PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

Quisieron los verdes encabezar el espectáculo

Aras es todavía un suculento corte de carne bien marmoleada y de suficiente peso que alcanza para muchos

LA COLUMNA
de El Diario

domingo, 01 mayo 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

Es muy posible que quede como uno de los grandes misterios políticos el origen de la audaz decisión tomada por Brenda Ríos para llevar sus pasos a donde fuera necesario, Europa, Sudamérica, Jalisco... Estados Unidos; al fin del mundo si lo requiriera, con tal de hallar al CEO de Aras, Armando Gutiérrez, y plantear lo que supone un excelente negocito, de esos que los operadores en la materia llaman ganar-ganar.

Presumimos que logró el propósito si no directamente planteado al dueño de las pesadillas de miles de defraudados por la financiera made in Chihuahua, sí a un contacto con el suficiente poder de decisión para la firma de contratos.

PUBLICIDAD

Insistimos en que Brenda planteó algún proyecto bastante atractivo porque, a donde fuera que haya ido, a El Paso como otro ejemplo, regresó a Chihuahua con acuerdo que implica al menos un par de decenas de millones de pesos para sumarlos a su modesta fortuna engordada con una diputación, una delegación federal en el estado y una campaña por la gubernatura.

Aras es todavía un suculento corte de carne bien marmoleada y de suficiente peso que alcanza para muchos. Parecería que no es así porque su CEO tiene un montón de propiedades embargadas y cuentas bancarias congeladas, pero también da la impresión de que sigue conservando un sano porcentaje de bateo financiero y que conservará, y con peligro recupere, buena parte de la fortuna arrebatada con extraordinario ingenio a los crédulos y también a los codiciosos. Hay atractivo flujo, entonces, para los zopilotes.

No olvidemos que son más de cuatro mil denuncias penales y civiles presentadas ante la Fiscalía General del Estado por chihuahuenses de varios municipios, incluido Ciudad Juárez que “invirtieron” grandes cantidades de efectivo en Aras, a razón de 10 por ciento de intereses mensuales (háganos el favor, estimado lector, tragarse tamaño embuste); dejaron también ahí vehículos, un montón de casas y residencias. Les aceptaban de todo lo que tuviera valor respetable.

Fue mucha gente modesta la timada, modesta, pero con algo de “sobrante” para “invertir” y fortalecer su dinero hacia la jubilación o pensión; y fueron muchos, los más, personas pudientes y/o extrapudientes que dejaron ahí de uno y hasta 20 millones de pesos.

Hubo formidables asesores para enganchar: funcionarios judiciales, funcionarios de la Fiscalía, diputados locales y federales, funcionarios estatales y municipales... grandes capitanes de empresas. Es posible que ni el CEO Gutiérrez haya dimensionado el éxito rotundo de su proyecto basado en el sistema Ponzi, muy masticado en otros países, en distintos años, pero desconocido para las “nuevas generaciones” en este pedazo de suelo norteño mexicano.

El negociazo prácticamente arrancó junto con la pandemia, fue consolidado entre 2019, 2020 y principios del 2021. Hasta en eso tuvo mala suerte Javier Corral, mientras él jugaba golf, flojeaba y dejaba el estado a la deriva, muchos de sus funcionarios de todas las dependencias eran convertidos en asesores de Aras y dedicaron prácticamente todo su tiempo a engordar a la financiera y a ganarse gordas comisiones.

Para finales del 2021 reventó el escándalo ya con nuevos jefes en Palacio de Gobierno y nuevos administradores en la Fiscalía General que tienen los cajones atestados de “expedientes” contra la SAPI (Sociedad Anónima Promotora de Inversión). Son los que han venido a cargar el muerto con éxito todavía muy relativo.

Hay, decíamos, muchas propiedades embargadas, pero solo dos directivos recién capturados y ni un solo peso devuelto a las víctimas, al menos no por la vía legal de la reparación del daño. Oficialmente, están reconocidas las poquito más de cuatro mil víctimas que presentaron sus respectivas denuncias, pero son calculadas dos veces más y arriba de 12 mil millones de pesos los “robados”.

