y amaneció el lunes aún perplejo: “fue una cosa nunca vista. Ni en los peores tiempos del PRI yo había visto eso... Y vaya que lo diga yo. Loera se sirvió con la cuchara grande desde el control de las casillas”.

Sin duda el equipo de Cruz Pérez Cuéllar hizo lo propio. No es hermanito de la caridad ni casto en materia de procesos partidarios internos, pero posiblemente fue más discreto y más cuidadoso. La del domingo es una de sus primeras experiencias en procesos domésticos de su nuevo partido, Morena.

Fueron disputados 90 asientos para la conformación del nuevo Consejo Político Estatal del partido de la Cuarta Transformación con obligación reglamentaria en paridad de género al 50 por ciento. Este órgano decidirá en un par de meses la presidencia de Morena en el estado.

Aunque Loera publicitó haber logrado el control al menos de 55 consejerías con todo y prácticas “del pasado”, su tono en redes no fue de satisfacción plena sino de furia, lo cual puede significar en realidad que no le fue del todo bien y que su ahora acérrimo enemigo interno, Pérez Cuéllar, debe haberse comido más de la mitad o cuando menos la mitad del pastel, como efectivamente parecen indicar los primeros números oficiales.

“Los verdaderos Morenos y Morenas ayer logramos defender nuestro partido y vencimos a los oportunistas (algunos duartistas) con todo y sus nefastas prácticas. La mayoría del Consejo Estatal es de izquierda. Felicidades!”, escribió Loera de la Rosa con bilis como tinta.

Objetivamente es imposible hablar quizá por el 20 al 30 porcentual de los “consejeros electos” porque, o son gelatinosos o pertenecen al equipo del actual presidente de Morena en el estado, Martín Chaparro.

Tenemos entonces que la diferencia del 70 al 80 por ciento quedó repartido en partes iguales entre Loeristas y Crucistas, si no es que ligeramente arriba los segundos porque hay algunos y algunas muy bien disfrazados entre los gelatinosos, entre los de Chaparro y al menos un par entre los que pasan como de Loera, parte de las maquiaveladas que también es posible ocurran al propio interior del grupo de Cruz.

Finalmente el ejercicio del domingo será harto valioso para ambas facciones de cara a la elección de la presidencia de Morena en el estado, y sobre todo, de frente a las elecciones locales y federales del 2024.

***

No hubo ungüento, yerba o bebida que tranquilizara desde el domingo por la noche a la fanaticada juarense de los Indios de beis. Fueron echados del torneo de la Liga Estatal por los Manzaneros, de Cuauhtémoc, sin alcanzar siquiera las semifinales. Tres carreras a uno quedó el score.

Perdonan los fans a uno que otro jugador indio “pasadón de peso”, pero lanzaron el grueso de la culpa a lo que llamaron “pésimas decisiones” de sus manejadores y a los propios directivos de la Liga.

Fue un equipo muy distinto el que jugó el viernes en Cuauhtémoc y otro completamente desconocido el domingo, demostrando una fuerte inconsistencia y quizá hasta dejados a la suerte por sus técnicos.

En la tierra de las manzanas lograron empatar la serie (dos-dos). Se suponía que volvían a casa el domingo con baterías recargadas y el ánimo en su clímax pero terminaron feamente derrotados.

Aseguran los fans que a los directivos solo les interesó en esta temporada la recaudación más que concentrarse en el equipo, así que perdieron los pesos por unos centavos atragantados en la garganta.

Consideran ofensivo que en Cuauhtémoc una lata de cerveza se vendía el viernes en 30 pesos pero en Juárez la misma lata está elevada a 40 y hasta 50 pesos según el cliente.

Igual con el tema de los boletos, en Cuauhtémoc la sombra es vendida en 100 pesos y acá la encajan a 150 pesotes; es decir, un 50 por ciento más, lo que explica menos afición en el estadio.

No perdonaron ni la venta de camisetas, allá no pasa de 400 pesos y acá no baja de 600 pesos.

