Opinión

OPINIÓN

‘No te van a regañar por tomarte fotos conmigo’

Ayer apareció Alanís en una fotografía tomada junto a la gobernadora al concluir un encuentro ‘privado’ entre Maru y los colegas periodistas que cubren la fuente en Palacio de Gobierno

LA COLUMNA
de El Diario

viernes, 12 noviembre 2021 | 06:00

• ‘No te van a regañar por tomarte fotos conmigo’

• Pellizco de un millón para ver si entiende

• Amenazó a todos en la unidad Zaragoza

• Presa Palanganas en riesgo de reventar

Desconocemos con precisión la nueva función del fotógrafo, Alejandro Alanís, pero todo apunta a que cruzó el pantano del corralato con algunos manchones menores en las plumas y ha podido colarse en el nuevo gobierno de Maru Campos.

Javier Corral lo mantuvo pegado los cinco años y hasta autorizó compras de cámaras fotográficas y aditamentos especiales para su área por cerca del millón de pesos pero nomás para tener imágenes de mayor calidad.

Ahora sabemos que su salario era varias veces menor al de otros igual de cercanos al exgobernador, como Francisco “La Coty” Muñoz y Francisco “La Coyota” Lozano, quienes además gozaban de múltiples privilegios de todo tipo.

Ayer apareció Alanís en una fotografía tomada junto a la gobernadora al concluir un encuentro “privado” entre Maru y los colegas periodistas que cubren la fuente en Palacio de Gobierno.

“Vente, al cabo ya no te van a regañar por tomarte fotos conmigo”, pidió ante los periodistas la mandataria al singular personaje conocido en todo Chihuahua y otras parte del país por andar siempre buscando las “placas” buscadas por el narcisista expatrón.

Y es cierto, otro padecimiento patológico de Corral es el de los celos extremos. Indudablemente amonestaba hasta con ferocidad al fotógrafo y a cualquier otro integrante de su equipo por tomarse fotos, platicar y/o socializar con críticos de su persona o de su régimen.

Buen rescate el de Maru. Algunas imágenes en versión digital de La Columna.

***

Como una válvula de escape fue tomada la sanción de un millón de pesos impuesta por la Presidencia Municipal contra la empresa recolectora de basura PASA.

Había mucho enojo social acumulado por el mal servicio de la empresa lagunera desde finales de la administración de Armando Cabada y de seguido hasta el nuevo régimen del moreno, Cruz Pérez Cuéllar.

Se volvieron mañosos los empresarios de PASA; tuvieron la osadía de mentir a Cabada cuando prometieron la separación de uno de sus principales directivos en Juárez. Le echaron todo el paquete por la ineficacia pero aun así lo retiraron hasta que fueron pescados en la mentira.

Las severas quejas sociales continuaron hacia la administración de Pérez Cuéllar quien ha amenazado inclusive con el retiro de la concesión pero de entrada impuso el miércoles ese pellizco de un millón.

PASA cobra del dinero de los juarenses arriba de 25 millones de pesos mensuales por el uso de unos 100 camiones recolectores. Los pagos son puntualitos pero en algunas períodos ha encontrado la autoridad municipal que han faltado hasta 15 camiones.

La empresa se ha comprometido siempre a contar con la flotilla completa. Afirmó con la soga supuestamente al cuello que tendría 100 para el 31 de octubre y 110 al 30 de noviembre. Camiones en excelentes condiciones no solamente repintados y fallentos como han sido hallados muchos.

Al 31 de octubre no cumplió, por eso y los antecedentes el pellizco del millón. Sin duda válvula de escape ante la presión social y ante la presión de los regidores de oposición.

Veremos al 30 de noviembre el nuevo comportamiento y si mereció PASA en realidad el enésimo “voto de confianza”.

***

Se construyó desde la administración anterior una complicidad entre Hugo López Gatell y sus similares en Chihuahua, encumbrando comandantas y generales en la lucha contra el Covid. Verdaderamente poderosos e intocables.

