Se queda sin derechos humanos... y traicionado

Va en caída libre Javier Corral. El nuevo ombudsman estatal es un priista de varios regímenes tricolores

LA COLUMNA
de El Diario
sábado, 13 abril 2019 | 06:00

• Se queda sin derechos humanos... y traicionado


• Arman panistas cónclave en Juárez con Maru


• Preparan salida contra Sotelo ‘por mentiroso’ 


• El cambio en el Ichife fue meramente cosmético


Objetivamente no alcanza el resultado final que lo describa como rotundo fracaso pero le faltaron sólo unos centímetros (o votos) para que rodara descabezada por el suelo la operación de Palacio de Gobierno sobre el relevo en la presidencia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH). No podemos nombrar siquiera como victoria pírrica la de su diezmado ‘ejército’ legislativo.

Se alzó como presidente de la institución derechohumanista con 22 votos Néstor Manuel Armendáriz Loya. Lleva 16 años como burócrata de la propia CEDH. Es definido por sus propios compañeros de trabajo como ‘trabajador’ pero también como ‘superprepotente’, de ‘mecha muy corta’ y continuación del priismo, sello partidario del presidente saliente, José Luis Armendáriz, quien a su vez se sirvió ahí con la cuchara sopera casi 15 años.

Fue la única opción para Palacio de Gobierno una vez que cayó derrotada su propuesta original, la genuinamente derochohumanista Irma Villanueva Madrigal, cuyo pecado inexcusable para sus opositores fue ser identificada como parte del círculo de la mamá cuervo del gobernador, Luz Estela Castro.

El pobre secretario general de Gobierno, César Jáuregui Robles, ni las manos pudo meter para ayudarla. No tiene esos alcances operativos. No le interesa tenerlos. 

Los subordinados de Corral en el Congreso, el diputado panista Fernando Álvarez, y el administrador Jorge Issa, sólo le arrimaron nueve votos a doña Irma (de 33), y ni siquiera todos del PAN, lo que significa o que traicionaron al patrón o que desatendieron irresponsablemente su chamba en esa etapa, pues luego resultó que a Néstor sí le consiguieron los 22 votos requeridos para ganar. ¡Qué casualidad! Ellos y los grupos atrás de ellos tampoco en el fondo querían a Villanueva.

Fueron varias rondas de votación durante jueves y viernes. La terna original fue conformada por Irma, el catedrático universitario juarense Carlos Gutiérrez Casas y Karla Gutiérrez. Durante tres votaciones el juarense obtuvo 18 votos, incluso una vez modificada la terna. 

Néstor fue incluido en una segunda terna junto con Flor Karina Cuevas debido a que en las primeras votaciones ninguno de los primeros alcanzó 22 votos (las dos terceras partes).

En la cuarta votación –ayer– se voltearon los números de Carlos porque los diputados de los partidos chicos prefirieron negociar con el PAN que permitir el acceso a un presidente (a) interino que sería completamente decidido por el gobernador y en consecuencias no les rozaría ganancia.

Va en caída libre Javier Corral. El nuevo ómbudsman estatal es un priista de varios regímenes tricolores que si bien le tendrá respeto institucional y quizá algo de agradecimiento porque finalmente le debe el salto en la nómina (120 mil pesos mensuales), va de salida la administración del panista y son necesarios los arreglos futuros con los próximos jefes de Palacio.


***

Hablando de caballada flaca, precisamente hoy estará de gira por Ciudad Juárez el presidente nacional del alicaído PAN, Marko Cortés. Escogió esta frontera y no el resto de la entidad no sólo porque es el principal centro poblacional y económico del estado, sino porque al frente de su partido en el municipio está su aliado, Joob Quintín Flores, ninguneado por Javier Corral y por su subordinada en el Comité Directivo Estatal (CDE), Rocío Reza.

Joob hizo consciente a su jefe sobre la enorme importancia que implica Juárez para cualquier competencia electoral y aquí lo tiene.

