PUBLICIDAD

Opinión

¡ONU-Hábitat al rescate!

Una de las primeras actividades realizadas en el marco del convenio fue la participación de Juárez durante el Foro Urbano Mundial, en Polonia

Elvira Maycotte
Escritora

miércoles, 07 septiembre 2022 | 06:00

PUBLICIDAD

A partir de la gestión de la Oficina de Resiliencia para concretar la firma del convenio de colaboración entre el Municipio de Juárez y el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, ONU-Hábitat, se han dado una serie de eventos que apuestan a la transformación de Juárez acorde a los Objetivos del Desarrollo Sostenible a través de proyectos que conformarán nuestra Nueva Agenda Urbana. En la firma del convenio para ejecutar el proyecto de Localización y Transversalización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana en Ciudad Juárez, se tuvo como escenario nada más, y nada menos, que la Secretaría de Relaciones exteriores en la Ciudad de México. Así de formal fue el contexto en el que Juárez se sumó a la dinámica global en que ciudades de otros países de América Latina y el Caribe, y de todo el mundo, ya participan.

Una de las primeras actividades realizadas en el marco del convenio fue la participación de Juárez durante el Foro Urbano Mundial, en Polonia. Otros eventos han sido una serie de foros y conferencias que siguen una de las líneas del acuerdo en cuanto a estudios, análisis y actividades participativas entre actores locales que permitan definir una visión futura compartida que se exprese en la “Carta por el Derecho a la Ciudad”. En todos ellos colaboran la Dirección de Derechos Humanos, el Departamento de Arquitectura de la UACJ y la propia Coordinación de Resiliencia. El primero de ellos “Espacios y servicios públicos de calidad” contó también con la participación de la SEDATU. Otros temas han sido “Libre de discriminación”, “Ciudadanía Inclusiva”, “Mayor participación política” y en la quinta sesión se tiene previsto el tema “Vínculos urbano-rurales inclusivos”.

PUBLICIDAD

La idea es diseñar proyectos urbanos estratégicos para los que se puede acceder a un financiamiento. Ya en el camino hacia la definición de los proyectos que deberán apoyar el avance de Juárez en sus dimensiones física, social, económica y ambiental identificando acciones y proyectos prioritarios, la propia ONU-Hábitat México organizó una interesante sesión en webinar: Implementación de las agendas globales en Ciudad Juárez desde la Nueva Agenda Urbana. Lo primero que se hizo fue hacer un repaso de los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible, pero lo medular del ejercicio fue la manera por la cual se llegó al diagnóstico de cómo estamos en temas medulares del desarrollo urbano sustentable… y esto solo es el principio de una aventura que pretende hacer énfasis a los grupos históricamente olvidados o desatendidos -no dejar a nadie atrás, no dejar a nadie afuera-, abordar la transición energética, la economía circular y el sistema de cuidados que tiene como ideal ciudades que cuidan a las personas. 

Para llegar al diagnóstico del estado en que nos encontramos acerca de varios asuntos urbanos se abordaron varios temas de los cuales llamó mi atención el transporte público. Para evaluarlo se apuntaron los indicadores deseables: es un sistema integrado y unificado; tiene trayectos y paradas bien definidas; tiene rutas suficientes y da servicio a todos los barrios de la ciudad; es eficiente y los tiempos de traslado son apropiados; es bajo en emulsiones; se encuentra en buen estado de mantenimiento; puede ser utilizado por las personas vulnerables; los horarios son apropiados; sus costos son asequibles y, por último, brinda sensación de seguridad. ¡Qué triste situación! ¿Verdad? Nada de eso caracteriza al transporte público en nuestra ciudad. Lo peor es que en la misma situación se encuentra el espacio público, la gestión del patrimonio natural, la prevención de riesgos naturales… ¿Seguimos?

El principal problema que los participantes detectaron fue obviamente, la seguridad, pero no se queda atrás la escasez de agua, el crecimiento horizontal, la especulación, manejo de residuos y, muy de la mano, la contaminación. 

Ciertamente, las soluciones para salir adelante de la situación tan compleja en la que nos encontramos se contraponen a las fuerzas que nos condujeron hasta donde estamos, y difícilmente tales fuerzas e intereses cederán un ápice de terreno por voluntad propia. Por eso, insisto: En el Plan Municipal de Desarrollo Urbano Sostenible 2020, que ya es ley y al que habrá de ceñirse el PDUS que actualmente el IMIP actualiza, sí se consideraron tales problemas y se dan directrices para sus soluciones, así que habrá de tomarse en cuenta. Es importantísimo que la Oficina de Resiliencia que encabeza tan importante iniciativa ante la ONU tome el papel que le corresponde en el proceso de actualización, so pena de que el nuevo plan resulte a todas luces incongruente.

PUBLICIDAD

Notas de Interés

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search