OPINIÓN

Prefiere selfies que cumplir contra la violencia

En términos clásicos puede señalarse que Javier Corral ha sido llamarada de petate particularmente en materia de seguridad

LA COLUMNA
de El Diario
viernes, 15 noviembre 2019 | 06:00

• Prefiere selfies que cumplir contra la violencia


• Tardaron dos años y medio para sacudir al ogro


• Dan golpecito de 13 millones a Yeidckol 


• Todavía no explota el polvorín de Salud


En términos clásicos puede señalarse que Javier Corral ha sido llamarada de petate particularmente en materia de seguridad; por supuesto en otros rubros pero éste es el que mayor impacto negativo ha tenido entre los chihuahuenses.

Con toda la facilidad y demagogia del mundo ha dicho en sus últimas giras por Ciudad Juárez que bajo el brazo carga proyectos certeros para disminuir la violencia. Nomás termina de hablar, se regresa al confort de su refugio en Palacio de Gobierno y acá siguen las cosas igual... o peor.

La última amenaza que lanzó contra la delincuencia en el interior del Cereso bajo su jurisdicción se convirtió para la ciudad en múltiples ejecuciones, vehículos incendiados y amenazas de bomba por decenas.

Ayer la violencia no amainó e incluyó la desaparición de un catedrático de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH) justo cuando las máximas autoridades de esa casa de estudios preparaban en un restaurante de comida china una sesión del Consejo Universitario para elegir al nuevo director de la Facultad de Derecho.

Las autoridades universitarias distinguieron a Juárez con su presencia para un evento de esa naturaleza pero les tocó justo en el momento que la comunidad de su Facultad de Ciencias Políticas en esta frontera debió movilizarse por todas partes pegando pesquisas para la localización del maestro Alfonso Caldera Negrete.

Al mismo tiempo, en la ciudad de Chihuahua, Corral salió ayer por algunos instantes de su despacho acogedor para ir y tomarse algunas selfies muy sonriente con asistentes a la inauguración de una exposición comercial (las fotos en versión digital).

Olvidado por completo de su compromiso por detener la violencia particularmente en Juárez.


***

Así de lento ha funcionado el gobernador Javier Corral Jurado. Acaba de remover discretamente a su director de Radio y Televisión, Enrique Lomas Urista, tras casi dos años y medio de quejas y denuncias interpuestas en su contra por ataques físicos, despotismo y acoso laboral.

No lo arrancó de tajo de la nómina como formalmente debió hacerlo virtud a la magnitud y gravedad de las denuncias que llegaron a la Secretaría de la Función Pública y pasaron hasta el Instituto Chihuahuense de las Mujeres.

Fue dejado Lomas únicamente con algo en radio, y por supuesto, sueldo completo arriba de los 50 mil pesos mensuales. A sus subordinados (as) de la Dirección no les importa eso, únicamente les interesaba no tenerlo ni como jefe ni físicamente en sus oficinas, ubicadas en pleno Palacio de Gobierno, en la ciudad de Chihuahua.

El funcionario estuvo hace un par de domingos en Juárez participando al lado del gobernador en la mentada carrera “Unidos con Valor” (foto en la versión digital). Fueron sus últimos intentos por tomar oxígeno con el patrón.

Ya no había nada que hacer, días antes prácticamente todos los trabajadores de Radio y Televisión se amotinaron en el despacho del gobernador y tácitamente le dieron un ultimátum para que tomara cartas en el asunto contra “el tirano” de la oficina. Corral no tuvo otra salida que tomar una decisión, y ésa fue de quitarle chamba a Lomas por el mismo sueldo (al fin dinero público) pero sin injerencia ya en la Dirección. Adiós. Eduardo “Lalo” Rojero, el nuevo jefe.

Otros que tiemblan de coraje en la misma Coordinación de Comunicación de Social pero en la Zona Norte, acá en los terrenos jefaturados por Evangelina Mercado Aguirre, son varios empleados a los que son cargados trabajos extras, de monitoreo de medios de comunicación.

El problema mayor ahí ni siquiera es el trabajo extra desarrollado, sino que el monitoreo es facturado a una empresa particular y presumen dirigida por un asesor ahora “externo” de la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico que coincidentemente este miércoles comió con Corral en Palacio de Gobierno.

