OPINIÓN

Se renta Palacio para bodas de candidatos

El suplente en la alcaldía de Juárez y administrador de la ciudad, Rodolfo 'El Güerito' Martínez, llevó al terreno personal su ejercicio meramente político

LA COLUMNA
de El Diario
martes, 13 agosto 2019 | 06:00
|

• Se renta Palacio para bodas de candidatos


• Sólo ingenuos le invirtieron a Ivonne


• Alerta a la maquila propuesta de la 4T


• Deberá ‘Lucha’ Castro poner pausa


El suplente en la alcaldía de Juárez y administrador de la ciudad, Rodolfo “El Güerito” Martínez, llevó al terreno personal su ejercicio meramente político. 

Su boda fue “oficiada” por el gobernador Javier Corral Jurado, y debió ser en viernes porque los sábados son de obligatorio descanso para el señor mandatario. No perdona ni sábados ni domingos de inflexible relax.

Fue el evento justificante para pláticas y largas discusiones en desayunos, comidas y cenas no tanto por la pertenencia de Martínez Jr. a la alta clase empresarial de la ciudad de Chihuahua, sino porque se ha sentido tan cómodo en la Presidencia municipal de Juárez primero con “Teto” Murguía y con Armando Cabada que ahora su tirada es por la silla adictiva ocupada por ellos. Basta de chalán, ahora quiere ser el jefe.

El punto es ése. Martínez tuvo su boda religiosa hace meses en la perla tapatía pero pacientemente esperó a que estuviera disponible Corral para que presidiera el enlace civil. Ese día fue el viernes.

Sabemos que el gobernador ha casado a varios personajes pero ninguno en Palacio, hasta Martínez Ortega. Debió ser una bicoca el pago al registro civil por el evento pero cualquier empresario o político desembolsaría millones por lo que representa la unción a cargo del gobernador y en un edificio público histórico, el principal en poder e influencia del estado. No es gasto, es inversión.

Ahora los amigos del precandidato a la alcaldía lo presumen como el bendecido por el gobernador panista Javier Corral, y de pasadita dan por hecho el visto bueno del jefe mayor en la alcaldía, Armando Cabada, quien hábilmente no estuvo entre los testigos de la “unción civil” ni tampoco se dejó ver en la fiesta nocturna, ésa sí, herméticamente cerrada a cualquier indiscreto (a). En Palacio sobraron fotos; presentamos algunas en versión digital. De la fiesta no conseguimos ni para recuerdo, la verdad.

No falta mucho para que lleguen las definiciones políticas correspondientes, otro dato éste que le otorga un plus a ese “acto tan íntimamente personal”. Para el fin de año deberá tener Cabada su plan bien armado rumbo a la nominación por la gubernatura, estará dictando también su listado de pendientes a su suplente “El Güerito” y tomando la determinación si lo deja al frente de la alcaldía por lo que dura la campaña, le presta la batuta para buscar la silla del despacho principal o la herencia del mando la pasa su jefe de gabinete, Víctor Valencia, o algún otro.

Estaba todo medio tranquilo en Juárez y Malecón pero el acto público de una boda privada ha echado a andar la maquinaria de las interpretaciones y las quinielas.


***

Fue una ingenuidad descomunal la que llevó a los Reyes Baeza, Enrique Serrano, Fermín Ordóñez, Cano y otros tantos, a ir en respaldo de la yucateca Ivonne Ortega como candidata a dirigir al PRI nacional frente al campechano Alejandro “Alito” Moreno.

Coloquial o vulgarmente dicho no le hicieron ni cosquillas. De los análisis previos a la contienda del domingo se desprendían resultados con diferencias fuertes en favor de Moreno aunque no tan demoledores como los ocurridos.

De ahí que no se entienda el ¿racionalismo? utilizado por los operadores de Ivonne en Chihuahua para patrocinar aquella encuesta de Massive Caller que... le daba amplia ventaja a la yucateca una semana antes de la elección y venderse como la opción honesta y moral del tricolor. Ni en un año más de campaña hubiera despuntado.

No había forma porque Ivonne, Serrano, Fermín, Reyes, Alejandro Cano, no son distintos a Moreno y sus operadores en Chihuahua, Omar Bazán, Graciela Ortiz, Patricio Martínez. Son priistas con la misma historia en posiciones de gobierno, en campañas electorales, etc.

El factor que hizo la diferencia hoy es el mismo de antes: Moreno consiguió el control del partido y de ahí en adelante no hizo otra cosa que seguir los cánones de siempre: manejar la estructura territorial, cuidarla, vigilarla, y ganar.

