PUBLICIDAD

Opinión

Saldos de la marcha: Plan B de AMLO

Ante la magnitud de la movilización del domingo anterior, el presidente López Obrador ha reculado

Luis Javier Valero Flores
Analista

jueves, 17 noviembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Ante la magnitud de la movilización del domingo anterior, el presidente López Obrador ha reculado.

Incapaz de actuar como el Jefe del Estado que es, el tabasqueño se ha asumido como dirigente de su partido y movimiento, pero ha debido reconocer que no se puede violar la Constitución con modificaciones legales-electorales que contravengan lo establecido en ese articulado, por lo que ahora ha anunciado que propondrá algunas modificaciones a las leyes electorales.

PUBLICIDAD

Tal conducta obedece, sí a la marcha, pero, sobre todo, a la postura adoptada por el PRI y su cuestionado dirigente nacional, Alejandro Moreno, quien ha sido obligado a enfatizar que su partido no aprobará reformas que vayan en sentido contrario a la autonomía del órgano electoral.

Así, sin el que podría ser su principal aliado (paradojas de la política mexicana), el presidente ha sido obligado a retractarse, pero quizá lo hace por otras razones, acaso más importantes para él que los reclamos ciudadanos, esto es, las preferencias electorales en el Estado de México, las que, sorprendentemente, el periódico Reforma había ubicado favorables a Morena y sus aliados en una proporción dos a uno frente a la alianza de la oposición.

Sin embargo, en una encuesta levantada en la misma entidad a fines de octubre, y publicada el martes por El Financiero, arrojó un empate técnico entre los bloques partidistas (46% de la oposición y 43% del bloque oficialista) lo que puede constituir una primera luz de alerta para el presidente, de que las cosas en materia electoral no son lo positivas que deseara para su partido y candidatos.

Y reaccionó como sabe hacerlo, ante la movilización opositora, ha convocado a sus seguidores a marchar con el pretexto de la presentación de otro informe, a propósito del 4o aniversario de su llegada al gobierno de la república, con el ánimo de crear la sensación de que su fuerza es mayor a la de la oposición.

Podrá alcanzar ese objetivo, pero lo que ya nadie puede negar es el hecho de que el país, políticamente hablando, está partido en dos y así se encamina a la contienda presidencial del 2024, de ahí el protagonismo político-electoral del presidente, que linda en la ilegalidad pues ya está llamando a los ciudadanos a votar, “por el presidente y los diputados de la transformación”, en las elecciones del 2024.

Ejemplo de tal polarización es el estado de Chihuahua. 

En tanto la marcha en defensa del INE alcanzó en la ciudad de Chihuahua cifras milenarias de asistentes, en Juárez, bastión de la 4T, la participación fue menor, pero tanto en las movilizaciones locales, como las realizadas en el resto del país, y particularmente en la capital del país, la asistencia mayoritaria no fue la convocada por los partidos, o las organizaciones sociales de las más identificadas con las élites empresariales, o las de las más alineadas a la derecha, sino que fue la asistencia ciudadana por motu propio la que integró los contingentes mayores de las movilizaciones ciudadanas del domingo anterior.

Lo ocurrido en la capital de Chihuahua, en la que se presentó una de las manifestaciones mayores en todo el país, después de las celebradas en las ciudades más pobladas, deberá ser uno de los rasgos centrales a tomar en cuenta para las elecciones del 2024.

Sin embargo, todos los actores políticos deberán tomar en cuenta que aún faltan largos casi dos años para las elecciones, y que los acontecimientos futuros podrán cambiar los cálculos políticos de ahora, por lo que desprender de la marcha del domingo anterior los posibles desenlaces del 2024 es, todavía, aventurado, máxime si se toma en cuenta que en el reservorio mayor de votos, que es el EdoMex, las fuerzas  están muy equilibradas, lo que puede, muy bien, trasladarse al resto del país.

Por lo pronto, igual que ocurrió en las elecciones estatales, aparentemente, el resultado en Chihuahua se definirá por el margen que obtengan las dos principales fuerzas políticas en el estado, Morena en Juárez y el PAN -quizá en 2024 ya como bloque del PRI, PAN y PRD- en la capital del estado.

*Columna de Plata-APCJ: 2008, 2015, 2017 y 2022

asertodechihuahua@yahoo.com.mx; Blog: luisjaviervalero.blogspot.com; Twitter: /LJValeroF Facebook: https://www.facebook.com/ljvalero

Fuente de citas hemerográficas: Información Procesada (INPRO)

https://www.inpro.com.mx

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search