Sin piedad, el IEE pide 356 millones

Con la mano en la cintura y sin remordimiento alguno

Manuel Narváez
Analista
lunes, 21 octubre 2019 | 06:00

Con la mano en la cintura y sin remordimiento alguno, el Instituto Estatal Electoral (IEE) de Chihuahua solicita al Congreso un presupuesto de 356 millones de pesos para su ejercicio de 2020.

La escalofriante cifra representa un incremento del 36% con relación a lo ejercido en el año que está por terminar. De esos recursos, 203 millones de pesos serán para mantener el organismo y 153 millones de pesos para distribuir a los partidos políticos.

Pese a que el próximo año no hay elecciones en Chihuahua y al show de la reelección de alcaldes y diputados en el 2018, con el pretexto de empatar las elecciones locales con las federales y ahorrar dinero a los contribuyentes, todo indica que fue otra tomadura de pelo a los chihuahuenses.

Ignoro qué clase de materia contiene el cráneo de los consejeros electorales, pero lo que sí sé es que no pertenece a la raza humana porque se necesita ser insensible a las dificultades financieras por las que atraviesa la entidad, para pedir lana como si fueran hongos que brotan en temporada lluvias.

A estos individuos (consejeros electorales) cuyos ingresos rondan los dos millones de pesos anuales, les importa un carajo que la economía mexicana se encuentre en crecimiento con valores cercano al cero y la generación de empleo esté por la calle de la amargura ante la poca o nula inversión en obra pública.

Cualquier persona en su sano juicio se blindaría ahorrando frente al panorama adverso de ingresos, pero éstas cortesanos al servicio de la partidocracia estatal piden más dinero para mantener el caro estilo de vida de dirigentes partidistas y el séquito de vividores que amamantan de la ubre pública.

Además de saciar los fabulosos ingresos de toda una burocracia VIP improductiva que cobra en el IEE, cada partido político que opera en Chihuahua se repartirá un pastel digno de las monarquías y cortes imperiales.

De los 153 millones de pesos que se repartirán los partidos políticos, al PAN le tocarían al menos 40 millones de pesos, a Morena 39, al PRI 27, al PVEM 11, al Panal 11, al PT 10 y al MC otros 10.

Si usted amable lector se pregunta por qué el estado de Chihuahua se encuentra en el top ten de las 5 entidades más violentas del país, por qué las calles y avenidas de las principales ciudades se encuentran llenas de baches, por qué no hay drenaje en su colonia o escasea el agua, por qué se les pagan bajos salarios o se los retrasan a los empleados gubernamentales del sector salud, educativo o de seguridad pública, por qué hay desabasto de medicamentos y por qué los adultos mayores de entre 60 y 67 están fuera de los programas sociales, dirija su atención hacía la partidocracia estatal.

La descomunal cifra multimillonaria que pretende derrochar el IEE lleva el visto bueno del gobernador del estado y el aval de los dirigentes partidistas que ordenan al congreso local aprobar el presupuesto del organismo electoral al servicio… de ellos mismos.

Cuando uno se cuestiona por qué está tan endeudado el estado, hay que recordar que mucho de ese dinero se lo clavaron los gobernadores y sus pandillas, pero parte de ese botín va a parar a los bolsillos de los dirigentes partidistas y otra enorme tajada se reparten entre organismos dizque para combatir la corrupción, auditar a los entes públicos, defender a los ciudadanos y jugar a la democracia.

Más de mil millones de pesos anuales se dilapidan en elefantes burocráticos y reumáticos cuyas venas están conectadas como siameses a la proporción de la representación partidista en el Congreso local, desde las cabezas hasta el de intendencia, no se deja nada a la suerte.

Vale la pena fotografiar el organigrama actual de los dirigentes de partido y de los integrantes de la legislatura local actual, para la eventualidad que se ofrezca en las elecciones del 2021, porque sin duda alguna muchos de ellos van a buscar reciclarse en puestos de elección popular, gracias al sometimiento del organismo electoral, al dispendio de recursos y para no perder el glamoroso estilo de vida que paga la política de Chihuahua.

Es cuanto.

Email: [email protected]