Opinión

Qué feas personas son, de veras

Durante la visita a Chihuahua de la exsenadora lopezobradorista Dolores Padierna, se confirmó que la mentira y la simulación es la divisa de cambio de ese mentado movimiento

Manuel Narváez
Analista

lunes, 10 enero 2022 | 06:00

Durante la visita a Chihuahua de la exsenadora lopezobradorista Dolores Padierna, se confirmó que la mentira y la simulación es la divisa de cambio de ese mentado movimiento.

En un supuesto audio, la cónyuge del “señor de las ligas”, René Bejarano –célebre colaborador íntimo de Andrés Manuel, que fue videograbado recibiendo fajos de billetes de Carlos Ahumada, capturado en Argentina por defraudación fiscal en México–, señala que el delgado federal de la 4T, Juan Carlos Loera, usa dinero público para organizar comités electorales en su beneficio.

Lo que Dolores Padierna reconoce consolida la percepción ciudadana de que el Gobierno de López Obrador es la viva imagen de la hipocresía izquierdista y fundamentalista que campea en países como Cuba, Nicaragua, Venezuela, Rusia, China, Siria, Irán y Corea del Norte.

Ya saben: presidentes, familiares, amigos y la cúpula partidista, millonetas, convertidos en empresarios exitosos al amparo del poder; pero eso sí, con el pueblo feliz que recibe migajas, aunque la economía, la inseguridad, la salud, las libertades y la corrupción empeoren. 

No me extraña que el excandidato a gobernador por Morena, Loera de la Rosa, siga repartiendo sobrecitos de dinero público a nombre de su protector presidencial y de la 4T, a la par que mantiene una estructura electorera para disputarle la candidatura al alcalde Cruz Pérez Cuéllar en 2024. Canibalismo al más puro estilo de los “progresistas”.

Como dice el presidente López, no somos iguales. 

A guisa de ejemplo, en los inicios de este siglo este humilde escribidor constituyó con otros ocho colegas de entonces una asociación civil (AC): Tan solo por Ayudar.

Sin recibir un solo centavo público y sin la participación del resto de los colegas, por casi diez años se atendieron a través de ella a más de 25 mil personas de escasos recursos con servicios gratuitos como atención médica, becas estudiantiles y deportivas, asesoría jurídica, gestiones sociales y jornadas comunitarias.

Entre 2001 y 2010, con el recurso que se otorga aún hoy en día a los legisladores locales y federales para operar oficinas de enlace ciudadano, y del propio, se armó un equipo médico, jurídico y tres gestores.

A través de la AC se obtuvieron donaciones por más de 20 millones de pesos de laboratorios como Hormona y Merck, mercancía decomisada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y apoyos económicos por parte de dos generosos hombres (Sergio Sosa y Víctor López), que hicieron posibles las más de 1250 becas a estudiantes y deportistas.

Por medio de 45 jornadas comunitarias, la mayoría en el sur de la ciudad capital; sin embargo, también se llegó a Coronado y a los cinco seccionales del municipio de Chihuahua.

La atención médica y la entrega de medicamentos fueron gratuitos y sin pedir nada al sector público de salud. Eso fue posible gracias a la generosidad de médicos como Hugo Martínez, Roberto Rodríguez, Erika Arroyo, Alfonso Verdugo y el Dr. Aponte.

Las gestorías las cristalizaron verdaderas mujeres solidarias y de trabajo: Licha Palacios y Lety Orona, ambas trascendidas. Y Lupita Serna, que aún se entrega a esas causas.

El servicio público y la representación popular ofrecen la oportunidad de servir al prójimo, incluso recibiendo salarios de ensueño que no se pagan siquiera en países desarrollados.

Sin embargo, la codicia es adictiva para ciertos advenedizos y urgidos de atención, que se aprovechan de los cargos públicos y las necesidades de los más vulnerables para convertirse en magnates y falsos profetas gracias a la política.

Qué deplorable y lástima de verlos.

Es cuanto.

close
search