Opinión
OPINIÓN

Retira toque de queda desde Cancún

La noche del jueves dejó Javier Corral plantados a los chihuahuenses con el anuncio no del cambio de semáforo epidemiológico rojo del 22 de octubre, pero sí del decreto draconiano firmado de su puño y letra el 4 de noviembre

LA COLUMNA
de El Diario

sábado, 21 noviembre 2020 | 06:00

-Retira toque de queda desde Cancún

-Sólo alianzas acuerdan en el PAN

-Afilan dientes las calificadoras

-Algo extraño ocurre en la Particular

La noche del jueves dejó Javier Corral plantados a los chihuahuenses con el anuncio no del cambio de semáforo epidemiológico rojo del 22 de octubre, pero sí del decreto draconiano firmado de su puño y letra el 4 de noviembre que incluye el inconstitucional toque de queda.

Todo el aparato mediático del estado fue colocado durante todo el jueves en modo de espera, primero para una supuesta reunión del Consejo Estatal de Salud que “discutiría” el famoso cambio a rojo matizado del decreto draconiano y después para que su vocero, el gobernador Corral, saliera ante los medios informativos y rindiera el parte correspondiente.

Tenemos en versión digital algunas pantallas del chat de comunicación social que reflejan esa espera y las expectativas durante toda la tarde y parte de la noche.

Casi a las 22:00 horas todo mundo dio por hecho que no habría nada, ni siquiera la cortesía hacia los periodistas para no seguir esperando. A dormir sin dato nuevo alguno.

La realidad es que Corral no andaba en sintonía con el tema como no lo estuvo toda la semana. Ofreció su palabra hace 15 días para revisar en 14 días el decreto, pero transcurrió ese plazo y no tuvo ni la educación elemental para la explicación respectiva.

Da la impresión que no es el gobernador de Chihuahua, y de ninguna parte. Martes y miércoles los usó para la grilla electoral personal con varios de sus operadores y el jueves la pasó preparando un encuentro que llevó a cabo ayer con sus “homólogos” de la Alianza Federalista en Jalisco.

Y oh sorpresa, una vez terminada una comilona en Guadalajara, se trasladaría a Cancún para algún convivio durante la noche de ayer con los gobernadores del PAN en el país, más un evento político programado para este sábado con ellos mismos.

Nada que ver con la pandemia ni el clamor chihuahuense por el levantamiento de las restricciones francamente agresivas ni la situación de enfermos y personal de salud en los hospitales.

Sigue Corral en otra sintonía por completo distinta a la de su deber, lamentablemente utilizando los muy limitados recursos de los chihuahuenses en las cuentas bancarias del estado.

De ahí que muchos negocios decidieron por sí mismos levantar las restricciones no contempladas en el semáforo rojo desde el jueves y presionaron para que Corral ordenara el retiro del toque de queda publicando ayer nuevas medidas en edición extraordinaria del Periódico Oficial del Estado.

Usó la puerta de atrás para corregir... en ausencia.

No hubo explicación ninguna; vaya, ni en esta ocasión utilizada la faramalla del Consejo Estatal de Salud, menos la opinión y/o visto bueno de los 67 alcaldes del estado, responsables “de hacer cumplir” ese ordenamiento.

***

A un mes del comienzo de precampañas para la gubernatura y el arranque formal de los procesos internos de selección (23 de diciembre), lo más que logró la dirigente estatal del PAN, Rocío Reza, fue la autorización para la búsqueda de alianzas.

Es el único preacuerdo para la sesión del Consejo Estatal que se habrá de realizar hoy en el estacionamiento del Centro de Convenciones de la ciudad de Chihuahua.

Ni el método de selección de candidatos ni los controles para frenar el choque interno con Javier Corral fueron temas agendados.

A los consejeros se les expondrá la necesidad de reforzar los cálculos electorales que tiene Acción Nacional, que por sí solo mantiene cierta ventaja sobre Morena en la entidad.

