Opinión

Por una maquila digna

Fue en 1965 cuando surgieron las primeras maquiladoras en la zona Norte de México

Andrea Chávez
Analista

jueves, 11 noviembre 2021 | 06:00

Fue en 1965 cuando surgieron las primeras maquiladoras en la zona Norte de México, atendiendo a la necesidad de empresas estadounidenses que requerían del uso intensivo de mano de obra en sus procesos productivos, pero también con ánimos de impulsar a la economía local y a la cultura exportadora del país.

Poco a poco se fue consolidando ese sistema, convirtiendo a Ciudad Juárez en líder de la producción dentro del rubro; atravesando en toda su historia momentos de auge y otros sumamente críticos, como aquel durante el quiebre económico de 2008 en Estados Unidos, donde cientos de maquilas se vieron obligadas a cerrar, o como el año pasado durante lo más crítico de la pandemia por COVID-19, cuando cerca del 70 por ciento de maquilas suspendieron sus labores.

Hoy en día, la industria maquiladora da empleo a más de un 50 por ciento de la población económicamente activa de Juárez, genera más del 80 por ciento de los empleos industriales en la ciudad y representa una aportación al presupuesto de 154 mil 102 millones de pesos al año. Eso sin olvidar la enorme generación de divisas que significa para México.

Empresas de los sectores automotriz, aeroespacial, electrónico, textil, agroindustrial, entre otros, ponen en manos juarenses su producción gracias a la experiencia y la mano de obra calificada que, dicho sea de paso, ya no sólo ensambla, sino que diseña e innova. Uno de los motivos principales de que estemos en la mira de aquellas empresas que desean invertir, ya que figura una ventaja competitiva.

Este 2021 hubo un crecimiento en la cantidad de maquilas en Ciudad Juárez y, seguramente, las cifras continuarán al alza. En el primer trimestre de 2022 se llevará a cabo la instalación de cinco nuevas maquiladoras -que se estima generen al menos 15 mil empleos-, y otras tantas solidificarán sus proyectos de expansión.

Los datos no sorprenden, ya el alcalde Cruz Pérez Cuellar había augurado prosperidad en la industria maquiladora en la frontera con Estados Unidos, claramente en virtud de los incentivos económicos ofrecidos buscando que las maquiladoras que pretendan instalarse en la frontera lo hagan aquí y no en otros estados.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, y la industria manufacturera tiene un importante desafío: es un hecho que existen maquiladoras donde las condiciones laborales a las que los trabajadores están sometidos son indignas. Y no debe perder de vista que el bienestar de sus trabajadores es vital para dar certeza a la estabilidad de la industria; son ellos quienes al final de cada jornada hacen posible el funcionamiento de las plantas maquiladoras y quienes son los merecedores del mayor reconocimiento. 

Al margen de todas las críticas que pueden realizarse a la industria, es importante no generalizar lo negativo, sino garantizar la observancia de los derechos laborales y fortalecer aspectos favorables, como la apertura que han brindado para acoger a personas que forman parte del programa “Jóvenes Construyendo el futuro” o la implementación de programas de vacunación en Estados Unidos para trabajadores mexicanos.

La maquila constituye un polo de inversión extranjera que poco a poco recupera la confianza. La realidad de Ciudad Juárez exige apostarle a la industria maquiladora y, con ello, al desarrollo de nuestra ciudad confiando en las ventajas que tenemos en esta materia; garantizando, por supuesto, el pleno derecho de los trabajadores a desarrollarse en ambientes con salud, seguridad y justicia. 

close
search