Pide no llevarse ‘entre las patas’ a vulnerables

Clara llegó en el nuevo régimen federal hasta ser considerada como la titular precisamente del área de guarderías en la Secretaría del Bienestar, bajo la jerarquía de la poderosa subsecretaria, Ariadna Montiel

LA COLUMNA
de El Diario
martes, 26 marzo 2019 | 06:00

• Pide no llevarse ‘entre las patas’ a vulnerables


• Se llevan de Juárez a alto jefe aduanal


• ‘La Coneja’ y su patita de la buena suerte


• Esos angelitos con los botes en la cajuela


Bajo la antiquísima premisa de que la esperanza muere al último, la juarense Clara Torres apela a su experimentado manejo de la disuasión para buscar que sus ahora exaliados en el Gobierno de la República recapaciten sobre el retiro de los subsidios a las estancias infantiles ya sin vuelta atrá, dicho y repetido en persona por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Clara llegó en el nuevo régimen federal hasta ser considerada como la titular precisamente del área de guarderías en la Secretaría del Bienestar, bajo la jerarquía de la poderosa subsecretaria, Ariadna Montiel.

De un día para otro las cosas cambiaron y de un plumazo fueron desaparecidos los apoyos a las guarderías. Aseguró AMLO que había corrupción en el anterior esquema y que ahora el dinero sería entregado directo a las mamás de los niños para que le paguen a la abuela, el abuelo, la tía, etc.. Todavía es hora que no se explica bien a bien cómo funcionará esa entrega.

Entonces el área de Clara desapareció y con ella todos los proyectos correspondientes. Es tenaz la también exdiputada panista: “Ariadna Montiel, subsecretaria de Bienestar, si esto no te mueve el corazón, nunca entenderé tu discurso por los más necesitados”...Escribió en su red social, y le colgó la petición de la agrupación de estancias infantiles al presidente: “Rectifica López Obrador...No te lleves entre las patas a los más vulnerables. La única estancia para niños con down en Chiapas cerraría por ajustes de AMLO, acusa directora”.

López Obrador, menos Ariadna que ha mostrado ser su ejecutora fielísima, dará su brazo a torcer. No han dejado lugar a dudas de ello. Pero Clara no es ningún pan de dulce. Ha sido tocada su dignidad como persona y traicionada su confianza política en la cuarta transformación. Será para el estómago amlista como habanero en menudo del mercado Reforma; esto es, ya no se la quitarán de encima por ninguna circunstancia.


***

Desde el centro de la república llegó la información de que fue separado de su cargo en Juárez el subadministrador de Operación Aduanera, Luis Alberto Ascolani, a quien el Servicio de Administración Tributaria (SAT) le habría encontrado tantas irregularidades como para retirarlo y someterlo a proceso interno...y sabe Dios si también a penal en los siguientes días.

Ascolani era uno de los jefes con plaza de sindicalizado. Tenía mayor poder que los propios delegados federales aduanales, o administradores, como se les llama. En mayo cumpliría un año en la plaza de Juárez. Llegó procedente de Tijuana, donde se aventó nada menos que siete años.

No estamos seguros que a su remoción le hayan acompañado otros funcionarios menores bajo su cargo pero es evidente que la operación aduanera no se hace con una sola persona. Debe haber más noticias al respecto en el secretísimo mundo aduanal. No esperemos siquiera boletín ni datos en las mañaneras de AMLO. No habrá información oficial.


***

Pobres agentes ministeriales de Cuauhtémoc, hasta tienen que juntar botes de aluminio para subsistir.

No, no es que usen las camionetas oficiales para ingerir bebidas embriagantes, esos botes pudieron haber llegado de muchas formas al vehículo en el que persiguieron ferozmente al alcalde de Cuauhtémoc, el morenista Carlos Tena Nevárez, el pasado sábado por la tarde.

No amerita investigación ni que sean juzgados los elementos de la Fiscalía General del Estado, desde luego, es mero distractor que ni siquiera tiene por qué discutirse o ventilarse, según César Augusto Peniche Espejel, aunque hayan sido sus propios agentes los que se exhibieron en video.

Ayer el fiscal defendió otra vez la veloz acción de la justicia contra el activista venido a presidente municipal, quien seguramente es un criminal sólo comparable a los grandes capos, a juzgar por el operativo para su captura por el gran delito que es en Chihuahua traer carros “chuecos”, tierra donde la ley se impone a todos, hasta a los sicarios y líderes de la delincuencia organizada, claro que sí.

Ciertamente es banal el asunto de los botes de cerveza en la caja de una pickup de la FGE, pero ¿no lo es también el asunto por el que se aplicó todo el peso de la ley a un activista que ha sido defensor de los carros “chuecos” toda su vida?.

¿Era necesario el operativo montado? ¿No sería más barata una salida política al conflicto desde su comienzo, cuando Tena intervino ante una muy probable extorsión de los ministeriales contra una familia?

En la FGE y el Gobierno estatal no alcanzan a entender las dimensiones políticas del caso, un asunto de sencilla resolución que ni siquiera tenía que pasar por los tecnicismos de la legalidad, tan pregonada en los discursos oficiales de esta tierra sin ley que es el estado.


***

Para finales de esta semana fue convocado el juicio oral 22/2019 contra el exsecretario general adjunto del PRI Nacional, Alejandro Gutiérrez “La Coneja”, por la causa penal que se le sigue en el fuero común, de peculado por el orden de 1.7 millones de pesos.

Como el también exsenador coahuilense ya se acostumbró al brazalete, su apuesta no está en los tribunales locales, de donde espera salir con una sentencia.

No por nada hizo el ofrecimiento de un arreglo para pagar la totalidad del cargo y multas por el monto que le acusan, que fue a parar su empresa Jet Combustibles, según la acusación del Ministerio Público, instancia que se negó a un acuerdo reparatorio porque la intención política de crucificarlo es mayor a hacer justicia.

Entonces no se esperan sorpresas en el tribunal de enjuiciamiento que encabezará la juez Hortensia García Rodríguez.

Pero el imputado –que enfrenta la causa en libertad luego de que se diluyera con el favor de la justicia federal el otro cargo mayor de 250 millones de pesos– donde alista su verdadera defensa es en los juzgados de amparo.

De ahí es donde hay que esperar las sorpresas, es en lo que coinciden los allegados al caso.

“La Coneja” no vuelve a pisar el Cereso de Aquiles Serdán, pues sobre la mesa está puesta la reparación del daño a la que se ha negado repetidamente la Fiscalía del Estado, que en teoría es suficiente para librarse de la causa penal; no se le ve el final a las controversias estatales para revivir el otro caso de mayor cuantía.

Entonces el desenlace del juicio oral, aunque con sentencia condenatoria que ya puede pronosticarse, será por demás interesante y controvertido si al final acaba en libertad.

El caso es el más relevante de la Operación Justicia de Javier Corral, fuera del “prófugo” principal que se mueve a sus anchas en Estados Unidos.

Si “La Coneja” se suelta de la única patita que tiene amarrada con el brazalete, será un golpe más fuerte que cualquiera a la desdibujada estrategia político-jurídica del nuevo amanecer.