Opinión

Seguridad pública, prioridad para un buen gobierno

La seguridad pública es uno de los desafíos constantes que cualquier gobierno se encuentra obligado a satisfacer, imponiendo el deber de elaborar estrategias pertinentes para el combate a la violencia y la delincuencia

Alejandro Núñez
Catedrático

sábado, 28 agosto 2021 | 06:00

La seguridad pública es uno de los desafíos constantes que cualquier gobierno se encuentra obligado a satisfacer, imponiendo el deber de elaborar estrategias pertinentes para el combate a la violencia y la delincuencia.

De acuerdo con lo establecido en el artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos: “La seguridad pública es la función del Estado a cargo de la Federación, las entidades federativas y los municipios, cuyos fines son salvaguardar la vida, las libertades, la integridad y el patrimonio de las personas, contribuir a la generación y preservación del orden público y la paz social”. Dicha función se comprende de la prevención, investigación y persecución de los delitos, así como la sanción de las infracciones administrativas.

En días pasados, ha causado opiniones encontradas los primeros nombres de funcionarios del próximo Gobierno municipal encabezado por el alcalde electo Cruz Pérez Cuéllar; sin duda alguna, uno de los nombramientos más esperados es el de secretario de Seguridad Pública.

“Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla” (Napoleón Bonaparte), al analizar esta frase tan célebre la podemos relacionar con el caso de nuestra querida Ciudad Juárez en el aspecto de violencia y delincuencia que vivimos hace algunos años. De acuerdo con el libro Geografía de la violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua (autores: Luis Ernesto Carrera Gómez/Julia Estela Monárrez Fragoso) los años del 2008 al 2011 marcaron a nuestra ciudad para siempre. Durante ese tiempo los ciudadanos experimentamos cuatro años con extrema violencia, lo que lamentablemente llegó a posicionar a Juárez como la ciudad más violenta del mundo; ¡y eso no se nos debe olvidar!

Han transcurrido ya 13 años de aquel lamentable período en nuestra frontera y la sensación de seguridad poco o nada ha cambiado.

En los últimos años, hubo un repunte en la violencia y delincuencia, sin dejar a un lado el repunte en violencia familiar derivado del confinamiento por la pandemia de Covid-19.

En materia de prevención delictiva, los jóvenes de nuestra ciudad requieren de opciones que garanticen su sano desarrollo por medio de actividades artísticas, deportivas, culturales y formativas con el objetivo de alejarlos de las drogas y lo que les llegaran a ofrecer los grupos criminales.

El ejercicio actual en Ciudad Juárez se asimila más a un modelo de prueba y error. Sin embargo, el análisis del período del 2008 al 2011 nos dio muestra de lo que se puede hacer y lo que no para generar estrategias de prevención de violencia.

Es por ello, que quien ocupe el cargo de secretario de Seguridad Pública Municipal, a su vez, debe rodearse de los mejores perfiles al interior de la Secretaría para poder cumplir dignamente con el lema de la corporación “Servir y Proteger”.

El alcalde electo Cruz Pérez Cuéllar, sin duda alguna enfrenta un gran reto al momento de nombrar al responsable de la seguridad en el Municipio; es preciso, que nuestro alcalde electo proponga al mejor perfil para secretario, independientemente si la persona estuvo en el equipo de algún candidato opositor en la pasada elección por la alcaldía. La corporación y sobre todo la ciudadanía, requiere de ese perfil con preparación académica acorde al puesto, así como de experiencia probada. Sin un buen perfil en seguridad pública, todo lo demás no podrá realizarse.

Sin sensación y percepción de seguridad las empresas no invierten en nuestra ciudad; sin seguridad, no podrá darse el desarrollo económico y social que se requiere en Juárez.

La seguridad es fundamental para que establezcan las bases de un buen gobierno y, por ende, le vaya bien a la ciudad.

Nuestro alcalde electo debe tener presente, conceptos clave como “Prevención y Control”; prevención, en cuanto a las estrategias y políticas públicas; y control, en cuanto a la actuación policial.

close
search