Al detonar el escándalo, en la propia Fiscalía hubo quienes albergaron esperanzas que todo quedara arreglado con alargadas promesas de Aras sobre la devolución del dinero.

Así ganó la empresa tiempo valioso para esconder su fabulosa caja fuerte en intrincadas operaciones con segundos, terceros y hasta cuartos. Hoy es imposible que un afectado recupere una residencia porque legalmente nunca llegó a Aras, si no pasó de mano en mano.

Los jefes de Aras han maniobrado magistralmente con la Fiscalía y con el Poder Judicial del Estado, pero sintieron perder ese control al conocer las primeras órdenes de aprehensión contra tres de sus directivos u operadores directos, una mujer y dos hombres (ella libre bajo fianza). Ayer continuaron las audiencias judiciales contra uno de ellos.

Muchos de los involucrados iniciaron la fuga, y por primera vez el CEO Armando también sintió temor por ser detenido con todo y bodega de información respecto a la interminable lista de asesores e “inversores” del círculo político gobernante y empresarial a su lado. Ahí debe haber muchísimos casos guardados cuya conveniencia “general” es que sigan guardados.

***

De alguna forma se enteró o fue enterada Brenda Ríos sobre la angustia de Gutiérrez al caer las primeras órdenes de aprehensión. Lo ubicó, platicó con él o con alguno de sus operadores y armaron el trato.

Ella buscaba cuajar un convenio por cerca de 20 millones de pesos, encabezar a los equipos defensores de la empresa y algo raro, muy raro, que nos da para mil interpretaciones justamente sobre el tema planteado al inicio del texto: ¿qué, o quién, o quiénes, impulsaron a Brenda para poner en marcha ese plan?

Podríamos aventurar una respuesta relacionada con un interés político aparte del lucrativo, pues la exigencia rara es que los abogados verdes tomarían por completo la dirección de la parte mediática; es decir, que toda comunicación, entrevista y/o relación con los medios informativos, quedara bajo su control.

Sobra decir que el equipo verde vendió también la idea de controles en la Fiscalía General del Estado y en el Poder Judicial. Por eso plantearon una oferta cara y con tantas condiciones. Aparte del dinero, ganarían bastantes reflectores conforme fuera devuelto el dinero y retiradas las demandas.

El CEO y su equipo quedaron en tres y dos. Era obvio que no podían negarse a la contratación porque el verde ciertamente es más un grupo político que jurídico, pero tampoco le iban a enseñar a los monjes el credo.

No aceptó Aras el cuantioso monto pretendido, tampoco la “exótica” intención de conducir la parte mediática ni que los abogados de Ríos y compañía encabecen la defensa jurídica.

Desde el inicio de la batalla acompaña al CEO un sólido grupo de abogados, reforzado después con el carácter y amplísimo conocimiento, ahí sí, de la jefa Jasso, Erika Jasso, del terreno jurisdiccional y las entrañas hasta lo más recóndito tanto de la Fiscalía como del Poder Judicial.

Con los ojos cerrados conoce Jasso cada pasillo, a cada policía y a cada funcionario de ambas instituciones. Fue titular de Asuntos Internos de la Fiscalía hasta que la torpeza de Corral se deshizo de ella por chismes y grillas de los ahora millonetas Óscar Aparicio y César Augusto Peniche.

No iba pues Gutiérrez a aceptar que los novatos verdes quisieran verle la cara, menos a él, doctorado justo en el engaño, pero sí les dio cabida para llevar algunos “expedientes”.

Han sido ubicados trabajando para Aras los profesionistas del derecho, Jaime Pascual Acosta Romo y Yaritza Molina Ceballos, quienes forman parte del equipo de Brenda Ríos desde su activismo partidario, colocado en pausa en marzo de este año cuando renunció al Partido Verde, tras ser su candidata a gobernadora en las elecciones del año pasado.

Pronto podríamos conocer el alcance real de esa intervención en Aras y las implicaciones específicas entre los miles de defraudados más allá de que no hayan logrado el monto pretendido para el contrato ni el control pleno de la defensa.

Posiblemente, sean reducidos a meros espectadores bajo condiciones de una modesta iguala. Ya veremos.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search