Opinión

Sorpresivos defensores de un pésimo servicio

Un tema que sin duda será prioritario para ser abordado en estos primeros días del 2022 tiene que ver con el servicio médico que reciben los empleados municipales, sus familias y jubilados

José Ignacio Gallardo
Analista

miércoles, 05 enero 2022 | 06:00

Un tema que sin duda será prioritario para ser abordado en estos primeros días del 2022 tiene que ver con el servicio médico que reciben los empleados municipales, sus familias y jubilados. Durante mucho tiempo las quejas por el mal servicio que presta Poliplaza han evidenciado la inconformidad de los empleados municipales hacia esta empresa. El último caso más sonado fue el de una rescatista a la que se puso en riesgo su salud por el mal servicio recibido. Es por eso que la intensión de las autoridades municipales es de poner fin al contrato con Poliplaza para buscar otras opciones que ofrezcan un mejor servicio. Incluso se han explorado varias opciones en el sector privado, pero también en el público. La mayoría en el Cabildo respalda la decisión de finiquitar ese acuerdo.

Sin embargo, parece que sorpresivamente el criticado hospital Poliplaza tiene un aliado dispuesto a entorpecer la decisión del Cabildo. El regidor panista Enrique Torres Valadez da señales de que piensa ir en contra de los intereses de los empleados municipales. Pero también hay que ver el doble discurso que maneja el edil Torres Valadez, quien recientemente acusó y arremetió en contra de dos de sus compañeras regidoras Vanesa Mora y Alma Arredondo por no haber usado cubrebocas previo a dar positivo a Covid-19.

Después de él mismo dar positivo a Covid ha lanzado consignas por todos los medios posibles, provocando que surjan señalamientos de inconformidad de varios de sus compañeros regidores y regidoras quienes destacan que Torres Valadez pocas veces usa el cubrebocas mientras está en la presidencia municipal. Y ahora como si eso fuera poco, sorpresivamente ha decidido defender al hospital Poliplaza. Esto a través de un amparo con el que a todas luces busca beneficiar a la institución hospitalaria que tiene al personal municipal inconforme por el pésimo servicio que brinda. Y la pregunta que surge entre los integrantes del Cabildo, empleados municipales y la ciudadanía es cuáles son los verdaderos intereses de Enrique Torres en este asunto.

Con un sueldo por encima de los 80 mil pesos, y con servicio médico garantizado, el regidor panista Enrique Torres, se encuentra litigando a favor del hospital Poliplaza con un amparo interpuesto por el que no tiene razón de ser, porque la atención en este hospital no ha cesado. Pero esta actitud va en contra del interés de los derechohabientes de estos servicios de salud que ha contratado el Gobierno municipal con la institución hospitalaria.   

Enrique Torres se amparó para que el Municipio detenga el proceso de recisión de contrato que comenzó esta semana, señalando que no lo quieren atender ahora que está convaleciente por Covid-19, pero sus propios compañeros rechazan estos argumentos, pues aunque comenzó el proceso legal, el hospital sigue atendiendo al personal del Municipio. No queda claro qué intereses tiene el edil en el tema de Poliplaza, uno que cuesta más de 18 millones de pesos al mes, pero que da un servicio que no brinda seguridad en materia de salud a los empleados municipales que no reciben la calidad en el servicio por el que se paga. El estilo del regidor ya es conocido porque en sus primeros tres años estuvo calentando la silla y mostrando complacencia con el pésimo servicio de la institución hospitalaria al igual que sucedió con PASA. Ahora quiere lograr notoriedad con un asunto de interés general, ya que el mal servicio de Poliplaza afecta a miles de familias juarenses que no tienen acceso a un servicio de calidad por el que sí se paga.

 

close
search