Opinión

Servir y proteger

Cada 2 de enero se celebra el Día Internacional del Policía, en homenaje a todos aquellos agentes de la seguridad que se encuentran en servicio y los que han fallecido en el cumplimiento de su deber

Ma. Guadalupe Mancha Valenzuela
Abogada

sábado, 08 enero 2022 | 06:00

Cada 2 de enero se celebra el Día Internacional del Policía, en homenaje a todos aquellos agentes de la seguridad que se encuentran en servicio y los que han fallecido en el cumplimiento de su deber. Esta celebración se originó en México, a raíz de los sucesos ocurridos el 2 de enero de 1927, día en el que hubo un enfrentamiento entre reos del Penal de Andónegui en Tamaulipas con una baja considerable de policías. Y fue así que para conmemorar a estos policías que fallecieron en el cumplimiento de su deber se comenzó a celebrar este día internacional a partir del año 1932, siendo conocido inicialmente como Día del Gendarme. 

Actualmente, Ciudad Juárez cuenta con alrededor de dos mil 300 policías municipales y es la institución de seguridad pública que mejor conoce los problemas de delincuencia que afectan a la mayoría de la población juarense, por lo anterior, dicha corporación debería de contar con estrategias firmes y una dignificación a sus elementos que permitan alcanzar metas establecidas en cada administración gubernamental y que dichos estándares no cambien, sino que mejoren. No existe otro actor del estado, como la Policía Municipal, que, como parte de su trabajo cotidiano en las calles, esté más expuesto a las dinámicas delictivas y de violencia cotidiana, a sus facilitadores y detonantes. 

No solo se debe de conmemorar a los policías municipales el 2 de enero con una fiesta y premios, sino que se debe enfocar a establecer una mejor profesionalización para poder garantizar un Estado de Derecho se requiere elementos de seguridad capacitados en protocolos de actuación, en uso de la fuerza, en un marco de legalidad y de respeto a los derechos humanos, regidos por estrictos códigos de conducta y ética. 

Se debe de crear un esquema de profesionalización con el propósito de contar con policías responsables, honestos y eficientes en el ejercicio de sus labores, basado en una cultura de legalidad, que sean evaluados constantemente en su desempeño policial y con controles de confianza acertivos, además de que los mandos de dichos agentes cuenten con un arraigo en la localidad y que sientan identidad y pertenencia con Juárez.

Se debe buscar una dignificación policial, ya que después de tener una policía capacitada, se deberá velar por tener salarios dignos para aquellos elementos que protegen con su vida a la ciudadanía juarense, ya que actualmente ganan 15 mil 700 pesos menos impuestos, un salario demasiado bajo para aquellos hombres y mujeres que nos protegen. Además de espacios recreativos, guarderías, asesoría jurídica y psicológica eficaz y mayores oportunidades para la obtención de una vivienda digna.

En cuanto al tema de seguridad es indispensable que el Gobierno municipal modifique su política criminal con base en diagnósticos de problemas de seguridad local y, derivado de ello, establezca una estrategia eficaz que permita enfrentar el problema de violencia en la ciudad con mayor efectividad, orientándose a la solución de problemas específicos de seguridad, a dar resultados y olvidarse de los números o estadísticas. Y sobre todo que devuelva la confianza y respeto de la ciudadanía a sus policías, que garantice una Policía Municipal capacitada y de confianza cuya finalidad sea salvaguardar a la población y no abusar de ella.

Hay un exhorto que a diario se hace a los policías municipales, como recordatorio y motivación a su labor de servir y proteger: “¿Quiénes somos? Policía Municipal, ¿Cuál es nuestro lema? Seguridad Pública, religión para nosotros, hombres y mujeres de honor”, toda mi admiración y respeto para esos hombres y mujeres anónimos que nos protegen a cambio de su propia vida, les abrazo con admiración y respeto.

Notas de Interés

close
search