PUBLICIDAD

Opinión

OPINIÓN

Ponen a Corral como lazo de marranote

Poco a poco va cerrando el círculo de la merecida, inaplazable justicia, contra el exgobernador, Javier Corral Jurado

LA COLUMNA
de El Diario

martes, 28 junio 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

La Columna

De El Diario

PUBLICIDAD

-Ponen a Corral como lazo de marranote

-Buscan traidor para atrapar a “El Chueco”

-Les da risa el pretexto a favor de acusados

-Ignorancia y corrientada del Dany Murguía

Poco a poco va cerrando el círculo de la merecida, inaplazable justicia, contra el exgobernador, Javier Corral Jurado. Ayer el Congreso del Estado dejó en la orillita el arranque de un juicio político por múltiples abusos y excesos de los que es acusado por un abogado particular.

Paralelamente debe la Fiscalía General del Estado andar a días de judicializar otras dos denuncias que hace semanas fueron interpuestas no por personajes menores; al contrario, una por el magistrado del Tribunal Superior de Justicia, Gabriel Sepúlveda Reyes; otra, por el Presidente Municipal de Juárez, Cruz Pérez Cuéllar.

Por razones de espacio no entraremos en detalles sobre cada una de las tres denuncias, todas ellas han recibido atención profusa al momento de ser presentadas. Una googleada y aparecen en automático.

No deben ser esos los únicos tres expedientes contra Corral; deben ser muchos más, pero avanzando por otras vías y con la discreción requerida. Asuntos de corrupción en obra pública, manejos financieros, corrupción en salud y tantos etcéteras conocidos. El tiradero de obras en Juárez sin duda tuvo su origen en uñas largas.

Solo así es comprensible su reacción chillona de ayer al conocer la decisión del Congreso del Estado por pavimentar el camino mediante el que muy pronto podría compartir cárcel con César Duarte.

Reaccionó Corral con espuma en la boca: “Ahora la acción distractora de Maru Campos ante la hospitalización de Duarte y la violencia e inseguridad desatadas en Chihuahua es ordenar a sus lacayos iniciarme juicio político...”, puso en Twitter.

Le llovieron carambazos en su propia cuenta como respuesta:

-“Usted perdió 6 años (sic, fueron cinco) persiguiendo a Duarte, ignorando a la Fiscalía”, escribió uno.

-“Lástima que como gobernador no pudiste hacer nada”, colocó uno más.

-“No tienes derecho de opinar cuando tú solo te dedicaste a jugar golf”, dijo un tercero.

Así le va al exgobernador cada que sale a la luz pública. Su falta de autoridad moral y de autoridad política lo han dejado sin bono alguno para defenderse con solvencia.

***

Los asesinatos de alto impacto atribuidos a Noriel Portillo, alias “El Chueco”, (sacerdotes jesuitas, un profesor norteamericano y el activista Cruz Soto Caraveo) no son los únicos que existen en su historial.

Hay otros casos de menor relieve como el que narra un expediente estudiado por el aparato de inteligencia federal, principalmente de la Marina.

Un episodio expone cómo Portillo, en alguna noche de juerga, partió en dos a su mejor amigo disparándole con cuerno de chivo, para luego lamentarse, deprimirse y perderse por días en las profundas barrancas de Urique.

En otro pasaje es narrada la forma en que, desde las alturas de un mirador en una cueva, el capo veía muy campante los operativos que realizaban soldados y policías buscándolo, según las narraciones de pobladores de Bahuichivo, Cerocahui y otras localidades.

Es la personalidad sociópata y el conocimiento superior que tiene de la zona donde domina lo que le permite mantenerse escondido. A salvo todavía del presumido despliegue de más de mil elementos de seguridad estatal y federal en la región serrana de Chihuahua.

Esos rasgos son también la clave para el grupo que lo persigue después de varios días de estudiar sin descanso el extenso expediente que existe del líder criminal, que por cierto no corresponde a las pocas causas formales que hay en su contra.

