OPINIÓN

Puro reintegro en desayuno del exgobernador

O midió mal Reyes Baeza un encuentro de esa naturaleza o la convocatoria falló al grado de ser calificada por el respetable como espantosa

LA COLUMNA
de El Diario
miércoles, 17 abril 2019 | 06:00

• Puro reintegro en desayuno del exgobernador


• Los gemelitos ‘Chihuahua Iluminado’... y ‘Juárez Iluminado’


• El problema no son los sueldos, sino la incompetencia


• Amparos ablandan pero no rompen a la Judicatura


Por supuesto hubo frases de todas para el encuentro que lideró ayer en la chihuahuita Casona el exgobernador José Reyes Baeza, con un menguado grupo de operadores de quienes fueron sus operadores originales. Explicaremos más adelante el jueguito de palabras. 

El exgobernador, ahora secretario de Acción Electoral del Comité Nacional del PRI, y sus seguidores vistos en el célebre desayunadero de la capital del estado a través de las distintas fotografías publicadas por El Diario, inspiraron los siguientes comentarios de quienes les conocen muy bien en el Revolucionario Institucional y los siguieron a distancia (tenemos varias fotos del encuentro en la versión digital para mayor comprensión):

-Sic transit gloria mundo est (así de efímera pasa la gloria del mundo).

-Como dijera el gran León del Valle: mil derrotas os contemplan.

-Hasta los changos se buscan para rascarse.

-Labrar un triunfo con perdedores probados es como labrar un David con latas de cerveza, dijo el metafísico de Santa Rosalía.

-Veo que les faltó hasta el tío (Fernando)... y la sobrina (Graciela).

-Reyes y la Cuarta Transformación del PRI pero al revés. 

-Que se ponga aguzado Tonicho Ferreiro con la cuenta (gerente de La Casona), se ve que hay varios de pisa y corre.

-Es mucho una línea para definir ese encuentro de pocos y escasos.

O midió mal Reyes Baeza un encuentro de esa naturaleza o la convocatoria falló al grado de ser calificada por el respetable como espantosa.

Es posible también que el exgobernador pretenda iniciar la reunificación del PRI chihuahuense y de su equipo desde cero pero no frente a la exposición de semejantes reflectores.

Salvo el conocido tiburón don Sergio Granados, exjefe de Gobernación, exsecretario general de Gobierno y expresidente del PRI en el estado, el resto de los asistentes al desayuno fueron operadores de los originales operadores baecistas. 

Estuvieron ahí Gustavo Zabre, Alejandro Cano, Luis Carlos Campos, Memo Márquez, Fernando Mendoza, Héctor Valles, Tony Meléndez (el cantante de Conjunto Primavera que cobra caro por cada candidatura), Fermín Ordóñez, José Luis García, Minerva Castillo, Mónica Meléndez...

Fue extrañado el gran patriarca y exitoso originador de ese equipo, Fernando Baeza; también sus manos derechas Mario Tarango, Óscar Villalobos, Graciela Ortiz, Arturo Proal, Martha Lara, Óscar Leos, Leonel de la Rosa, Víctor Valencia, Carlos Cerrera... después de ellos podemos hablar de Fernando Rodríguez Moreno, Patricia González, “El Cura” Canales; y por supuesto, del más aventajado que arañó la candidatura a gobernador, Marco Adán Quezada.

Desde algún punto cercano al Periférico Ortiz Mena también debió respirar sereno en su mecedora el exgobernador Patricio Martínez, pieza originada en el baecismo pero con vuelo y equipo propios. Sabe dónde hacerse presente y dónde solamente pasar silbando.

Institucionalmente la puntilla fue colocada por el presidente del Comité Estatal del PRI, Omar Bazán, quien voló a la Ciudad de México nomás supo del desayuno. Pagó uno de los múltiples desaires el líder formal del tricolor chihuahuense.

Sin Fernando Baeza a su lado, sin Tarango, sin Proal... concluimos que Reyes no tuvo consejo prudente e inteligente como para medir las consecuencias de una reunión como la llevada a cabo. Puntos a favor de los que no asistieron.


***

Ahí tenemos a los gemelos “Chihuahua Iluminado”... y el “Juárez Iluminado”.

Ayer la diputada local por Morena, Cecilia Ochoa Martínez, le hizo un gran favor a Ciudad Juárez, y de pasada al independiente alcalde, Armando Cabada, para que “retome y presente un proyecto viable de alumbrado público”.

Fue un “exhorto con carácter de urgente” que la legisladora expuso ante sus compañeros diputados (as). De 33 que son, votaron a favor 26.

