PUBLICIDAD

Opinión

Porque el pueblo lo pidió

El anuncio de la movilización con motivo del cuarto aniversario de la llegada a la Presidencia de la República de Andrés Manuel, va confirmando lo que revelan diversos estudios publicados sobre el perfil psicológico del presidente, y no están tan alejados de la realidad

Javier Realivazquez
Analista

domingo, 20 noviembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

El anuncio de la movilización con motivo del cuarto aniversario de la llegada a la Presidencia de la República de Andrés Manuel, va confirmando lo que revelan diversos estudios publicados sobre el perfil psicológico del presidente, y no están tan alejados de la realidad.

Hace unos años, en una entrevista realizada por Tere Mora Guillén para la revista Siempre, a Juan Bosco Abascal como presidente de la Escuela Mexicana de Psicología Realista, habló sobre el perfil psicológico, de acuerdo a la publicación de su libro titulado; “MALO Manuel Andrés López Obrador” -su verdadero nombre- que elaboró en los últimos 20 años:

PUBLICIDAD

El libro comienza con una gráfica de los rasgos analizados en este personaje, y resaltan en su actuación como persona, como político y  –entre comillas– como ‘líder’. 

Habla sobre el peso relativo y cada uno de ellos los comparó contra la media mexicana que está sacada de un trabajo profesional de más de 30 años de duración, sobre una muestra de un millón de personas.

Ahí se destaca, primero, que es un mentiroso y manipulador consciente; él sabe que miente, manipula y lo hace de una manera magistral. Es astuto como pocas personas, la media mexicana tenemos un puntaje de diez por ciento y MALO tiene un veinte. Por eso dice que “la gente le pidió la movilización” y de ahí que él mande “obedeciendo al pueblo”.

El segundo elemento evaluado es que es que hay una perversidad moral intencional a través de sus expresiones como que quiebren las empresas que tengan que quebrar, “no me importa, ya pagarán los accionistas, los dueños; a través de multitud de acciones”. 

“Otro rango de López Obrador es que pertenece al nivel 4 que es el más profundo de ignorancia invencible y culpable; existe el mismo nivel la ignorancia invencible, pero inocente. El sujeto no sabe que no sabe, pero no por su culpa. De ahí la crítica que hace a los “intelectuales orgánicos” de los cuales incluso se burla, incluidos los aspiracionistas.

“En  el tercer factor de la ignorancia invencible y culpable, tiene  un 22.5 por ciento contra una media mexicana del 30 por ciento ; luego tenemos el factor 4 que es el de una personalidad psicopática inmovilizable, cuyos rasgos más importantes son que se trata de individuos astutos como pocos, disfruta con el dolor ajeno, incapaz de arrepentirse y, el más importante de todos: él ha hecho de su consciencia un legislador, él define lo que está bien y lo que está mal, eso es justamente el rasgo principal del psicópata, lo que en otros es pecado, maldad, o crimen, en él es virtud: Están mal todos los que están en contra de la reforma al INE como se publica ahora hasta en los tiktoks. 

El aspecto 5 refiere que tiene una absoluta falta de empatía respecto del dolor y las desgracias ajenas, trátese de quién se trate, sobre todo de quiénes no están a sus órdenes, no le besan los pies y no lo obedecen, él disfruta haciéndoles sudar. Ésta es la personalidad psicopática en donde el puntaje más elevado de su perfil es un 28 por ciento de relativo sobre cien. Mientras que la media mexicana difícilmente alcanza el diez por ciento”.

El sexto rasgo es el que Bosco Abascal denominó psicosis: “distingue a una persona que ha perdido el contacto con la realidad, pero no con él, López Obrador sabe que miente, él conoce la realidad, no es un psicótico, no es un demente, no es un loco, sus rasgos psicóticos alcanzan cuando mucho un 2.5 por ciento, contra un diez por ciento de la media mexicana”.

Juan Bosco Abascal prosiguió que López Obrador tiene personalidad existencial paranoide, cuyo juicio esencial es “yo estoy bien, tú estás mal, y todos los demás están mal; en tanto no estén de acuerdo conmigo”. Esto lo demuestra de una manera contundente, cuando dice que todo aquel que no esté con la 4T, está contra él y está arraigado a la corrupción, arraigado a los crímenes del pasado, que nosotros somos diferentes, nosotros no somos deshonestos, y se está contra su manera de desgobernar, automáticamente todos los que estamos en su contra, estamos mal. Este es el pensamiento esencial de la personalidad paranoide.

La movilización del día 27 es una reacción del presidente y de quienes le rodean y motivan, lo cual hay que agradecer porque a los mexicanos nos está confirmando que muchos de los estudios realizados, los cuales son públicos y están en la web, no están nada alejados de la realidad.

Lo interesante será saber si la gente sale a las calles de manera libre y consciente o sale por temor al perfil psicológico o bien por miedo a las amenazas de quitar los apoyos gubernamentales.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

close
search