Opinión

Si no leo me a-burro

Leer es una actividad que amerita paciencia, tiempo, dedicación y para algunas personas hasta cierto esfuerzo

Daniela González Lara
Analista

jueves, 22 abril 2021 | 06:00

Leer es una actividad que amerita paciencia, tiempo, dedicación y para algunas personas hasta cierto esfuerzo, sin embargo, recompensa con otras cosas que el dinero no puede comprar como la paz mental, el estímulo de la imaginación, también mejora la redacción, además de agudizar la astucia, desarrollar la concentración y el conocimiento, entre otras cosas.

Aún es fácil recordar aquel momento cuando fue la vigesimoquinta edición de la Feria Internacional del Libro y Enrique Peña Nieto, quien entonces era el candidato puntero en las encuestas para ocupar el cargo de presidente de la República no supo responder de manera clara cuáles habían sido los tres libros que habían marcado su vida. "Definitivamente la Biblia es uno de ellos", contestó Peña Nieto, aunque "No la leí toda", sumiéndose más en la barbaridad de su respuesta. Después de ese primer comentario, el exgobernador del Estado de México tuvo muchos problemas para recordar títulos o autores, confundiendo a unos y a otros, haciendo parecer como si estuviera tratando de construir una falsa percepción de que en verdad era un candidato que sí leía. Aquello fue un incidente vergonzoso y lamentable, algo así como lo que muchos llaman “pena ajena”.

Además, recuerdo que mucha gente se lo reprochó porque se supone que quien aspira a gobernar tiene la responsabilidad de prepararse para ello y sin leer es más probable que sean un fraude para sus votantes a que resulten ser tremendos administradores públicos, pues apenas se puede creer que quien pretenda acabar con la pobreza, generar un despegue de la economía o abatir la inseguridad lo logre sin tener idea de lo que se debe hacer en esos casos. El estudio y la lectura son también una disciplina que nos permite entender mejor el mundo y nos ayuda a desarrollar otras habilidades que tienen como ver con el buen gobierno, como la empatía. Por lo que no está de más que ahora en tiempos de votaciones, miremos los perfiles académicos como una herramienta a la hora de decidir nuestro voto, pues si bien es cierto la experiencia es importante para gobernar, más lo es la experiencia y el conocimiento en un solo hombre o mujer.

Arraigar el buen hábito de la lectura ciertamente tiene que ver con muchos temas, desde tener la posibilidad de contar con un trabajo que te permita tener algún tiempo libre para hacerlo, hasta haber tenido la buena suerte de toparte con un mentor o mentora que te inspirara a ello, por eso es tan importante acercar la lectura a todos los sectores; no podemos permitir que la magia de la lectura sea solamente para unos cuantos.

Según estudios recientes del Inegi, en nuestro país los hombres leen 3.7 y las mujeres leen 3.2 ejemplares anualmente. Como podemos ver en estas cifras, la intención de leer también tiene que ver con cuestiones sistémico-patriarcales pues las mujeres, debido a sus ocupaciones dedicadas al hogar y la crianza, cuentan con menos posibilidades para hacerlo.

Le recomiendo que lea “Ensayo sobre la Ceguera”, de José Saramago. Trata sobre una pandemia cuya enfermedad se transmite con el más mínimo contacto físico, azota a un país y a un gobierno que no están preparados para ella y los enfermos son encerrados de manera denigrante y cruel en una cuarentena eterna, ¿le suena conocido? También le invito a que este mes del libro busque oportunidades para hacerse de nuevos títulos y la universidad de la ciudad justamente está organizando una feria para conmemorar el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, que por cierto es mañana.  Escríbame y recomiéndeme una lectura, yo como siempre le agradezco que me lea. Mi nombre es Daniela González Lara.

Te Puede Interesar