Políticamente queda descartado que sea la propuesta casual. La semana pasada soltó con música y fanfarrias su proyecto de nuevo alumbrado para la ciudad de Chihuahua su alcaldesa, Maru Campos. Se trata de una concesión por 15 años a una empresa privada que deberá dejar entregada una iluminación de primera y al 100 por ciento.

Ese proyecto está ahora en manos del Cabildo chihua-huita; una vez aprobado ahí pasará al Congreso del Estado, donde justamente se atoró hace tiempo el plan para renovar por completo el alumbrado juarense.

Si 26 de los 33 diputados que integran la Legislatura están de acuerdo en que es “urgente” la nueva iluminación para Juárez, solamente deberán sintonizar ahora los análisis técnicos y financieros que en el pasado no ‘congeniaron’ o no fueron suficientemente desmenuzados con objetividad por piedras políticas que fueron colocadas en ese camino.

Cabada ha recibido esta ocasión la pelota derechita para ser enviada por lo menos en hit... aprovechando la otra recta sin querer queriendo que le dispensa su homóloga Maru.


***

Un delegado de lo que era la Secretaría de Desarrollo Social y otro del programa Prospera, antes Oportunidades, costaba al erario 180 mil pesos al mes.

Ahora, con la creación de la Secretaría del Bienestar y su esquema de delegados regionales de Programas Sociales, suman un gasto de 857 mil 582 pesos mensuales, que se van en pagar a un titular estatal y a 10 nuevos representantes en toda la entidad.

El gasto social que manejan para Chihuahua apenas creció entre un 15 y un 20 por ciento por la cantidad de becas que se aprobaron en este nuevo Gobierno. Evidentemente no corresponden las cifras entre lo que costaba la operación de ese presupuesto destinado a los más pobres y lo que cuesta a partir del pasado mes de diciembre.

Tan sólo al observar los números de avances de los llamados Censos del Bienestar, no se encuentra la lógica entre el gasto en nómina, la inversión y los resultados.

Cómo es posible que Elizabeth “Lizzy” Guzmán, delegada en Juárez, tenga casi un 100 por ciento de avance y Luis Fernando Duarte González, en Parral, apenas haya superado el 80 por ciento, si aquella ciudad es más pequeña y ambas comenzaron al mismo tiempo a censarse.

O cómo se explica que Francisca Ivonne Contreras, delegada en Guachochi, aun con toda su familia en la nómina de los “Servidores de la Nación”, vaya igual o peor que en la capital del estado, donde el delegado Marcelino Gómez Brenes tampoco ha logrado algo significativo, más allá de tener a punto de la rebelión a sus colaboradores por la falta de organización para el trabajo y retrasos en los pagos.

El gasto en nómina, en cualquier gobierno u organización, debe justificarse con resultados y eficiencia de quienes reciben un sueldo, sobre todo a estos niveles y en una administración que generó altas expectativas de cambio.

Por ello el problema no son los altos salarios, sino el elevado nivel de incompetencia de los operadores de la Cuarta Transformación.

***

Una decena de demandas de amparo se suman al recientemente ganado por la jueza penal Laura Velia Mendoza Luján, quien había obtenido la ratificación tácita y la inamovilidad, derechos de los que fue despojada con el polémico concurso de selección del Consejo de la Judicatura del Estado.

Aunque se tiende a pensar que la sentencia del juicio de garantías por sí sola desestabiliza al Poder Judicial, en realidad está muy limitada. Ampara el caso particular de Mendoza Luján, nada más, no abunda ni cuestiona la legalidad del resto del procedimiento.

Los demás que están vigentes son de jueces que estaban en las mismas o similares condiciones que la penalista, es decir, que tenían años como provisionales, nunca habían sido ratificados ni removidos formalmente y de buenas a primeras tuvieron que someterse a un concurso de oposición, cuando lo procedente era su ratificación por tiempo, según las generalidades de sus argumentos.

Las estimaciones apuntan que podrían ganar vía el amparo otros 6 u 8 juzgadores, lo que alteraría los resultados del proceso.

Pero esa cantidad sobre 56 jueces y 7 magistrados designados por esta vía ronda los parámetros de lo aceptable. Estaba calculada desde un inicio, en buena medida, dado que no era desconocida la trayectoria de los juzgadores cuyo tiempo de ratificación había vencido.

Entonces los amparos le meten algo de incertidumbre a la Judicatura estatal, pero no revierten ni cuestionan la legitimidad de la selección, por más ganas que algunos le traigan a Pablo Héctor González y a “Lucha” Castro.