Opinión
OPINIÓN

Se despide régimen vacuno con ‘misticismo en dunas’

‘Romeo’ Corral y ‘Julieta’ Chavira encarnaron en las dunas de Samalayuca a los dos clásicos enamorados, envueltos en su propia tragedia moderna

LA COLUMNA
de El Diario

domingo, 06 junio 2021 | 06:00

No importó que fuera día laboral ni tampoco horario en que todos los chihuahuenses estuvieran concentrados en su trabajo para llevar el sagrado pan al hogar. ‘Romeo’ Corral y ‘Julieta’ Chavira encarnaron en las dunas de Samalayuca a los dos clásicos enamorados, envueltos en su propia tragedia moderna, el horrendo final del sueldo, los helicópteros, los aviones, las croquetas de las mascotas, el golf, el tenis, los escoltas, las camionetas blindadas, los restaurantes de superlujo, todo con costo al bolsillo de los gobernados.

Toda la dolce vita termina prácticamente hoy con el derecho ciudadano al relevo de su gobernador y autoridades de otros niveles. Corral, Cinthia y toda su corte de aplaudidores y cómplices deberán dejar la ubre que los mantuvo cinco años a cambio de despotismo, corrupción e ineptitud sin comparación con régimen otro alguno.

Ineludiblemente, bendito destino, mañana inicia la entrega recepción gane quien gane este domingo la gubernatura. Arranca la nueva esperanza de la población para levantar al estado de los penosos escombros heredados por la mitomanía, la irresponsabilidad y el comportamiento vacuno.

Viene la necesidad imperiosa de reencontrar a los empresarios con su Gobierno estatal, a los municipios, a las organizaciones sociales, a las instituciones educativas de nivel superior hoy robadas sin miramiento por el gobernador, a los partidos políticos, a los notarios, a los poderes Legislativo y Judicial, a los medios de comunicación, a los organismos autónomos, todos alejados actualmente por la hiel, la sin razón y las múltiples patologías de quien se cree no gobernador, sino dueño del gobierno de Chihuahua para hacer y deshacer; mejor dicho, para deshacer.

***

No podía Corral sino cerrar con broche de oro; o lustrando con denuedo el cobre. El importapoquismo como premisa de principio a fin. Empezó su administración tomando unas inmerecidas vacaciones antes siquiera de concluir los tres meses de haber tomado protesta. Ya la brújula marcaba rumbo al desastre.

Trepó a la también recién designada presidenta del DIF, a sus mascotas y a sus escoltas en un avión y se fue a Mazatlán para ese fin del 2016. Fuera el ropaje de primero los pobres; a colocarse las vestiduras aristócratas. Adiós al temperamento regio ofrecido de la lengua para afuera durante campaña en aras de reconstruir al estado.

Allá en la costa cálida fue sorprendido también jugando golf. Desde ese momento colocó a un lado sus deberes, ordenó la torpe persecución contra su antecesor y se entregó por los cinco años siguientes a la flojera y al disfrute de todas las posesiones del estado, en particular su tesorería, los aviones y las camionetas blindadas. Fue Corral un accesorio caro y bacteriano para Chihuahua.

“Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección” Antoine de Saint-Exupery.

Con esa frase llamativa del laureado autor de El Principito subió a su Face una imagen el jefe de fotógrafos de Corral, el consentido, el de las cámaras a precio de oro, Alejandro Francisco Alanís, que en su red se hace llamar Rosel Oranssi Axel.

No le conocíamos esos arranques literarios a “Panchito”, pero hemos visto que el ocio y la buena vida en Palacio lo han inspirado a él y también a los particulares del gobernador, los otros Franciscos, “La Coyota” Lozano y “Coty” Muñoz. En cada viaje por aire o por tierra apelan a la fraseología de los grandes para adjuntarlas a sus fotos. No se atreven a sacar las de creación propia, exquisitamente originadas en carnes asadas y cantinas de buena muerte.

