Opinión

Políticos vs Covid, ¿a quién le apuestan?

Mientras la sociedad lucha una intensa batalla contra una pandemia interminable, los políticos se preparan para la madre de todas las batallas en la arena electoral para este 2021

Nicolas Juárez Caraveo
Analista

domingo, 15 noviembre 2020 | 06:00

Mientras la sociedad lucha una intensa batalla contra una pandemia interminable que la ha afectado en su salud física y mental y, no se diga en su economía, los políticos se preparan para la madre de todas las batallas en la arena electoral para este 2021, muy lejos de las necesidades sociales.

Al inicio del 2020 se escribió en este espacio que no había nada para nadie, y a casi 12 meses de distancia podemos asegurar que la moneda sigue en el aire: en Morena los tres punteros se enfrentan a la amenaza de la equidad; en Acción Nacional el choque de trenes los mantiene muy polarizados; en el PRI los resultados de este año en otros estados le trajo esperanzas y ya brincaron más y, otros actores políticos buscan espacios en partidos satélites que fragmentarán más la votación… y todo ello frente a la desolación que ha dejado una pandemia eterna.

Ni los gastos exorbitantes en publicidad fuera de la ley de quienes se pretenden posicionar en las encuestas electorales, ni la pasividad y hasta inacción de la autoridad electoral han podido despertar el interés político, por lo que las candidatas y candidatos deberán ser muy creativos, frente a una campaña inédita.

El interés de la población está muy definido; se ha creado un caos y hasta paranoia frente a una enfermedad que parece amenazar la salud de toda la población y una fuerte crisis económica a la que no se le ve salida, y las propuestas políticas no les interesa.

De ahí la importancia de que los políticos abran muy bien sus ojos y las estrategias que implementen deberán ser más efectivas que nunca, porque no solo será el prometer la salud y mejorar la economía, tendrán que ser muy creativos para enviar el mensaje.

A pesar de los efectos del Covid-19, se espera que la población siga optando por procesos democráticos activos, es decir, participar en la elección de sus gobernantes, más aún que en este proceso se juega grandes retos; seguir con un poder omnipotente en el ámbito federal y claro, cuál es el futuro de Chihuahua para los próximos seis años.

Con las restricciones impuestas por el Gobierno del Estado en un semáforo rojo que casi asemeja a un toque de queda y la cercanía del fin de año, se antoja difícil que el tema electoral sea de interés de la población, de ahí reside la importancia que los interesados dentro de los partidos paren antenas y definan estrategias muy claras para poder estar presentes.

En el contexto actual y con la indiferencia social hacia la política, es fácil y hasta tentador que los que ejercen el poder político traten de imponer sus condiciones y hasta candidatos, de ahí la importancia de que la población esté más atenta de lo que sucede, porque puede modificar de fondo el proceso de elección de las nuevas autoridades.

Desde luego, los políticos necesitan de manera urgente modificar sus formas de hacer política: las nuevas campañas tendrán que estar atentos de las recomendaciones de las autoridades sanitarias locales, con la implementación de protocolos seguros; limitar de la cantidad de asistentes a eventos y reuniones presenciales y sobre todo evitar la participación de personas de alto riesgo.

Hoy, las formas tradicionales de hacer campaña política presencial deberán mezclarse con estrategias mediáticas y digitales: las redes sociales se vuelven una de las herramientas principales para la divulgación de mensajes y a través de múltiples plataformas.

En este año esta nueva forma de hacer política ya se estrenó en Hidalgo y Coahuila, elecciones que por cierto rompieron con el monopolio que mantuvo por muy poco tiempo el partido en el poder, Morena.

Para darnos una idea de lo que se pudiera implementar en este proceso electoral, en Coahuila, se prohibieron los eventos masivos, y curiosamente no fue la autoridad electoral quien vigiló se cumplieran sus disposiciones, sino un comité técnico antiCovid.

Y en Hidalgo solo se llegó a emitir “Recomendaciones para realizar actividades de campaña, en un contexto de seguridad en materia de salud”, un nombre rimbombante para ceder toda la responsabilidad a los partidos y la autoridad como siempre nomas lavarse las manos.

Desde hace años, las campañas políticas son diferentes de los de hace muy poco tiempo y se debe al papel preponderante que juega Internet y las redes sociales, las cuales han tomado una gran relevancia, y por ello es que los equipos de campaña de los aspirantes a puestos de elección deben considerar acompañarse de un equipo de expertos en la parte digital.

Pero no solo se trata de tener una página en el “Face”, o enviar algunas decenas de mensajes a través del WhatsApp, es imprescindible que se apoyen con un equipo de expertos en estos menesteres, ya que las campañas políticas en Internet requieren de una planeación estratégica pura y el desarrollo de un plan de medios digitales que apoye la campaña electoral tradicional de plaza pública y catalice la campaña mediática.

Aún no sabemos en qué terminará esta pandemia, pero de lo que si podemos asegurar es que modificará todo lo conocido: las relaciones sociales, el entorno económico y desde luego la forma de hacer política, así que los que piensen en el 2021 en la entidad deben estar muy atentos y cambiar; sino la contingencia los arrastrará.