Opinión
OPINIÓN

Nuevo funcionario busca sueldos de lujo

A ver cuánto tardan en desencantarse todos los del gabinete estatal con la nueva estrategia en materia de seguridad que llegó a inaugurar Emilio García Ruiz

LA COLUMNA
de El Diario

miércoles, 19 febrero 2020 | 06:00

• Nuevo funcionario busca sueldos de lujo

• Dictan desde Chihuahua no al plebiscito

• Puso la cazadora aCorral sin éxito

• Hubo pelea por el dinerito de los spots

A ver cuánto tardan en desencantarse todos los del gabinete estatal con la nueva estrategia en materia de seguridad que llegó a inaugurar Emilio García Ruiz.

El recién designado secretario de Seguridad Pública Estatal ya pidió ‘las perlas de la Virgen’ y un poquito más para la obesa nómina burocrática de la revivida dependencia, tan sólo para completar su exiguo salario de 100 mil pesos al mes y los sueldos de los mandos de confianza alrededor suyo.

Por lo pronto ha tratado de rascarle a la división del presupuesto que por fuerza debió aplicarse entre la Fiscalía General del Estado y la Comisión Estatal de Seguridad.

A la nueva SSPE se supone que le tocaría únicamente lo correspondiente al gasto de la CES, pero de poquito en poquito García Ruiz ha logrado quitarle a la FGE lo de otras áreas que también habrá de absorber con la reestructuración. Lleva más de 25 millones por encima de lo planeado.

Y aunque en el terreno operativo no se ha visto siquiera una detención relevante o algún plan con futuro, el secretario quiere tener la llave de los recursos abierta de forma permanente. Lo bueno cuesta, desde luego.

Los sueldazos que pretende para la dependencia y su nueva estructura –que hasta la fecha nadie conoce– no se sabe para quiénes serán. No se sabe de talento alguno que se haya traído de las filas federales, del Ejército o de la Fiscalía General de la República. Sí los presume y anuncia que ya vienen los cambios, pero nada en firme hasta la fecha.

Es lo típico de los funcionarios importados. Chihuahua poco les interesa, al fin que están de paso. Lo importante es servirse de los presupuestos y de los arreglos con los grupos criminales. Les vale que el estado arda.

***

Tal como se había previsto, los consejeros del Instituto Estatal Electoral le encontraron la salida al plebiscito contra la segunda ruta troncal del transporte en Juárez.

Para justificar la negativa argumentaron que la constitución del Fideicomiso del Sistema Integrado de Transporte de Ciudad Juárez era un acto legislativo, no una decisión administrativa del Ejecutivo. Ante ello resultaba improcedente la solicitud que promovieron Sergio Rueda y Ricardo Melgoza, del Observatorio Bio-Psico-Social.

Así, los consejeros encabezados por Arturo Meraz le dieron la vuelta a la sencilla pregunta que se planteaba para que la respondieran los juarenses: “¿Está usted de acuerdo en que se construya un carril confinado sobre la avenida Tecnológico para los autobuses del sistema de transporte denominado EcoBús?”.

En vez de ello optaron por acatar la línea de Palacio de Gobierno. No se puede pensar otra cosa si lo único que procede de consultas y herramientas de la Ley de Participación Ciudadana son las que se dirigen hacia los rivales políticos del gobernador. 

De muestra están la alcaldesa capitalina Maru Campos y el alcalde de Cuauhtémoc, Carlos Tena, a quien también le iban a dar su plebiscito para un proyecto sobre la recolección de basura, hasta que mejor fue abortado por la propia administración municipal.

Una eventual pelea en los tribunales contra la decisión del IEE se antoja difícil, aunque no imposible. Basta tomar en cuenta que en la frontera son unas 300 mil personas las que se movilizan en autos particulares –potenciales afectadas con la segunda troncal– y sólo 70 mil se estiman que serían usuarias del transporte público en esa zona. 

Evidentemente el acto legislativo que el Ejecutivo llevaría a la práctica, representa un perjuicio a la comunidad, por más que se quiera minimizar.

***

La leyenda dice que anduvo en Palacio de Gobierno por instrucciones de su nuevo jefe político, el exgobernador José Reyes Baeza, tratando de contactar a Javier Corral y entablar con él un acercamiento.

Fermín Ordóñez es uno de los figurones priistas del sexenio pasado en la ciudad de Chihua-hua. Arañó la candidatura a la Presidencia Municipal en tiempos de César Duarte.

Fue dirigente del PRI municipal hasta finales del año pasado cuando renunció por incompatibilidad de caracteres con su jefe estatal, Omar Bazán Flores. Desde ahí habría trabado relaciones con Reyes Baeza.

Sabido es que sin el hombro antiduartista de Reyes, Corral difícilmente hubiera sido gobernador. Hoy todavía no pierden oportunidad de confirmar ambos esa relación cada vez que pueden. No tardan en reaparecer de nuevo en algún desayuno, comida o cena.

A Reyes le conviene que su equipo mantenga al menos comunicación básica elemental con el gobernador. Eso pretendió ayer Fermín en su incursión en Palacio pero esperó media hora, una hora y quién sabe cuánto tiempo más... y nada.

Fuentes al interior de gobierno nos aseguran que algún duende le deslizó a Corral que Fermín podría abordar un tema harto incómodo, más bien inaceptable, y rechazó la audiencia.

Ese tema tiene qué ver con un empresario antiguo mecenas y compadre del propio Corral Jurado, Eduardo “Lalo” Almeida.

Repetimos, es la leyenda.

***

Hay... o había sonorosa disputa en la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno estatal por la elaboración de los spots radiofónicos y televisivos que caerán como chubasquito sobre los chihuahuenses en los próximos días, de cara al Tercer Informe de Gobierno que presentará Javier Corral la semana próxima.

Uno de los directores de esa dependencia, Enrique Lomas Urista, tan cercano al gobernador que le ha perdonado acoso y abuso laboral contra sus subordinados, ya tenía lista la empresa productora de Jairo Sifuentes.

No faltó luego el de buena memoria entre el propio equipo de Comunicación. Deslizó hacia Corral que Jairo fue en algún momento responsable de redes sociales y su resultado fue el fracaso.

Ahí entró al quite de inmediato poco tardo pero no perezoso el nuevo jefe de Comunicación, Manuel del Castillo Escalante. Podemos decir que el negocio le cayó del cielo.

Habló Manuel a Juárez con sus amigos de la empresa Intelia, armaron el proyecto correspondiente muy rápido, hubo acuerdo en los términos económicos y para adelante.

Desde el sábado Intelia inició con la producción de los spots en el patio central de Palacio, mismo que fue cerrado porque el propio Lomas descubrió sin querer queriendo a un supuesto halcón de medios informativos tomando nota de todo.

El director Lomas pasó un nuevo coraje; Del Castillo sabe que puede haber venganza y de inmediato puso a trabajar en las investigaciones correspondientes a su jefa de enlaces, Iveth Mancinas, mujer que ya trae paniqueados a varios en esa isla del confort e importapoquismo que es Comunicación Social. Entre 90 que trabajan ahí no han podido agregar una décima a la calificación de su jefe el gobernador.