PUBLICIDAD

Opinión

Primer Informe de Gobierno de Cruz Pérez Cuéllar

En un ejercicio de rendición de cuentas y transparencia, este fin de semana el presidente municipal, Cruz Pérez Cuéllar, rindió su Primer Informe de Gobierno

Ixchel Cano
Analista

viernes, 09 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

En un ejercicio de rendición de cuentas y transparencia, este fin de semana el presidente municipal, Cruz Pérez Cuéllar, rindió su Primer Informe de Gobierno, en el marco de una ceremonia sobria y arropado por la gobernadora del Estado y los representantes de los principales sectores de la sociedad juarense.

Este informe fue distinto a los demás, porque estuvo ausente el anuncio de grandes obras, puentes o nuevas vialidades, que suelen hacer las administraciones al inicio de su período constitucional, pero creo que se empezó por donde se tenía que empezar, considerando que además de los baches, la principal demanda de la sociedad juarense es que se garantice la paz y seguridad de la ciudad, pero para lograrlo es necesario hacer ese cambio real y profundo del que habló el alcalde en el discurso que rindió, pues dicha problemática nunca ha sido atendida de raíz, porque en el combate a la delincuencia se sigue priorizando la inversión en equipamiento e infraestructura, minimizando la importancia del rol que juega la reconstrucción del tejido social en la construcción de ciudades seguras.

PUBLICIDAD

El narcomenudeo es la principal causa de violencia no solo en Juárez, sino en el país, pues ya no solo somos un punto para el trasiego de drogas, sino de alto consumo, lo que detona la comisión de una diversidad de delitos como homicidios (producto de las disputas territoriales), trata de personas, robo, delitos sexuales, y en cierta forma, constituye una de las causas por las que en esta frontera el delito de Violencia Familiar presenta un alta incidencia, además -por supuesto- del arraigado machismo que prevalece en nuestra sociedad.

Esta problemática se agudiza en las zonas o barrios en los que convergen la marginación y la falta de infraestructura urbana, pues cuando las condiciones de vulnerabilidad impiden a una familia mantener a sus hijos en la escuela y satisfacer las necesidades básicas para su adecuado desarrollo y además viven en un entorno en el que se carece de los servicios indispensables para llevar una vida digna, y en cambio, predomina un ambiente de violencia por la falta de vigilancia, iluminación y de acceso, se generan las condiciones idóneas para que los jóvenes sean captados por el crimen organizado, ya sea como consumidores, vendedores de drogas y enervantes, o peor aún, como miembros activos de las bandas que operan en la ciudad, pues basta decir que la mayor parte de las personas que se encuentra en prisión son jóvenes sin estudios.

Todos exigimos seguridad, pero, ¿cuándo nos hemos preocupado por ese 17 por ciento de jóvenes que abandonaron el bachilleres en Juárez, por los huérfanos que diariamente deja la violencia homicida, por los huérfanos del Covid (porque fuimos de los municipios con mayor índice de mortalidad) y por los jóvenes en estado de vulnerabilidad, sabemos dónde están? ¿Cómo están? Por eso no es una acción menor el que por primera vez se hayan otorgado becas para los estudiantes de bajos recursos y para los de primer ingreso a la universidad, pues constituye una parte fundamental para la generación del cambio que Juárez necesita, se debe revertir los altos índices de deserción escolar.

Es en este contexto, que también resulta esperanzador ver la intervención integral que la actual administración llevó a cabo en Riberas del Bravo, porque sí esta acción se replica en las colonias de la ciudad con mayor índice delictivo y grado de marginación, se reducirá significativamente esta tendencia, pues en Riberas lograron un cambio radical del entorno mediante la iluminación y limpieza de sus calles, así como con la remodelación y equipamiento de parques, los cuales se convierten en grandes aliados para mantener alejada a la juventud de las adicciones, pues cuando los espacios públicos están en buen estado, generan hábitos positivos de convivencia, ya que estimulan la práctica del deporte, la sana convivencia y la preservación del medio ambiente, y a la vez inhiben la comisión de conductas delictivas, porque es la misma ciudadanía la que al ocupar estos espacios, desplaza a quienes históricamente los habían usado para delinquir, por la complicidad que les brindaba la falta de luminarias y la ausencia de presencia policiaca, por lo que estas acciones junto con la recién construida comandancia de la Policía Municipal Riberas del Bravo (inaugurada por Pérez Cuéllar y construida en la administración de Cabada), las cruzadas comunitarias, la reactivación de comedores y centros comunitarios, así como el otorgamiento de becas y apoyo en útiles escolares a infantes, la asistencia a mujeres víctimas de violencia y a quienes se encuentran en condiciones de vulnerabilidad, posibilitaron la construcción de un cambio integral en la vida de los vecinos de Riberas del Bravo, que insisto, ojalá se replique en muchas colonias más.

Este primer año fue un buen comienzo para la administración de Pérez Cuéllar; sin embargo, existen tareas pendientes de cumplir, pues PASA sigue sin pasar, pareciera que la ciudadanía ha puesto un ultimátum respecto a la problemática de los baches en la ciudad, al grado que puede comprometer la permanencia de Morena en el Ayuntamiento, y el anunciado rescate del Centro Histórico, que representa una gran complejidad, por ser un punto con un gran número de giros negros, en el que se concentra la mayor parte de la población migrante y en el que desaparecieron muchas de las mujeres asesinadas en esta frontera. El reto es muy grande, pero quien demuestre que puede con Juárez, comprobará que puede con una responsabilidad política mayor.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search