Para no arriesgarle, sin embargo, lo mejor es buscar coaliciones que le aporten votos a un proyecto que en definitiva frene el avance que pueda tener el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Así que van por un bloque contra Morena. Algo así como el “Frenaa” (Frente Nacional Anti-Amlo) de los partidos políticos a nivel local.

Por ello van a autorizar los panistas a la dirigente Reza Gallegos coaligarse, tentativamente, con el Partido de la Revolución Democrática, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano y cualquiera que se deje. Eso en cuanto a alianzas formales ya sea para la gubernatura, las diputaciones federales y locales, así como para las presidencias municipales.

Las alianzas de facto que puedan darse, como un eventual bloque con priistas, por ejemplo, serán obra ya la de los candidatos panistas que sean designados. Lo que sea que frene a los abanderados del partido guinda, tanto por la gubernatura como por las diputaciones federales, que esas son la prioridad de las dirigencias nacionales.

De esta forma la reunión del Consejo Estatal del PAN sólo habrá de extender la ansiedad de los panistas, que ya quieren un arreglo entre la alcaldesa capitalina Maru Campos y el senador Gustavo Madero; cualquiera de los dos, su eventual primer “autoridad” política el año entrante.

***

La calificadora mexicana HR Ratings, que por lo común es generosa en sus análisis cuando se trata de finanzas públicas y deudas soberanas, será la primera en observar a la baja los créditos de Chihuahua y otras entidades del país. La razón será la caída en el Fondo General de Participaciones, que desde este año se ha reflejado en los ingresos estatales.

Si la agencia mexicana ya comienza a dar notas negativas a la deuda nacional y subnacional, no hay que ser genios para saber cómo van a reaccionar las calificadoras internacionales de riesgo crediticio. Hay unas que no se miden, que son implacables en sus valoraciones y actúan casi en contubernio con los bancos, que suelen los beneficiarios de las crisis.

En este año las participaciones federales habrán de caer más del tres por ciento en términos nominales. Para el siguiente la cifra puede hasta duplicarse. La tendencia al alza de más de una década ya se acabó, ni al caso cerrar los ojos a esa realidad.

Sobre esas participaciones, que se reparten mediante una fórmula añeja aplicada al fondo general, están garantizados miles de millones de pesos de la deuda del estado. Por esa deuda que aún reestructurada cuesta muchísimo más en intereses por la tasa fija que se maneja y a esa presión hay que sumarle los recortes.

El estrés crítico que representa la situación financiera actual amenaza con volverse cíclico, lo que en cualquier análisis de cualquier calificadora es un riesgo mayor.

Por eso la mexicana ha comenzado a poner leves notas negativas en la perspectiva de las deudas estatales, lo que será más evidente al cierre del año y comienzos del siguiente.

Y la de Chihuahua no habrá de salvarse, lo que agravará el desastre financiero que dejará de herencia la administración corralista.

***

Algo extraño está pasando en la Secretaría Particular del Gobierno del Estado, ahí donde se maneja prácticamente toda la agenda operativa cotidiana de todas las dependencias encabezadas en última instancia por Javier Corral Jurado.

El propio gobernador anunció hace tiempo el contagio por Covid de su secretario privado y amigo desde hace décadas, Francisco “Pancho” Muñoz, por fortuna se recuperó y se integró al despacho, pero resulta que su silla fue y sigue ocupada por Francisco “La Coyota” Lozano, un funcionario que en el apodo carga la fama de trepador.

También ha sido desplazado prácticamente por completo el secretario particular, Roberto “Betito” Fuentes y varios de quienes lo auxilian en la coordinación de las agendas de todo el gabinete y su interacción con el patrón Corral.

Por si fuera poco, ya nadie sabe en “la particular” si continúa en el cargo la jefa de Relaciones Pública, Alejandra Porras, porque ella y varios miembros de su equipo fueron alejados desde que regresaron positivos en Covid de alguna playa de la República Mexicana.