PUBLICIDAD

Opinión

Respuesta a López Obrador

Una vez más, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió a Carlos Loret y a quien esto escribe porque no le gustó que se planteara que aceptó financiar mil 500 millones de dólares para proteger la seguridad de los estadounidenses

Raymundo Riva Palacio
Periodista

viernes, 22 julio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Ciudad de México.- Una vez más, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió a Carlos Loret y a quien esto escribe porque no le gustó que se planteara que aceptó financiar mil 500 millones de dólares para proteger la seguridad de los estadounidenses. El presidente nos emplazó a presentar pruebas de nuestras “calumnias”. Como es sabido, López Obrador, que siempre se queja de que es calumniado, es el rey de la difamación. En este caso, la primera queja debe hacérsela a la Casa Blanca, pues uno de sus principales funcionarios se burló del presidente la misma tarde del encuentro, por haber cedido ante el presidente Joe Biden y pagar por una parte del muro fronterizo.

Lo que en México fue una argumentación a partir de la información y antecedentes, en Washington fue celebrado por quien conoce los intríngulis de lo sucedido. Abdullah Hassan, vocero adjunto de la Casa Blanca, escribió en su cuenta de Twitter: “En sus cuatro años, Trump no pudo terminar el muro fronterizo, menos aún que México pagara por él. El presidente Biden acaba de hacer que México acepte pagar (el énfasis es mío) 1.5 billiones para mejorar el procesamiento y la seguridad a través de la administración de soluciones fronterizas probadas”.

PUBLICIDAD

Además del repasón al presidente mexicano, Hassan dejó claro que Biden logró que López Obrador hiciera lo que él quería. Al día siguiente de la visita a la Oficina Oval, Loret escribió una columna que tituló “Chiqui-visita”, mientras que en este espacio, un día después, se publicó “Solícito y dócil en la Casa Blanca”, que son las referidas por López Obrador este miércoles.

López Obrador se refirió esta semana a los proyectos de modernización de los puentes fronterizos del lado mexicano. Estos existen, y se mencionaron en la columna, subrayando las prioridades del gobierno mexicano, en la Mesa de Otay, la ampliación del puente y puerto fronterizo entre Reynosa y Pharr, y la ampliación del puerto fronterizo San Jerónimo-Santa Teresa. La iniciativa de modernización fronteriza, sin embargo, arrancó en el contexto de la presentación del Acta de Infraestructura y Empleo firmada por Biden en noviembre, un plan a cinco años de modernización de la infraestructura fronteriza con un costo de tres mil 600 millones de dólares para hacer más segura la región y más eficiente el tránsito de personas y comercio.

El plan elaborado por Aduanas y Protección Fronteriza, se agregó en la columna, apunta a proteger a los estadounidenses y facilitar el comercio y el turismo, mediante un incremento de verificaciones biométricas de personas y vehículos para impedir el paso de drogas y neutralizar “otras amenazas a la seguridad”. La Casa Blanca lo estaba negociando desde hacía dos años con los gobiernos estatales fronterizos, con el gobierno mexicano y con sectores empresariales, y el final de las conversaciones se anunció en mayo durante un fórum en Tijuana donde participaron el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, y el subsecretario de Estado para Narcóticos Internacionales y Asuntos Judiciales, Todd Robinson.

La instrucción de Biden y López Obrador, dijo en ese momento Ebrard, era acelerar el trabajo para que, a finales del próximo año, los proyectos estuvieran funcionando en su totalidad. Sin embargo, se agregó en la columna, había un problema. La barrera con la que se había topado la Casa Blanca era el gobierno de López Obrador, que estaba en desacuerdo con una exigencia de seguridad del gobierno de Biden en la frontera mexicano.

México estaba dispuesto a recibir equipo y tecnología de Estados Unidos para esos fines, pero no la condición para ello: aceptar que las pruebas para verificar la puesta en marcha del equipo las realizara Sandia National Laboratories, un laboratorio del Departamento de Energía operado por Honeywell International, que es contratista del gobierno estadounidense. Esa empresa se especializa en seguridad nacional, contraterrorismo, vigilancia policial, sensores militares para percibir humanos y satélites.

La propuesta de la Casa Blanca, a través del Consejo Nacional de Seguridad, era que los equipos instalados en México fueran supervisados por esa empresa, que también haría las pruebas para tener las garantías de que no serían alterados sus programas. En síntesis, que no hubiera corrupción mexicana.

Esta discusión, sin ser secreta, tampoco se ha socializado. No tiene nada que ver con los 17 mil millones de pesos que inyectará México para la modernización de sus aduanas, sino con los mil 500 millones de dólares de los equipos que, como dijo Hassan, son “para mejorar el procesamiento y la seguridad a través de la administración de soluciones fronterizas probadas”.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search