Opinión

Para liderar un pueblo, hay que conocerlo

Lo he dicho insistentemente y en estos últimos días de campaña lo sostengo: con el pueblo todo, sin el pueblo nada

Juan Carlos Loera de la Rosa
Político

domingo, 30 mayo 2021 | 06:00

Para liderar un pueblo, hay que conocerlo

Juan Carlos Loera de la Rosa

Desde hace años me he dedicado a recorrer Chihuahua municipio por municipio, comunidad por comunidad, casa por casa; conozco todo el estado y he mantenido un contacto permanente con la gente, siempre atendiendo sus demandas y recabando sus propuestas.

Lo hice primero como militante del Movimiento de Regeneración Nacional, desde antes de que se convirtiera en partido; también como diputado federal, luego como funcionario del Gobierno de la República y a últimas fechas como aspirante a gobernar este gran estado.

Ese acercamiento a cada rincón de Chihuahua me ha permitido conocer las realidades particulares de cada zona, su vocación productiva, el potencial de sus riquezas naturales, los valores culturales y el gran cariño que las personas tienen por el lugar que los vio nacer. Pero también he sentido el dolor de quienes, a pesar de todo lo antes mencionado, no han tenido posibilidades de salir adelante. Por ellos es mi compromiso de garantizar un estado con mejor calidad de vida para todas y todos.

En ese trajinar por Chihuahua no he estado solo, muchas otras personas, amigos y colaboradores, me han acompañado y me han ayudado a dar forma a toda la información recabada por medio de pláticas y encuestas para poder elaborar, también con el apoyo de especialistas en los más diversos temas y comprometidos con las causas del pueblo, un gran Proyecto para la Transformación de Chihuahua.

Seguro del triunfo del pueblo de Chihuahua este próximo 6 de junio, la administración que encabezaré a partir de septiembre próximo estará en condiciones de formar un plan oficial en el que se tomarán en cuenta todos los contenidos de este Proyecto para la Transformación que se puede consultar de manera libre y transparente en la página de internet www.juancarlosloera.mx. Se trata de un documento que recoge las propuestas, sugerencias y demandas surgidas de las consultas levantadas antes y durante la presente campaña, que permanece abierto a nuevas ideas, comentarios y proposiciones porque fue elaborado y será actualizado por los ciudadanos. 

Se trata de una visión clara de las distintas aristas ofrecidas por la problemática social y de los objetivos que se pretenden alcanzar en mi gobierno, siempre basada en fundamentos históricos e ideológicos. No consiste en una lista de buenos deseos o promesas a los electores, descansa en estudios, análisis y reflexiones fraguados en el curso de muchos años y atravesados por múltiples experiencias; es todo un programa político genuino, que condensa saberes con orígenes muy diversos, viejas demandas y aspiraciones de las comunidades, propuestas venidas de los ámbitos intelectuales, científicos y tecnológicos, luchas y movimientos a favor de las causas humanitarias. 

Este gran proyecto aborda las políticas sociales para el bienestar, la educación, la cultura, la salud, la economía, el turismo, el deporte, el desarrollo urbano, la seguridad y las finanzas públicas con la perspectiva transversal de la igualdad sustantiva, los derechos humanos y el desarrollo sostenible. Es una propuesta que responde a los planteamientos enunciados arriba y será puesta en práctica en base a la honestidad, capacidad y una férrea voluntad de mi persona, pero siempre junto al pueblo chihuahuense.

Lo he dicho insistentemente y en estos últimos días de campaña lo sostengo: con el pueblo todo, sin el pueblo nada. Los chihuahuenses dirigirán el destino de nuestro estado y yo los acompañaré en este camino de transformación. En pocos días Chihuahua elegirá el camino de la esperanza, por encima de la corrupción y la mentira. Juntos, haremos posible el cambio verdadero y la transformación de nuestro estado.

Es un hecho, que desde diciembre 2018 México se encamina hacia un régimen político que será la superación histórica de los últimos gobiernos durante los cuales los negocios privados y la función pública se entrelazaron y dieron lugar a una densa red de corrupción que dirigió las políticas públicas a favorecer a las grandes empresas capitalistas en menoscabo de los intereses nacionales y de las mayorías populares.

Es una realidad que las mayorías en Chihuahua claman por un cambio de partido en el gobierno estatal, porque solo así se hará realidad el cambio verdadero, el que se fundamenta en los valores de la Cuarta Transformación y que nosotros representamos, porque valoramos y respetamos al pueblo, nacimos para servirlo con honestidad y no para servirnos de él. Los corruptos lo saben y tienen miedo, por eso apoyan alternativas políticas que favorecen sus intereses o que abiertamente los representan.