Esa visita tendrá como refuerzos varios eventos a los que han sido convocados los principales alcaldes panistas del estado, diputados federales, locales, el senador Gustavo Madero, síndicos, etc.

Es decir, será encerrona del sistema estatal panista con Cortés y el gobernador Javier Corral a la cabeza. El evento principal será en el centro de convenciones Cibeles a la hora de la comida.

La cereza del pastel en todo ello la representará la alcaldesa de Chihuahua, Maru Campus, aliada de Marko; apoyadora al 100 por ciento de Joob, y precandidata a la gubernatura. Dará qué decir no sólo al interior de su partido, sino particularmente entre sus competidores externos que no le quitarán ojos ni oídos de encima.


***

Lo acusan de mentiroso, y que por eso terminará por ser desechada la denuncia del consejero de la Judicatura del Estado, Joaquín Sotelo Mesta, en la Fiscalía Especial de Combate a la Corrupción.

Según quienes conocieron el análisis de la fiscal Gema Guadalupe Chávez, la querella que presentó el consejero –orientada a desacreditar a su colega Luz Estela Castro y en general a desprestigiar el proceso de selección de jueces y magistrados– carece de elementos para ser tomada en serio.

Lo que sí tiene, señalan, son evidentes contradicciones que no ameritan siquiera abrir la carpeta de investigación correspondiente.

En su denuncia afirma, por ejemplo, que le ha sido imposible verificar los datos de los procesos de selección, pero en las pruebas que él mismo ofrece como parte de la querella, existen actas en las que consta su participación en todas las etapas del proceso.

En una de las actas, la del 2 de junio de 2018, incluso se señala que el listado de resultados por ficha generados por la plataforma electrónica de la Universidad Autónoma de Chihuahua, fue debidamente revisado, verificado y comparado por los integrantes del Consejo de la Judicatura del Estado, incluido el propio Sotelo Mesta, lo que se constata con su firma estampada en todas las hojas que conforman el documento.

Eso ha generado que la propia consejera “Lucha” Castro y los magistrados integrantes del CJE, Pablo Héctor González, Gabriel Armando Ruiz y Roberto Siqueiros, se pregunten si Sotelo Mesta realmente está capacitado para ejercer la función que le fue conferida por el Legislativo.

O a qué juega Sotelo y quién está detrás de él, si la misma denuncia está llena de supuestos contrasentidos, porque con su firma avala decisiones y luego se dice sorprendido.

En fin, sigue la mata de al controversia dando.


***

La destitución e inhabilitación de Rodolfo Bermejo Rodríguez, el panista importado por Javier Corral para encabezar el Ichife, en nada cambió la situación de la dependencia.

La llegada del exsecretario particular José Luévano como director del Instituto Chihuahuense de Infraestructura Física Educativa sólo ha servido para que haya algunos cambios internos en el manejo caprichoso de la oficina.

Ya no hay acoso a las empleadas ni extravagancias como las de querer flores frescas y caras todos los días en el despacho, pero en el trato al exterior el organismo que debe planear, financiar y construir obras en los planteles escolares, sigue igual de ineficiente.

Desde el 5 de febrero que llegó Luévano se esperaba un cambio por los constructores y su personal que ya habían padecido más de dos años de desatención y negligencia, algunos dicen que hasta de corrupción porque también existía la exigencia del diezmo.

Pero nada, ni hay cambios en la dinámica de operación del Ichife ni se nota voluntad de Luévano para sacar los pagos, proyectos y obras retrasadas, que en realidad son pequeñas pero muy significativas para las escuelas en todos los municipios del estado.

De Bermejo no criticaban las supuestas acusaciones de acoso sexual, ni siquiera sus excentricidades como funcionario público, sino la ineficiencia para dirigir una oficina que debe tener dinamismo en la ejecución de sus proyectos.

Luévano cae en el mismo costal que su antecesor, no por acosador que se sepa, pero sí por ineficiente. 

El cambio fue meramente cosmético.