Creer que por la denuncia contra las “prácticas de siempre” cambiaría el sentido del resultado es el pecado más grande cometido por los operadores de Ivonne para el caso Chihuahua. Ahora se sumará a su falta de credibilidad afuera del PRI el rechazo de los nuevos jefes a nivel nacional y estatal; a saber, Moreno y Bazán Flores. Monda y lironda, la verdad.

***

Entre las múltiples lecciones que dejó el proceso interno del PRI, más allá de la arrolladora victoria de “Alito” Moreno, hay una que evidenció cómo andan los tricolores en esta frontera, muy flojitos. 

Al margen de que sólo participó una cuarta parte de los supuestos 450 mil priistas que hay en todo el estado, en Juárez acudieron a las urnas apenas 9 mil 200 militantes. 

En la ciudad de Chihuahua fueron más de 10 mil, pero en Nuevo Casas Grandes fueron siete mil, en Delicias seis mil y en Guadalupe y Calvo unos cuatro mil 500; en Guerrero y Balleza más de 3 mil en cada una. 

Una disparidad total que refleja las fortalezas que ha construido el dirigente Omar Bazán, pero también la falta de trabajo tricolor en la frontera y el exceso de “contras” que, con la victoria del gobernador de Campeche con licencia, seguramente van a buscar nuevo derroteros.

La candidata derrotada, Ivonne Ortega Pacheco, mandó mensajes encriptados de nuevos proyectos, después de denunciar el robo de la elección, la clásica a la que recurren los perdedores.

Ya se le ubica desde ahora en las Redes Sociales Progresistas, el parásito con múltiples antecedentes penales nacido a expensas de Morena en el poder; y por ahí podrían irse algunos personajes que se han dedicado a sabotear cualquier intento de reconstrucción priista.

Ya darán más luz de lo que sigue para ellos Enrique Serrano, Aarón Yáñez, Fermín Ordóñez, Alex Domínguez, César Cabello y los diputados rebeldes Anna Elizabeth Chávez y el neocorralista “Chuy” Velázquez, entre otros que han negado su bautismo institucional.

Para la dirigencia del PRI, la nacional recién electa y la estatal en la que fue ratificado Bazán Flores, lo que viene es una depuración profunda de su padrón, pues es evidente que cifras realistas no tienen.

Luego vendrán las renovaciones de los consejos políticos municipales y las dirigencias en este año y el que sigue.


***

En el sector maquilador no se acostumbran a los sobresaltos que ocasiona la Cuarta Transformación, pese a que cada vez son más comunes.

En Index ya llegaron las alertas a su dirigente nacional, Luis Aguirre Lang, para evitar la propuesta que ahora presumen y han puesto de moda el presidente Andrés Manuel López Obrador y la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde.

Se trata de incorporar las prestaciones al salario del trabajador directamente; es la clásica presidencial de dar los recursos de forma directa y sin intermediarios, sin decirles cómo o en qué gastarlos a los asalariados. Sólo que, claro, en este caso no se trata de dinero público, sino de los negocios del sector privado, el que genera empleos y utilidades.

Ésa es la premisa para entregar en efectivo líquido sin condiciones las prestaciones como vales de despensa, apoyo para transporte, incentivos por productividad y asistencia, recursos para el cuidado de los niños o su recreación, así como alimentación y otros servicios que van más allá del salario.

Pero especialmente en las plazas con grandes inversiones del sector manufacturero, como Juárez y gran parte de la zona fronteriza, hay preocupación por los alcances de la medida.

No, no es que en esas prestaciones haya ganancias de las maquiladoras o haya “chanchullo”. Lo que preocupa es el golpe fiscal que traería la medida.

Los salarios están gravados a nivel estatal y federal, con impacto en los trabajadores y las empresas, pero las prestaciones por ahora se mantienen libres, como estímulo a la inversión. 

Integrarlas a los salarios, como plantea la genial idea para darle libertad a los asalariados de gastar como les venga en gana, vendría a pegarle fiscalmente a unos y otros, con ganancias adicionales para el Gobierno en impuestos. 

Eso es lo que no se vale y es lo que no se dice en tan libertaria iniciativa de la autoridad laboral.

El fondo no es qué tanta libertad tiene cada empleado en gastar lo que gana después de su semana laboral, sino qué tanto más pretende quitarle el Gobierno a las empresas y a sus trabajadores.

***

La consejera de la Judicatura estatal, Luz Estela Castro, controversial, polémica, seguida por muchos, rechazada por otros, respetable sin condición ni discusión por su firmeza en sus convicciones, deberá poner pausa en breve a sus actuales tareas por razones estrictamente personales. Son motivos de salud.