La queja por supuesto es conocida por Evangelina pero no puede hacer nada si la instrucción de “apoyo” viene desde mero arriba; además, Comunicación Social está descabezada a nivel estatal. El gobernador se ha negado a relevar a su titular, Marijose Valles Medina, quien desde hace meses está “incapacitada” por proceso de embarazo y parto.

Resignación o renuncia, no queda de otra a los quejosos.


***

El negocio estaba hecho, listas se encontraban las transferencias y la toma de posesión de inmuebles en Chihuahua y Juárez a fin de estrenar instalaciones de Morena.

Era instrucción de la presidenta nacional, Yeidckol Polevnsky, hacer los trámites y pagar cantidades muy altas, hasta sumar los 13 millones de pesos. Saldrían de la caja del partido en Chihuahua, dirigido por el incondicional de la lideresa, el profesor Martín Chaparro.

Pero la orden fue directa a la tesorera morenista en el estado, Martha Laguette Lardizábal, quien fue una designación especial de Polevsnky en el Comité Estatal a principios del año.

La excandidata del PRI a la Presidencia municipal de Chihuahua, a cargo de las finanzas de Morena en la entidad, había cerrado los acuerdos que le instruyeron, los cuales se manejaron por abajo del agua, de forma por demás discreta, hasta misteriosa.

Mientras el partido se encontraba en la pugna por las 90 consejerías, la dirigencia estatal, la nacional y demás cargos de mando, en la tesorería hacían el enjuague.

De pronto, en medio de la turbulencia por las elecciones internas –que todavía no termina– surgió el dato de que serían cambiadas las sedes estatal y municipales de Morena.

Dejarían sus modestas y céntricas instalaciones, ubicadas en casonas viejas o bodegones, pues unas nuevas y más modernas ya se merecían por haber traído a México la 4T. No da la comparación del todo, pero sería casi como cuando el PRI mudó su sede estatal en la capital y remodeló los comités municipales con algo más que plafones y pinturas.

No faltó el fisgón malpensado que empezó a parar antenas y a pedir cuentas de esa instrucción de Polevnsky. Descubrió el negocio y todo se paralizó en los últimos días, con la advertencia a Laguette de que los movimientos estaban más turbios que la negociación que la llevó a hacerse cargo de los dineros morenistas.

La dirigente nacional, la misma que “culpó” a su contador de que le descontaran 16 millones de pesos en impuestos en los años de la “mafia del poder”, recibió así un golpecito millonario que explica parte de los intereses que la señora tiene en Chihuahua. 

Polevnsky deberá separarse el día 24 de noviembre de la dirigencia. Por fuerza se llevará entre los pies a su operadora financiera estatal. En tanto las sedes del partido se quedan como están.


***

La protesta de ayer de personal de la Sección 52 del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud fue apenas una muestra del polvorín que existe en el sector.

La bomba ha crecido desde el 1 de febrero de este año, cuando el líder de los sindicalizados, Pablo Serna Molina, entregó un pliego petitorio al secretario de Salud, Enrique Grajeda. El doctor no tomó en serio los planteamientos de los trabajadores, hasta la fecha.

En agosto fue cuando se instaló una veintena de lonas con reclamos en todo el estado, por la falta de personal, de medicamento, vehículos, mobiliario y herramientas de trabajo. Fueron aquellas famosas mantas donde los trabajadores pedían disculpas por la deficiente atención de los Servicios de Salud.

El 30 de octubre en una reunión entre Serna y Grajeda, con la mediación del director general de Gobierno, Joel Gallegos, llegaron a ciertos acuerdos. El retiro de las lonas lo cumplió el sindicato de inmediato, pero el secretario no cumplió lo suyo.

Grajeda revisaría la actuación de la subdirectora de Recursos Humanos de Salud, Guadalupe Muro, quien insultó a los trabajadores que lidera Serna y hasta cuestionó las conquistas laborales de su sindicato. No lo hizo, como tampoco cumplió en atender la falta de basificación del personal y los eternos señalamientos por la falta de insumos médicos.

Serna es cuidadoso en cada paso que da. Tomó las oficinas centrales pero tiene en agenda paralizar clínicas y hospitales si continúan las deficiencias que tienen a los trabajadores laborando con las uñas. En una de esas se olvidan de la cabeza de la subdirectora y van por la del secretario.

El polvorín todavía no explota, lo de ayer fue sólo una probadita.