OPINIÓN

Relinchidos y en la Garufa tronaron alumbrado

Las presiones políticas sobre los proyectos de alumbrado público de Maru Campos y Armando Cabada terminaron por reventar la votación que estaba prevista para ayer en el Congreso del Estado

LA COLUMNA
de El Diario
jueves, 11 julio 2019 | 06:00

• Relinchidos y en la Garufa tronaron alumbrado


• Acató línea de voto en silla de ruedas


• Morenistas en formación para candidaturas


• Hasta mofa por falta de Profeco en Juárez


Las presiones políticas sobre los proyectos de alumbrado público de Maru Campos y Armando Cabada terminaron por reventar la votación que estaba prevista para ayer en el Congreso del Estado.

La expectativa es que no habrá otro intento de un período extraordinario para sacarlos porque se impusieron las fuerzas en contra de los dictámenes de Chihuahua y Juárez.

No fueron reunidos los votos necesarios en buena medida por la tenaz oposición de Morena, la doble jugada de Encuentro Social y las voluntades que se controlan a relinchidos desde Parral. Ésa es la realidad.

Se daban por descontados a favor 11 sufragios de la bancada del PAN que coordina Fernando Álvarez Monje, más dos de los priistas disidentes, Betty Chávez y Chuy Velázquez; dos del PT, de Rubén Aguilar y Amelia Deyanira Ozaeta; uno de dos de Movimiento Ciudadano, un par del PES y los de Alejandro Gloria del Verde y René Frías de Nueva Alianza. 

Veinte a favor, insuficientes para mayoría calificada, aun dando por válido que dos de Morena casualmente no llegarían a la sesión, las juarenses Ana Estrada y Leticia Ochoa, quienes finalmente sí acudieron. 

Este punto vale la pena destacar, pues algún operador de dichas ausencias morenas falló de plano o sólo “faroleó” con eso.

Cantados en contra estuvieron ocho de Morena, dos de cuatro del PES, uno de los cuales responde a Alfredo “El Caballo” junto con Lorenzo Arturo Parga de Movimiento Ciudadano, así como los priistas Omar Bazán y Rosa Isela Gaytán.

Trece en contra.

Si a eso se suman en la eventual votación por cédula tres o cuatro panistas –los chihuahuitas Miguel La Torre, Jorge Soto, Georgina Bujanda y la juarense Marisela Terrazas– no del todo convencidos, los dictámenes no tenían futuro favorable en la sesión.

No había por dónde hacerle mayoría a los proyectos de la capital y la frontera, por más que algunos defensores del acuerdo tenían cuentas a favor. 

Por eso, cautos, Jesús Valenciano, Alejandro Gloria y Rocío Sarmiento de la Comisión de Programación, Presupuesto y Hacienda, pidieron bajar los dictámenes. Ya lo habían hecho tres veces en comisión, qué más daba una más.

Hasta septiembre fue pateado el bote, si bien va, todo ligado al plebiscito. 


***

El tema de los migrantes fue el “menos importante” que abordó la bancada de Morena en la cena de la Garufa Juárez el lunes a la que hicimos ayer aquí referencia. Fue tratado como prioritario en realidad otro asunto políticamente muy mundano.

Fueron abordados los proyectos de alumbrado público de Juárez y Chihuahua. Los legisladores de la Cuarta Transformación recibieron instrucciones de votar en contra por parte del subsecretario de Trabajo de la Presidencia de la República, Horacio Duarte. Participó como testigo de honor el superdelegado del Gobierno federal, Juan Carlos Loera de la Rosa.

Ya conocemos la historia. Los proyectos fueron retirados antes que fueran votados por algunas de las razones descritas en el bloque anterior pero ahora sabemos que los diputados por Morena están recibiendo consigna nacional sobre el tema.

Duarte estuvo en Juárez con otro pretexto muy distinto, por supuesto; sostuvo reuniones con representantes de las cámaras empresariales y de la industria maquiladora. Ahí habló sobre las opciones de empleo para los migrantes indocumentados.

Ahora entendemos por qué no hubo acuerdos específicos en ese sentido, menos decisiones tomadas. Fue una tomadura de pelo más para los empresarios. Duarte traía el chicote para alinear a los diputados contra el alumbrado, los hizo venir a Juárez encabezados por su coordinador, Miguel Colunga; le bajó la línea y se retiró.

¿Por qué el interés nacional de Morena en esos proyectos? No creemos que se trate de un interés institucional de Morena pero sí de personajes con enorme poder de decisión ahí como Duarte y aliados suyos que van sobre la gubernatura, alcaldías y diputaciones en el 2021. Ahí entran las manos de suspirantes como González Mocken Javier, Gabriel Flores, y por supuesto, Cruz Pérez Cuéllar.


***

Por cierto, a la que hicieron pasar el coraje de su vida fue a la diputada juarense Leticia Ochoa, pues operada y en silla de ruedas debió viajar de la frontera a Chihuahua para estar en la votación.

La requirió Morena, como a todos los demás, para ir en bloque contra los proyectos de alumbrado. Como pudo dejó el reposo recetado por un médico, pues para colmo se corrió la versión de que faltaría a propósito para que se formara una cómoda mayoría. 

Ya que estaba en la sesión, fue de las que más se inconformó con la decisión de bajar los dictámenes. Pedía que se animaran a subirlos a ver de qué cuero salían más correas.


***

El partido en el poder (Morena) emprendió desde que se erigía como la principal opción para destronar a la “derecha neoliberal” una campaña de formación de cuadros desde el Comité Ejecutivo Nacional.

Para esa tarea de adoctrinamiento fueron activados personajes como el controvertido director del Fondo de Cultura Económica, Paco Ignacio Taibo II; la escritora Elena Poniatowska, autora de la biblia sobre el movimiento del 68, que debiera estar en la biblioteca de todos los actuales protagonistas de la 4T, y el caricaturista Rafael Barajas, “El Fisgón”. 

El ejercicio de capacitación se replica en los estados. Por ello la Secretaría de Formación Política de Morena tuvo su curso hace unos días, con el fin de que la militancia y los próximos funcionarios o representantes conozcan la ideología que dio inicio al Movimiento de Regeneración Nacional. 

Hay un grupo bien estructurado de los llamados miembros fundadores, encabezados por el joven abogado Hugo González, quienes trabajan para que Morena no sea algo pasajero.

Y este adoctrinamiento es clave no sólo como proyecto de largo plazo, sino para definición de candidaturas que ya están a la vuelta de la esquina.


***

La Cuarta Transformación da bandazos lo mismo en temas de diplomacia internacional que en asuntos domésticos de organización del Gobierno de México. No atinan a poner en orden el gigantesco aparato burocrático de sus dependencias e instituciones.

La tarde del lunes, por instrucciones superiores, empleados de la Subdelegación de Profeco en Ciudad Juárez se dieron a la tarea de colocar carteles anunciando el cierre de la misma, con todo lo que eso implica, un enorme costo para consumidores y comercios que deberían trasladarse hasta la capital Chihuahua para sus respectivos trámites. 

En redes sociales se puede constatar el desconcierto que priva entre los mismos empleados de Profeco en Juárez, quienes en tono sarcástico anuncian que siempre no, que siempre sí continúan atendiendo en Juárez, ¡ah!, pero eso sí, hasta nuevo aviso. 

Yerro tras yerro en un Gobierno federal cuyos funcionarios aún no encuentran la cuadratura al círculo para que las cosas funcionen al menos como estaban antes de que llegaran, que ya es mucho decir.