Opinión
OPINIÓN

Quieren crédito para pagar batidero

El lunes quedó confeso el Gobierno del Estado sobre la imprevisión, el descuido y la posible corrupción que lo está empujando obligadamente a conseguir un crédito bancario de largo plazo por mil 633 millones de pesos

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 30 diciembre 2020 | 06:00

-Quieren crédito para pagar batidero

-Un préstamo que saldría en ojo de la cara 

-Voto de ‘Pichú’ costará 56 millones 

-Será vespertina la sesión del Congreso

El lunes quedó confeso el Gobierno del Estado sobre la imprevisión, el descuido y la posible corrupción que lo está empujando obligadamente a conseguir un crédito bancario de largo plazo por mil 633 millones de pesos.

A través de un comunicado de prensa girado por el secretario de Hacienda, Arturo Fuentes Vélez, dice que de los mil 633 millones, mil 200 serán destinados a “obras que ya están agendadas o iniciadas en el Plan Estatal de Inversión”; y solamente el resto, 433 millones serán para obras nuevas en los municipios.

Queda claro aquí que una gran cantidad de obras de las arrancadas este año no fueron contempladas en el presupuesto que aprobó el Congreso del Estado en diciembre del 2019 para el ejercicio 2020.

Fueron sacadas de la manga y a matacaballo porque se trata el presente año del último efectivo para la administración corralista. 

Los primeros cinco meses del 2021 son de precampaña y campaña electoral, en junio habrá gobernador o gobernadora electa, y los tres meses siguientes serán de entrega-recepción. Se va la primera semana de septiembre.

Ese es todo el apuro producto de la negligencia y más. Por razones de lucro mayúsculo que luego veremos con más claridad, en Juárez quedó ubicada la mayoría de las obras “agendadas o iniciadas”.

Les urge tener dinero extra para concluir la cuestionada ruta troncal que mantiene patas para arriba al tráfico vial en las principales arterias de la ciudad. Ahí, y a otras obras no programadas ni mucho menos consultadas con los juarenses, irá a parar el grueso de ese crédito.

El tono afligido de Fuentes Vélez a lo largo del comunicado trata de ser chantaje dirigido al Congreso del Estado en cuyos 33 diputados sigue la decisión de aprobar o no la búsqueda del préstamo en los bancos.

No debe perderse de vista que Corral subiría la deuda del estado con ese nuevo crédito a más de 60 mil millones de pesos, que ha manejado reestructuraciones bancarias con resultados de fracaso total y que, aparte de todo ello, ha pedido más de 15 mil millones de préstamos de corto plazo con intereses de usura y cuyo destino ningún chihuahuense fuera de gobierno conoce.

No es digno de confianza el gobernador para seguir poniendo más dinero público en sus manos.

***

Lo peor para Chihuahua no sería que el Congreso del Estado aprobara el crédito multimencionado aun cuando una eventual votación mayoritariamente a favor sin duda solo pueda lograrse a través de la vergonzosa compra de diputados.

Lo verdaderamente memorable en término de historia negra para Corral y para las finanzas del estado, serían las condiciones en que los bancos presten el dinero; uno, dos o los bancos que sean.

Hace unas semanas no pudo ya conseguir el estado créditos bancarios de corto plazo por 800 millones de pesos, así que recurrió a una financiera Sofom que le prestó 700 millones con tasas de auténtica usura, arriba del 15 por ciento.

Fue tal el escándalo que Corral reculó de semejante decisión antes de empezar a tomar el dinero. Ningún banco, salvo Bansi, quisieron participar precisamente porque el estado ya no tiene para pagar ni tampoco tiene aval. Bansi le entró a la operación con 100 millones.

En el caso hipotético que el Congreso autorice el crédito, sin duda vendrán condiciones leoninas con intereses también muy caros, intermediaciones y comisiones  de pesadilla... Y la indudable oposición de la Secretaría de Hacienda federal porque la deuda de Chihuahua está en la orilla del rojo intenso.

