Opinión

Perpetuidad en los regímenes de izquierda

Propiciar una pobreza de generalizada a extrema, ha sido por bastante tiempo el arma secreta de los gobiernos para perpetuarse en el poder

Víctor Guzmán
Académico}

miércoles, 12 febrero 2020 | 06:00

Propiciar una pobreza de generalizada a extrema, ha sido por bastante tiempo el arma secreta de los gobiernos para perpetuarse en el poder. Un pueblo ignorante y con hambre es más fácil de persuadir y pisotear.

Los nuevos regímenes de poder de izquierda en Latinoamérica, sobre todo, han sido ejemplos claros de eternizarse en el poder a través de falsas promesas de mejora social, y argumentos que sólo convencen a una población con bajo conocimiento de la realidad de esos sistemas.

La entrega de recursos económicos de manera directa, tanto a los adultos mayores como a jóvenes, han sido estrategias que han funcionado en países como Venezuela y Bolivia, pero sólo es por cierto tiempo, hasta que se termina el recurso. Por supuesto, se acaba cuando los fines de permanencia en el poder son alcanzados y los empresarios se han ido.

De la misma forma, las argucias populistas que entusiasman a la población ignorante y con hambre de justicia, son una trampa mortal, que sólo tienen 3 años de vigencia regularmente. Claro, mientras surgen las elecciones, la finalidad, tener copados todos los posibles frentes de posicionamiento político y gubernamental para la conservación del poder.

Tomar las entidades descentralizadas del poder, que democráticamente surgen paralelas al Gobierno para darle transparencia a las elecciones o los derechos humanos. Estas son piezas claves y por ello son arrebatadas con engaños o imposiciones. Ya que representan un gran apoyo para los fines que se persiguen.

Posteriormente la descalificación de los contrincantes, llevando al pueblo a mirarlos con enojo y resentimiento, poniéndoles motes para que sean identificados y puestos en la opinión pública, como detractores del poder actual para que éste no avance.

Por supuesto, todos aquellos comunicadores, que no estén de acuerdo con el sistema, son aniquilados, ya sea por medio del despido, la descalificación o la calumnia, en el mejor de los casos. No tolerando exista un contrapeso en su régimen. Ya que sienten temor se expongan sus inconsistencias y embustes para seguir gobernando.

Estos buscadores del poder permanente, exaltan la libertad de expresión, como si la estuvieran practicando. aclamándose ícono de un país con libre expresión de ideas. Aunque la realidad sea contraria. En México son más de 25 los periodistas de orden nacional de diversos medios despedidos por decir la verdad. Y esto va comenzando.

Los temas de interés son desviados a cuestiones llamativas pero que carecen de importancia en resolución de problemas torales como la economía o la inseguridad. Pero que son grandes distractores de la opinión pública para continuar con los planes de imponer ideologías y leyes que permitan la permanencia en el poder. (También Hugo Chávez vendía aviones).

Con todo lo anterior, que solo es una mínima parte de lo son estos sistemas de gobierno, porque el empeñarse en seguirlos implementando en otras naciones. A pesar de ver los resultados que llevan consigo. Un empobrecimiento total y una hambruna desenfrenada. Surge la ley del más fuerte y una violencia sin igual.

Quizá se piense que no se puede estar peor, pues hay que preguntarlo a Cuba y Venezuela principalmente.

Hay que estar atentos de las principales problemáticas que enfrenta nuestro País, no dejarse envolver por engaños y temas que desvían el interés de lo más importante que es mejorar la condición de vida de la ciudadanía, economía estable y una nación libre de violencia.

La patria se cae a pedazos, pobreza extrema se recrudece y la violencia no cesa, pero si aumenta. Falta de medicinas y de un sistema de salud apropiado. Y la economía estancada.

Las apariencias engañan y el prometer no empobrece. Hay que avisarle que ya hace más del año se terminó la campaña. Es hora de los resultados. Alto a la desviación de los temas de interés.