Las primeras conclusiones de los especialistas que han comenzado a perseguirlo apuntan a que necesitan tecnología de rastreo, grupos móviles por aire y tierra y un elemento indispensable: un traidor de su grupo que domine el terreno casi de la misma forma que “El Chueco”.

Es eso o pactar con los jefes del criminal para que lo entreguen. Es viable porque desde luego no deben estar muy contentos con la plaza caliente que les dejó su lugarteniente desde hace una semana. Con esa practicidad es visto el problema.

Desparramar cientos de elementos por carreteras, brechas y por aire no servirá de mucho si no están listos los tiros de precisión.

***

El personal de la Ciudad Judicial no sabe si reír o llorar con la resolución del pasado viernes del juez Armando Rodríguez Gaytán, quien declaró la nulidad de la solicitud de audiencia contra los exfuncionarios del Congreso involucrados en el robo al fondo de ahorro de los diputados.

Entre la supuesta deficiencia e irresponsabilidad de la descabezada Fiscalía de Combate a la Corrupción y la generosidad del juzgador, la justicia terminó hecha añicos.

Como todo mundo sabe, la audiencia del pasado 24 de junio contra los exfuncionarios panistas durante la legislatura pasada, Jorge Issa y Manuel Soledad, fue suspendida con el alegato de que Gema Chávez había firmado la solicitud de audiencia cuando ya era exfiscal Anticorrupción.

Pero dicho argumento ya había sido desechado de forma a la audiencia fijada para el 15 de junio, la cual también fue suspendida, pero ésta por supuestos problemas de salud de uno de los que busca imputar la autoridad investigadora.

Por eso es de risa la resolución, pues Rodríguez Gaytán debió dar por válido, quién sabe por qué presiones, un argumento superado, con el fin de reponer todo el proceso de acusación contra los que manejaron el dinero de los diputados pasados.

Resoluciones así son las que ponen mucho en duda la capacidad de la Fiscalía Anticorrupción y del Tribunal Superior, pero sobre todo siembran sospechas del gran interés que existe por proteger a los panistas.

***

De manufactura muy corriente y por lo tanto desafortunada la salida de Dany “Tetito” Murguía para cuestionar a los jesuitas por “pedir seguridad y justicia al gobierno federal por los lamentables hechos ocurridos en Cerocahui...y no le pidan resultados al gobierno estatal”.

Murguía alcanzó la gorda nómina en la Cámara de Diputados gracias a las siglas de Morena y su Cuarta Transformación quizá sin siquiera renunciar al otro partido del que fue rémora durante muchos años, el Revolucionario Institucional (PRI).

Seguramente Dany ni sabía de qué se trataba eso de “Cerocahui” y por eso lo denomina solo como “lamentable” sin detallar lo ocurrido, pero fue empujado por los jefes de Morena, en particular por Juan Carlos Loera, para salir al quite contra el gobierno estatal.

Muy escasa la valentía de Murguía Lardizábal Jr. Ni siquiera se fue en redes sociales directo a la cabeza del gobierno estatal, sabe que en los revires hasta los negocios personales pueden resultar afectados, sino que convirtió en dobles víctimas a los jesuitas al regañarlos por atreverse a exigir justicia por el abominable crimen del que fueron objetivo dos de sus hermanos en la región Tarahumara, Cerocahui.

Y no solo eso, aprovechó la muerte de los clérigos para reclamar a “varios sacerdotes católicos” que “apoyaron abiertamente durante sus sermones al partido político Acción Nacional”. Se supone que durante la campaña electoral.

Porro y de plano corrientón Murguía para atender una indicación arrancada con un mensaje similar, al menos más creíble por genuino, del jefe del gobierno federal, justo Juan Carlos Loera.

Debe además el Jr. leer, revisar posturas e historiales, antes de meterse en bretes innecesarios. Muchos jesuitas que trabajan en la región tarahumara carecen de cualquier filia política, pero quienes lo hacen, contaditos y muy identificados, lo hacen por la izquierda, e inclusive son más aliados de la 4T que del PAN. A la corrientada, la ignorancia total. Son hermanas.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search