Todo sumado resulta en un equipo fuera de las semifinales, inmerecido para los fans de corazón.

***

Nos fuimos con el detalle de Cuauhtémoc y Delicias en la redistritación, porque quedarán solos estos municipios como distritos electorales locales, pero en el análisis fino nos encontramos con modificaciones sustanciales de secciones que pasaron de un distrito a otro tanto en esta ciudad como en Chihuahua.

Se mantienen los mismos distritos en ambos municipios, pero algunos cientos de electores se van a encontrar de pronto con que ya no pertenecen al distrito local de costumbre.

Por ejemplo habrá quienes pasaron de algún distrito a otro con el que colindan, en un ejercicio que tuvo como finalidad compactar secciones y mejorar tiempos de traslado.

No deben preocuparse los electores por la casilla donde van a votar, será la misma de siempre, por lo regular escuelas, en la sección que tiene señalada su credencial.

No son las grandes cantidades de secciones como para pensar en mano siniestra al momento de delimitar la demarcación electoral que ya entró en vigor.

El trabajo resistió las presiones políticas, que realmente no fueron muchas. Las observaciones enviadas por los partidos fueron casi testimoniales, irrelevantes según nos comentan.

Los anexos son de un alto contenido técnico, bajo las directrices de usar como base el censo del 2020, equilibrio poblacional por distrito con el mas menos 15 por ciento, integridad y unidad de comunidades indígenas, distritos en municipios o demarcaciones completas no mochas, compacidad, es decir, que tenga forma geométrica regular, facilitar traslado de electores, continuidad geográfica, incluso observar criterios socioeconómicos, culturales y geográficos.

Fue la tercer propuesta o escenario la que al final construyó los mayores consensos con los partidos y fue votada en el Consejo General del INE, con desviación poblacional promedio de 4.7, compacidad geométrica de 5.2, tiempos de traslado de 1.4 y costo de 11.40

***

Sin duda debe ser llamada a cuentas la administración del corralato, entre otras muchas cosas, por los daños y muertes ocasionadas en accidentes ocurridos a lo largo de las rutas troncales y la pretroncal.

Ayer el “siniestro” ocurrido en Calle de la Labranza y Tecnológico. Un vehículo quedó inservible y sus ocupantes severamente lesionados al colisionar por la falta de señalización adecuada.

Así está prácticamente toda la ruta desde que inicia en la Panamericana hasta que concluye en la zona del centro de la ciudad. Las nuevas administraciones estatal y municipal han hecho múltiples adecuaciones pero ni así ha podido ser superado el tiradero que dejó el exgobernador, Javier Corral Jurado.

Hoy más que nunca concluimos que solo les apuraba el dinero de las obras, pues no tramitaron ni licencias ni permisos correspondientes ante la alcaldía porque carecían hasta de planos ejecutivos.

Siguen a estas alturas las consecuencias.

***

Dice textual el transitorio cuarto de la reforma aprobada mediante el decreto LXVI/RFLEY/0732/2020, que las elecciones directas de regidores por demarcación territorial entrará en vigor para el proceso electoral 2023 – 2024.

Está a la vuelta de la esquina y no existe ninguna previsión legislativa reglamentaria al respecto de las susodichas elecciones. Los trabajos fueron abandonados desde aquel entonces.

La ocurrencia sale carísima. Pensaríamos en un estudio cartográfico-poblacional, que tendría que realizar el INE o el IEE, para dividir las once demarcaciones de chihuahua y Juárez, y en el resto de los municipios según corresponda.

Serían algo así como más de cien mil los electores que designarían a cada regidor en esta ciudad y unos 70 mil en la capital.

Tendrían que emitirse boletas especiales, prerrogativas para campaña electoral, y un largo etcétera, solo para generar ingobernabilidad a nivel municipal.

Serían los alcaldes, del partido que fueran, rehenes de regidores de los distintos partidos electos en once elecciones diferentes, muy diferentes a la gobernanza que hoy se garantiza al ir electos por planilla.

El tema no está en el radar más que de algunos cuantos especialistas que ven con preocupación el asunto.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search