Opinión

Regulación del uso de la mariguana, primer paso

Los grandes desafíos en la vida pública en nuestro país han llegado, sobre todo a nuestra ciudad fronteriza

Francisco Bribiescas
Politólogo

sábado, 21 noviembre 2020 | 06:00

Los grandes desafíos en la vida pública en nuestro país han llegado, sobre todo a nuestra ciudad fronteriza, me refiero a las regulaciones legislativas para despenalizar lo que en nuestra cultura fue prohibido, pero en la vida diaria, aunque ilegal se continúa utilizando. Me explico, en países desarrollados como EU, los europeos pero los más avanzados en materia de regulaciones a la ley con enfoque directamente para el bienestar social como Austria o Alemania, lograron una calidad de vida plena, escuchando a los ciudadanos formando constitución y reformar la ley, despenalizando un producto esencial para reactivar el sueño y calmar dolor, por supuesto de forma medicinal, pero sin negar que libraron licencias para operar jardines de cannabis bien reguladas por el propio aparato de gobierno, para incluir su venta directa a la gente. Hace algunos días en nuestro Senado de la República se votó por la despenalización del uso del cannabis esto en lo general, y se aprobó con 82 votos a favor y 18 en contra, denominada la Ley Federal para la Regulación del Cannabis, en estas votaciones participaron las Comisiones Unidas de Justicia; de Salud y Estudios Legislativos, además de también aprobar los artículos 9 de dicha Ley. 

Entonces ¿qué sucedió en nuestro país? Se podrá cultivar, producir, vender y consumir, pero, tal como lo mencionamos, en otros países, la organización resalta a consecuencia de la ley y el orden, por ejemplo, en la Ciudad de México, inmediatamente aprobada la ley, los ciudadanos se organizaron para crear el primer jardín cannábico para los ciudadanos interesados en probarlo adentro del establecimiento con horario restringido. Esto es algo positivo porque estamos al tanto de las creaciones de ley y sus reformas, por otro lado, no todos los ciudadanos están de acuerdo, es válido, en la democracia cabemos todos. También otro punto positivo es que debemos actualizarnos y aceptar que una droga como esta sirve para calmar el dolor, a personas que padecen de epilepsia, entre otras enfermedades, que inclusive hay quienes lo consiguen de forma ilegal para poder tener acceso a ellas, es cuestión de entender la problemática actual y dejar de ser gris en la materia, sobre todo porque habrá normatividad y porque ha salido del Poder Legislativo. Inclusive con anterioridad explicamos el tecnicismo que marca la gran diferencia sobre el problema del agua de nuestro país con el estadounidense, lo explicaremos una vez más, los americanos fortalecen sus leyes por medio de la ciencia, es decir, el Poder Legislativo estadounidense no solo toma decisiones por los ciudadanos y legisla, inyecta tecnología y ciencia para que la ley sea estrictamente segura, ven a posteriori los problemas venideros para que no impacten tan fuerte como sucede en nuestro país, es la razón por la que debemos cumplir con los tratados y pagar el agua que debemos, aunque parte de los mexicanos no esté de acuerdo. Sucede lo mismo con el cannabis, fue aprobada en materia de salud pública, aunque falta reformarle e inyectarle biopolítica, ha sido un buen inicio. Sin embargo, en materia de derechos humanos, aún tendremos problemas, ya que es un delito poseer más de 28 gramos de cannabis, existen casos en los que es la propia autoridad la que incrimina con el aumento de posesión al detenido y con esto se presenta a los malos actos de mordidas, corrupción, sanción injusta, es la forma en la que se han violado los derechos humanos y por tanto los políticos deberán contemplar la seguridad pública. 

Actualmente nuestros representantes en el Senado se encuentran discutiendo el dictamen, en lo particular considero que hicimos historia. Solo es cuestión de hacernos dicha pregunta, ya que nos corresponde a todos ¿estamos listos para esto en México? Yo creo que sí, no será fácil, pero es necesario, ayudará en muchos sentidos, pero sobre todo en el cambio de pensamiento social, los expertos internacionales han hecho mención que estas leyes en países subdesarrollados como el nuestro no van a detonar ninguna crisis, ya que hay gente que la usa como medicina y ahora se podrá usar como negocio y normativa. Este es el primer paso, el segundo será presionar a nuestros representantes a que innoven aún más. Es cuestión de que el aparato gubernamental y la sociedad, en conjunto, decidamos cómo se van a controlar y principalmente a diseñar políticas públicas efectivas en materia de prevención social y seguridad pública para que esto funcione correctamente y no se convierta en un problema que impacta primero a la sociedad.