Reformando el cambio climático

Uno de las principales amenazas que enfrenta la humanidad es el cambio climático

Armando Sepúlveda Sáenz
Analista
viernes, 08 febrero 2019 | 06:00

Uno de las principales amenazas que enfrenta la humanidad es el cambio climático (CC), el cual se relaciona con el calentamiento del planeta por la elevada concentración atmosférica de dióxido y óxido de carbono (CO2 y CO), metano (CH4) y óxido nitroso (NO) entre los principales gases de efecto invernadero  (GEI) debido al uso de combustibles fósiles para las actividades humanas, los cambios en el uso de suelo y la deforestación. El calentamiento derivado de las actividades humanas ha modificado el clima, las variaciones en la precipitación, los cambios en los patrones de viento y la mayor ocurrencia e intensidad de fenómenos hidrometeorológicos extremos si la concentración de los gases de efecto invernadero en la atmósfera no se lograra detener, se estima que la temperatura media global podría aumentar en un rango de 1.1 a 6.4° Celsius para el 2050 causando severos impactos en los sistemas humanos y naturales que no sólo serán irreversibles, sino también catastróficos. Se proyecta que, aunque la concentración de los GEI se estabilice, la temperatura global seguirá aumentando; por consiguiente, algunos de los efectos del CC serán inevitables a pesar de los esfuerzos globales de mitigación.

Los efectos del CC impactarán sectores, grupos y ecosistemas en diferentes escalas temporales y espaciales; en consecuencia, las estrategias de adaptación implementadas deben orientarse a reducir la vulnerabilidad de los sistemas socioambientales ante las amenazas climáticas actuales y futuras. Al mismo tiempo, las estrategias, que forman parte de la política de adaptación tienen que ser flexibles e incluir medidas tales como las orientadas a la construcción y mejora de infraestructura, las que promuevan el desarrollo de tecnologías limpias, las dirigidas para cambiar las conductas sociales y aquellas enfocadas para el desarrollo y mejora de instrumentos económicos.

El CC es un fenómeno global y por ello ha sido en el contexto de las Naciones Unidas en donde se lideró el esfuerzo para mitigar el progresivo deterioro del ambiente. El esfuerzo para contenerlo  descansa en la participación de los países que suscribieron el tratado y otros que se han incorporado sucesivamente a través del Protocolo de Kyoto y el Acuerdo de París, en sus conferencias la COP21 y COP22. En septiembre del año en curso tendrá verificativo la Cumbre por el Cambio Climático 2019; que deberá dar lugar a nuevos compromisos acordes con la situación corriente.

Para instrumentar las medidas acordadas los Estados promueven cambios en su legislación para impulsar políticas públicas y dar eficacia a las acciones lideradas por los gobiernos. En México se cuenta con las reformas a la Constitución federal en materia de derechos al medio ambiente  y al agua potable. Reformas que sustentaron la promulgación de la Ley General de Cambio Climático y el Reglamento de la Ley, en materia en materia del registro nacional de emisiones. Al ser legislación concurrente los congresos estatales se abocaron a la creación de la ley homóloga. En nuestro estado la Ley de Cambio Climático del Estado de Chihuahua se publicó en junio de 2013. El Artículo 1 de la Ley General consigna como su objeto: “Es reglamentaria de las disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de protección al ambiente, desarrollo sustentable, preservación y restauración del equilibrio ecológico”.

 ¿Cuáles son las fuentes principales de emisión de estos contaminantes? Las industrias eléctrica y petrolera. Las plantas de generación eléctrica de inversores privados funcionan con gas natural. La empresa productiva del estado, CFE, ha evolucionado en el mismo sentido para reducir sus emisiones contaminantes. Sin embargo, AMLO quiere que se retroceda a quemar carbón mineral, más contaminante y cuya tecnología es menos eficiente; por el lado de la extracción petrolera que las rondas de contrato de producción necesariamente tendrán resultados como estaba previsto en tres o cuatro años más. En ese mismo lapso la sustitución de los combustibles fósiles estará en aceleración. La rentabilidad de la exportación de petróleo. Es mucho mayor que la producción de gasolinas y diésel. Entonces ¿cuál es el caso de promover la contaminación y la producción de derivados energéticos del petróleo, como la refinería de Dos Bocas?

¿Por qué no acelerar la aplicación de la generación de energía eléctrica con tecnologías alternativas y no contaminantes? La ruta que propone la 4T trascurriría a contrapelo de los tratados internacionales, los compromisos pactados en materia de cambio climático y al derechos humano a un “medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar”, establecido en la Constitución. O para no faltar a su compromiso “nada por encima de la Ley, nadie al margen de la Ley” ¿adecuará de fondo el marco normativo?