Afortunadamente nuestros adversarios, principalmente PAN y PRI, quienes antes se decían contrarios, pero en realidad los ha enlazado siempre la ambición por el poder y el dinero, hoy se han quitado las caretas y unen sus miserias morales para tratar de descarrilar nuestro proyecto. Lo único que han conseguido es anticipar su derrota al aglutinarse en ese mazacote que el pueblo sabio distingue como estandarte de la corrupción, que en el pasado reciente encabezó el exgobernador César Duarte y al que daría continuidad, sin duda alguna, la candidata del PAN-PRD y PRI María Eugenia Campos Galván. El duartismo unido será vencido.

La única opción que les queda a nuestros adversarios es que los ciudadanos no vayan a votar, por eso han emprendido una campaña negra en la que el objetivo es desalentar el ejercicio del sufragio, pero no lo lograrán, porque el pueblo se cansó de tanto vividor, de tanta tranza. Ellos se unen contra el color y los valores de la 4T que representa nuestro proyecto, pero la alianza que nosotros hemos hecho con el pueblo es más grande, más sólida y, seguro estoy, nos llevará al triunfo este 6 de junio para acabar de una vez por todas con el lastre que impide el desarrollo: la corrupción. 

Una gran diferencia que desmarcará mi gobierno de la actual administración y otras que la han precedido, es que gobernaré desde las colonias, desde las comunidades, desde las calles y no encerrado en una fría oficina en Palacio de Gobierno; trabajaré de día y de noche, como ya lo he demostrado en mis previas responsabilidades en cargos públicos, para garantizar el crecimiento del estado de Chihuahua y la igualdad de oportunidades para todos. 

La honestidad, austeridad y transparencia en el manejo de las finanzas públicas serán el eje de todo mi gobierno, porque no puede haber gobierno rico con pueblo pobre. Sólo así se podrá fomentar de manera efectiva el desarrollo económico y se garantizará el bienestar de los chihuahuenses. Reduciré mi salario la mitad de lo que gana el actual gobernador y ningún funcionario ganará más que un servidor, se eliminarán todos los excesos en el gobierno, como aviones, viajes, lujos, paseos disfrazados de trabajo, y se ahorrará para estar en condiciones de renegociar la deuda del estado, producto de las acciones corruptas de quienes han gobernado Chihuahua durante los últimos tres sexenios. 

Siento un gran compromiso con las mujeres de Chihuahua, porque a lo largo de mi existencia he vivido muy de cerca los grandes esfuerzos que hacen ellas para superarse. Por ello, las acciones de mi gobierno se abordarán desde la participación ciudadana y la creación de políticas públicas con una perspectiva de género. Además, la conformación de mi gabinete será paritario, igualdad de oportunidad a mujeres y hombres para integrarse a mi equipo de trabajo.

Chihuahua y todo México tienen una deuda histórica de violencia contra las mujeres, reforzada por tantos años de indiferencia de los gobiernos del PRI y del PAN. Para atender y cambiar esta cruda realidad, trabajaremos con un enfoque integral de prevención social mediante la educación, atendiendo las diferencias multiculturales y basado en el respeto absoluto de sus derechos humanos.

Encuentro un ánimo inmejorable en todo el estado para alcanzar el triunfo. Tengo el corazón lleno de alegría y de esperanza por los increíbles cierres de campaña que vivimos en Parral, Jiménez, Guadalupe y Calvo, Guachochi y Nonoava durante este fin de semana y cuyo entusiasmo continuará en Aldama, Cuauhtémoc, Chihuahua, Nuevo Casas Grandes y, por supuesto, en mi querida Ciudad Juárez.

No he detenido mis recorridos casa por casa, acudí en estos días a las colonias de Ciudad Juárez, visité Valle de Zaragoza, Valle de Allende, Satevó, San Francisco de Borja y continuaré mis recorridos por las calles de Gran Morelos y Ascensión para confirmar mis numerosos compromisos para con estos y todos los municipios del estado. 

Invito a todas y todos a apoyar este proyecto, a quienes albergan la esperanza de un gobierno que desde la honestidad transforme Chihuahua y busque el bienestar real del pueblo. No los voy a defraudar, corresponderé con un gobierno honesto, dedicado y cercano. 

¡Vamos a ganar!