PUBLICIDAD

Opinión

Republicanismo en retirada

Ni en tiempos de Patricio Martínez, Reyes Baeza o César Duarte -o de Carlos Salinas, o Zedillo- se celebraron actos con tal desprecio a las formas

Luis Javier Valero Flores
Analista

jueves, 08 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

-Misterios de la naturaleza: Los diputados de Morena no estuvieron en el informe del morenista Cruz Pérez Cuéllar, pero sí en el del panista Marco Bonilla

Parecieran exageraciones. Cada quien que las califique. 

PUBLICIDAD

Ni en tiempos de Patricio Martínez, Reyes Baeza o César Duarte -o de Carlos Salinas, o Zedillo- se celebraron actos con tal desprecio a las formas, no solo republicanas, sino democráticas alrededor de los informes que debieran rendir los titulares del Poder Ejecutivo.

Y si a nivel federal está más tolerado que el presidente -sea del PRI, PAN o Morena- decida efectuar, lo que los priistas chihuahuenses de principios de la década de los 90’s denominaron como “actos faraónicos”, para catalogar los informes del panista Francisco Barrio; en el ámbito municipal chihuahuense, luego de casi haberse “normalizado” que los informes de los alcaldes se celebraran bajo una dinámica que podría calificarse de republicana, pues se desarrollaba de tal manera que el alcalde rendía su informe y recibía la opinión de los representantes de cada una de las fracciones edilicias presentes en el cabildo, lo que le regresaba a estas figuras gubernamentales algo del origen democrático con el que nacieron, ahora vamos en franco retroceso.

Pero lo que ahora está sucediendo -sean emergidos del PAN, PRI o Morena los alcaldes- es un gravísimo retroceso democrático pues los alcaldes entregan su informe, el verdadero, el legal, ante el cabildo, y pueden, o no, escuchar los discursos de los partidos acreditados en el cabildo, para, a continuación, acudir presurosos al acto que verdaderamente les importa, el evento al que le invierten la mayor cifra del monto destinado al informe y ahí, entre los suyos -o no tanto- desplegar todas sus habilidades oratorias, por supuesto auxiliados por la tecnología moderna.

Y con una característica nada despreciable: En ese acto nadie les importunará ni les hará molestos cuestionamientos, ni les planteará los temas que una parte de la ciudadanía quisiera hacerles a la “autoridad más próxima”, como solemos llamar a los alcaldes.

¡Ah, y una cosa nada despreciable! Que los informes ante el cabildo, prácticamente se hacen en la clandestinidad pues en ellos no se emplean, casi, recursos públicos para difundirlos, como sí se hace en los eventos efectuados a propósito del rendimiento formal, legal, de los informes de gobierno.

Porque lo realmente democrático es rendir cuentas ante los elegidos por la sociedad, esto es, los regidores, y no los amigos y cercanos del alcalde (y/o su grupo político) que, por supuesto, no les enturbiarán, ni el ánimo, ni los informes que rindan. 

De este modo, poco a poco se normaliza la “ninguneada” a los actos republicanos del rendimiento de los informes pues a los actos de Chihuahua y Juárez, la clase política local se desgajó, pero no así al verdadero informe, el celebrado ante el cabildo, en el que, por ley, un representante de cada fracción edilicia debe emitir una postura-balance de la gestión anual del presidente municipal.

Peor aún, para completar el escenario, la titular del Poder Ejecutivo contempló asistir únicamente el evento “político” para estar presente y no el del verdadero rendimiento de cuentas ante los respectivos cabildos de las dos principales urbes chihuahuenses, una en manos de un panista y la otra en manos de un morenista.

¿Será que, de a poco, la clase política -y lo peor, la sociedad- está conformando una nueva-vieja manera de comportarse frente a sus representados, y la sociedad aceptándola? 

¿Y que al asentar que es la clase política, lo mismo sirve para agrupar a los partidos del viejo régimen, que a los llegados al poder bajo el sambenito de que “no son iguales”?

Para comparar, sirva el ejemplo de la democracia británica en la que, cada semana, el primer ministro debe presentarse a la sesión de la Cámara de los Comunes debe responder los no tan “blanditos” cuestionamientos de sus pares, los integrantes del Parlamento, quienes son los responsables de su nombramiento, así como el del resto del gabinete.

CARAS “PINTADAS” EN MORENA-CHIHUAHUA ¿O QUÉ?.- Sí, porque, hasta el momento no hay explicación, de ninguna de las partes, que nos diga a los chihuahuenses -y, por supuesto, a los miembros de Morena- la razón del por qué los diputados locales de este partido no estuvieron en el evento del alcalde morenista de Juárez, Cruz Pérez Cuéllar, pero sí en el del panista capitalino, Marco Bonilla.

¿Qué?

asertodechihuahua@yahoo.com.mx; Blog: luisjaviervalero.blogspot.com; Twitter: /LJValeroF

Fuente de citas hemerográficas recientes: Información Procesada (INPRO)

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search