OPINIÓN

Nomás faltó la banda para anunciar cateos en ceresos

Desde el interior del Cereso los reos tuvieron tiempo inclusive de preparar protestas en el exterior para el momento en que arribaron los grupos de policías

LA COLUMNA
de El Diario
jueves, 25 abril 2019 | 06:00

• Nomás faltó la banda para anunciar cateos en ceresos


• El cristal se produce en los penales


• Encuentros de seguridad y gasto inútil en viáticos


• Arman comitiva para ir a Washington


Han servido más de aviso que de genuina purga los movimientos de la Fiscalía General del Estado contra el autogobierno y todo lo que ello implica de corrupción en los ceresos estatales.

Policías del Estado auxiliados por federales entraron la noche del martes al Cereso de la ciudad de Chihuahua para “reventar” la venta de droga, decomisar armas y asumir el control del penal.

Pero lo hicieron en aquel viejo estilo de los mensajes a la Sierra desde un medio de comunicación. Todos los preparativos durante el día fueron lo suficientemente escandalosos para poner en alerta a los grupos delictivos que operan al interior del penal. Casi llevaron banda, matraca y trompetas.

Desde el interior del Cereso los reos tuvieron tiempo inclusive de preparar protestas en el exterior para el momento en que arribaron los grupos de policías estatales y federales a llevar a cabo “el cateo”.  

Y qué “raro”, algunos de los manifestantes llevaron cartulinas contra la jefa de Asuntos Internos de la Fiscalía, Érika Jasso, y no contra la comandanta de los penales, ni contra el fiscal. Ahí va diciendo.

A lo mucho fueron halladas algunas “puntas hechizas” algo de droga de calidad ínfima. Nada de fosa clandestina ni narcolaboratorio ni armas de fuego ni celulares ni alcohol, lo que se suponía habrían descubierto mediante “soplones”; y de eso se trataba el reventón. En Juárez ocurriría el mismo operativo ayer temprano, igualmente con los previos “edictos de notificación”.

Por lo tanto seguirá idéntico el grave problema en los Ceresos estatales a la descrita por esta columna en su edición del 14 de febrero para efectos generales y Juárez en particular:

“... La autoridad que existe al interior del penal es la ejercida por los propios grupos delictivos que manejan la venta de droga, prostitución, alcohol, celdas, crujías, etc. Custodios y jefes de estos, altos funcionarios de la Fiscalía de Ejecución de Penas, han sido reducidos a testigos mudos o cómplices. No tienen opción”.

“La explosiva situación al interior del Cereso es conocida perfectamente por el gobernador del estado, Javier Corral; y por sus jefes respectivos en la materia, el fiscal general César Peniche y el comisionado de seguridad, Óscar Aparicio. No hacen nada porque su concentración está en otra parte”.

Si los cateos los están llevando a cabo los mismos que han permitido ese autogobierno no están haciendo más que revolver la tierra y dejarla como estaba. Es su conveniencia, insistimos, por omisión aunque más por corrupción. 

Es pensar mal y acertar. En ese entorno no hay ni papel de baño que ingrese a los ceresos sin pago de por medio. Absolutamente todo cuesta, lo saben Corral, Aparicio, Peniche, y más todavía la comandanta de Ejecución de Penas. Deben ser millones por semana los que lleguen a las manos de mandos muy altos, altos medianos y bajos.


***

Hay algo todavía más grave que se maneja tras bambalinas en los penales. Es un tema que sabemos ha sido abordado también con recurrencia en las reuniones de seguridad del Estado, esas encabezadas por titulares de todas las corporaciones policiacas, con Corral a la cabeza.

¿Dónde se elabora el cristal? ¿Por qué nunca se encuentran los laboratorios para su producción en las ciudades? ¿A poco lo mandan por paquetería desde “cristalandia”? ¿O cae del cielo? ¿Por qué sólo hay unos cuantos reportes de detenidos con algunas porciones, pero nunca en grandes cantidades?

Pues bien, hay investigaciones que apuntan a los ceresos más grandes del estado, los de Chihuahua y Juárez, como puntos clave en esta primera fase del narcomenudeo.