El atolladero en el que se ha metido el nuevo amanecer no tiene precedentes y tampoco la situación en la que serán dejadas las finanzas, peor todavía con este nuevo crédito en marcha.

***

De nueva cuenta será el diputado Gustavo “Pichú” de la Rosa el que haga menos a la bancada de Morena en la votación de la nueva deuda que solicita Javier Corral.

Aunque se da por hecho que el crédito por más de mil 600 millones de pesos será subido para su aprobación o rechazo hasta enero, el legislador juarense ya comenzó su ruta para alegar congruencia y votar a favor de lo que le pide Corral.

La semana pasada, el mero día 24, De la Rosa Hickerson presentó una iniciativa poco menos que irrelevante. Fue el clásico exhorto para pedir la rehabilitación de espacios culturales de Juárez, dirigido a la Comisión de Programación, Presupuesto y Hacienda Pública.

El argumento que esgrimió el legislador fue que de 2019 a 2020 hubo cierto incremento en los recursos destinados a este rubro, el de la socialización cultural, pero para el año próximo se prevé una disminución debido a los recortes federales y la incapacidad financiera del estado.

Fuera del choro de la iniciativa, en Morena de inmediato detectaron que la propuesta del “Pichú” en realidad es la justificación por la venta de su voto a favor de contratar mayor deuda, como lo propone el gobernador, de quien el juarense se ha descarado como operador dentro del Congreso.

Seguro no es casualidad que en el documento donde se detalla el destino del crédito, en caso de ser aprobado, se contemplan teóricamente 56 millones de pesos para acondicionar espacios culturales, varios de ellos en Ciudad Juárez. Así disimuladamente parece ser el precio que se puso el diputado.

Resulta difícil no ligar la iniciativa de “Pichú” con el crédito sobre todo porque apunta a seguir un patrón que estrenó entre mayo y junio de este año, cuando se discutía la reforma electoral planteada por Corral, la cual fue rechazada de forma contundente.

En ese entonces, De la Rosa presentó una propuesta para la elección directa de regidores, que prácticamente ya estaba aprobada, y con eso justificó su voto a favor del proyecto corralista. Ahora parece que será igual, la misma máscara en un tema distinto al electoral.

Si vota Pichú por el crédito corralista concluiremos que el sobrino precandidato a la gubernatura, Juan Carlos Loera, no se ha destetado genuinamente de Corral Jurado. Descuidarán los pesos por miserables centavos.

***

Como avanza a marchas forzadas el dictamen del paquete económico 2021 y para no sesionar el último día del año, será hoy por la tarde cuando se reúnan los diputados locales a fin de sacar la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos del Gobierno del Estado.

La Comisión de Programación, Presupuesto y Hacienda Pública prácticamente se instaló en sesión permanente desde ayer. Sus integrantes encabezados por el panista Jesús Valenciano pidieron tiempo a la Mesa Directiva, casi todo el día de hoy, para discutir los últimos ajustes y subir al pleno el resultado de su análisis.

En realidad es muy poco lo que pueden moverle los legisladores a un gasto por demás comprometido que les envió el Ejecutivo. Los ajustes no alcanzarán ni el cinco por ciento del presupuesto estatal y en materia de ingresos todo apunta a que pasará la propuesta sin moverle una sola coma.

Por eso han perdido los legisladores el tiempo en nimiedades y obviedades, además de que tanto la mayoría albiazul que coordina Fernando Álvarez Monje y el Palacio de Gobierno dieron largas a la discusión para ganar tiempo de cabildeo en torno al nuevo crédito, que no pasará al menos en lo que queda del año.

Así, todo apunta a que durante la mañana y hasta el mediodía habrán los suficientes acuerdos para sesionar a las cinco de la tarde, llevarse el tiempo que sea hasta que haya gasto aprobado y cerrar el período ordinario de sesiones para irse tranquilos a festejar el fin de año.