Ocasionalmente otros aplaudidores del mismo círculo les festejan sus covers y hasta les conceden un like. Han sido el picaporte para accesar al patrón. Para su caso es recomendable la adulación; mimetizados con el jefe.

Alanís colocó la frase descrita aparentemente embelesado en las figuras de ‘Romeo’ y ‘Julieta’ mirándose el uno al otro sobre unos médanos de arena que resultaron ser nada más y nada menos que los médanos de Samalayuca, acá por el lado de La Sotolera.

La investigación de La Columna no hubiera siquiera iniciado si los otros dos Panchos no hubiesen subido alegremente a sus redes fotos también con los médanos de la octava maravilla del mundo como telón de fondo, Samalayuca. Tanta coincidencia despertó la intriga.

“La globalización de la esperanza debe sustituir a la globalización de la exclusión y la indiferencia: Papa Francisco”, escribió “Coty” como si su patrón fuera ejemplo de inclusión. Lozano nomás puso “Corral, ¡tu barrio te respalda!”. Muerto, el ingenio. Todas las imágenes aparecen en versión digital.

Redondean las imágenes publicadas una del propio Alanís, tripulando un Buggy o Razer acompañado de un personaje que a simple vista no es fácilmente identificable, pero que, bien revisado, descubrimos es el secretario de Seguridad Pública Estatal, Emilio García Ruiz.

Mientras sus agentes mueren emboscados y acribillados por el crimen organizado en lugares remotos del estado, él dedica su tiempo al solaz y al ocio más desvergonzado.

Concepción Landa, la secretaria de Cultura, jugó competencias por los montículos con Jesús Mesta como unos adolescentes.

No es todo, encontramos que el “viaje” fue perfectamente planeado con anticipación. Fue incluido entre las actividades de Corral en lunes, en horario de trabajo. Gran parte del día y de la noche la pasó allá posando para la lente de Alanís junto a varios de sus funcionarios de primer nivel.

Le llamaron al periplo “misticismo en dunas”. Incluyó “generación de grupos para actividades, meditación” y una cena casi a las diez de la noche. A eso vinieron los rumiantes a Juárez con viáticos cargados al presupuesto público.

Igualmente que los casi cinco años hacia atrás, ahora no estaba el gobernador para días de campo o distracciones semejantes, pero le importó un cacahuate. Por la mañana hizo como que trabajó en esta frontera con un recorrido por las obras de la ruta troncal, pero al mismo tiempo literalmente ardían las salas del Hospital de la Mujer por falta de ventilación.

Ahí debieron los funcionarios estatales concentrarse para que no fallara la refrigeración del nosocomio, víctima por igual de la impresionante crisis financiera que sofoca al estado.

Sin remordimiento alguno acariciaban con sus pies dichos funcionarios la cálida arena sin reparar en las penurias del HM, pero igualmente, mientras en Ojinaga caía acribillado y era calcinado otro comandante de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI). Engrosó la lista de más de 170 policías asesinados a lo largo del corralismo. Se sumó a los más de 11 mil homicidios en general ocurridos a lo largo del mismo período.

Para el ocio criminal sí hay dinero. Ninguno de los vehículos tripulados hacia Samalayuca presentó falla alguna, pero qué tal fueron inmovilizadas cerca de 300 patrullas bajo la responsabilidad del secretario de Seguridad (el que andaba en el Buggy) y de la Fiscalía General del Estado porque no fueron pagados los arrendamientos.

“Politiquería”, le llama el gobernador a la realidad cuando los hechos son abordados por los medios de comunicación. Todo es invento de los periódicos; han inventado los puentes chuecos, las troncales sin permiso de construcción, los miles de asesinatos, la falta de ventilación y medicamentos en los hospitales, el robo de dinero a las universidades y a otro montón de instituciones.

También dirá el rumiante en jefe que es invención su día de campo, en lunes, por las dunas de Samalayuca que lo exhiben tal cual es. Debió ser guía turístico, redactor, mitinero, bufón... menos gobernador.