Ha quedado claro que el autogobierno de los ceresos estatales es una realidad y los datos que apuntan a la protección de los productores de la droga actual más dañina y letal, por su bajo costo y alto poder adictivo, llevan inevitablemente a los ceresos, como todos los caminos llevan a Roma.

Pero con megaoperativos que terminan en mero ridículo dan mucho qué pensar sobre los alcances de la protección que tienen los involucrados.


***

Ayer por cierto andaba muy orondo gastando viaticada en la Ciudad de México el gobernador Javier Corral Jurado precisamente con el tema de la seguridad.

Presumió una reunión con el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Francisco Fabbri, y otros funcionarios integrantes de la gorda nómina pública federal, ahora bajo control de Morena.

Ese tipo de reuniones no es otra cosa que tiempo y dinero perdido. Lo sabemos. Y para muestra los más de dos años y medio que Corral lleva de gobernador y más de cinco mil homicidios en su cuenta. 

Pero el dato rescatable en ese encuentro es la presencia de Agustín Basave, el representante del Gobierno estatal chihuahuense en la Ciudad de México, que ha jugado un papel de segunda, o de quinta, quizá no porque no quiera sino porque su perfil no guarda relación en absoluto para ese cargo por el que cobra cerca de los 100 mil del águila mensuales. Es opinador, articulista, algo filósofo, no servidor público, tampoco político.

Ahí debió estar alguno o algunos de quienes conforman el sistema estatal de seguridad en el estado pero si tomamos en cuenta la inutilidad de ese tipo de encuentros, concluimos que al menos fueron ahorrados algunos miles de viáticos en vuelos de avión y hoteles.

***

El dirigente de Index y el de la Cámara del Autotransporte de Carga, Pedro Chavira y Manuel Sotelo, tienen la encomienda de juntar una comitiva del empresariado juarense para que vaya a Washington el 7 de mayo a fin de presentar la crisis de la frontera y sus afectaciones.

El canciller Marcelo Ebrard será quien vaya a la cabeza de autoridades locales y representantes del sector privado, a la cita con el Departamento de Estado –el similar estadounidense de la mexicana Secretaría de Relaciones Exteriores– para rogar por una solución al embudo que ha dejado miles de millones de dólares de pérdidas.

Pero tan sólo la fecha tan lejana –pues la crisis supuestamente se resolvería en dos semanas o 20 días, plazos que ya han vencido– no convence al empresariado juarense, dado que denota falta de voluntad de las autoridades federales para atender el problema, al que sin duda llegó muy tarde Ebrard.

Lo otro que observan es que así vaya Andrés Manuel López Obrador a Washington, al Departamento de Estado y a otras autoridades norteamericanas poco le ha de preocupar, si sus sectores productivos afectados por esta decisión no son convencidos de que también deben protestar y presionar a su Gobierno para lograr una apertura rápida.

Así que la comitiva se arma con resistencias y sin las mejores expectativas.


***

Los operadores de Miguel Fernández Iturriza en el Plan Estratégico de Juárez se llevaron ayer una sorpresa nada agradable. 

Quisieron sorprender con cuestionamientos al aplazado Plan Municipal de Renovación del Alumbrado Público y se encontraron ahí mismo con la presencia de los funcionarios municipales responsables de dirigir el proyecto.

Los directivos del Plan convocaron a conferencia de prensa pero se apersonó toda la plana mayor de Oficialía Mayor para dar contestación ahí mismo a las interrogantes tanto de los periodistas como de la propia asociación civil. Por si fuera poco se reforzaron en el frente mediático con doña Mónica Luévano, la jefa de Comunicación Social.

Muy chistosa una de las exigencias del Plan, que el municipio suba a su página de transparencia un micrositio con todo el desarrollo del proyecto. Respondieron los independientes que sí, pero los administradores de dicha asociación no han sido para entregar información sobre decenas de solicitudes de información que les han sido hechas sobre el origen de sus recursos, en qué y cómo lo gastan. Alumbrado en la calle, oscuridad en casa.