Lo mismo se aparecían en conferencias de prensa presenciales y después virtuales. Fueron los caballitos de batalla mediáticos para justificar una atención errática a la epidemia que dejó miles de muertos en la entidad, poco más de ocho mil.

Se replicaron en la entidad los desatinos federales, como la resistencia al cubrebocas y un semáforo manipulado con fines políticos, así como la ausencia de apoyos reales a sectores productivos. Los únicos apoyos fueron cosméticos e insuficientes.

Ahí en ese propósito fue estrella Arturo Valenzuela, quien pese a desatinos fue conservado en el puesto, que el martes se le acabó. Dejó de ser el encargado médico de la zona norte de la Secretaría de Salud.

Falta la comandanta Mirna Beltrán, con sueldo de subsecretaria, y otros personajes, que continúan refugiados en la aún onerosa nómina de salud.

Lo ocurrido en Juárez, el desorden en la aplicación de vacuna a rezagados, es parte de lo mismo, de la herencia maligna que aún atormenta a la institución y que requiere una urgente oxigenación.

***

Con amenazas al personal de Atención Ciudadana Zaragoza, así como connatos de pleito y agresiones contra sus propios compañeros, salió despedido de la administración municipal un tal César Ávalos Zamora.

El ahora exfuncionario solía tener el cargo de asistente social. Al ser liquidado en estos días, después de lanzar montones de improperios ante la desesperación que le causó su baja advirtió que sería una piedra en el zapato para el gobierno morenista.

Ávalos Zamora trató de impedir su cese con la idea de que es un protegido imprescindible de Víctor Valencia Jr, asesor de altos vuelos del alcalde Cruz Pérez Cuéllar.

No se conocen los motivos concretos de su salida, pues hizo más ruido el escándalo armado en la dependencia municipal que atiende la parte suroriente de la ciudad.

Pero en vista de lo ocurrido, ya ni siquiera son relevantes las razones que llevaron a su expulsión ni que haya tenido problemas con el personal de la misma oficina, que debió padecer los gritos y hasta las cachetadas de Ávalos Zamora.

Lo que llama la atención a los funcionarios municipales es que pretenda arrastrar el nombre de Valencia para afectarlo en la buena relación que tiene con Pérez Cuéllar, porque a eso parece ir dirigido el conflicto que hasta cierto punto es muy artificial.

Nadie tiene asegurado un puesto en la función pública, eso lo saben bien quienes trabajan en cualquier nivel de gobierno. Y aunque es costumbre usar supuestas influencias políticas para mantenerse en la nómina puede ser nocivo para un proyecto.

Peor si dicha supuesta protección se usa para tratar de amedrentar y chantajear con el objetivo de volver al cobijo del erario.

Si Ávalos fuera realmente protegido de Valencia, escudarse en su nombre, lanzar injurias y amenazas al proyecto morenista, daña a su supuesto protector y genera inestabilidad. Eso no se dice ni se hace, simplemente.

***

Todavía no se construye la presa Palanganas y ya está en riesgo de reventar por un conflicto social que va en aumento y que lejos de atenderse parece fomentarse desde los primeres niveles políticos estatales.

A iniciativa del juarense Cuauhtémoc Estrada, coordinador de la bancada morenista, la Comisión del Agua del Congreso del Estado acaba de aprobar un exhorto para que se destinen mil 600 millones de pesos al proyecto.

Tiene varios sexenios la petición de la obra que captaría agua del principal arroyo regional para beneficiar a cientos de agricultores de la región de Casas Grandes.

Nunca había dado problemas porque no pasaba de un proyecto ejecutivo mal hecho, sin planes de impacto ambiental siquiera, pero ahora se ve más cercano por un intenso cabildeo que realizan grupos de Morena y el PAN, que por algún interés común en eso parecen estar de acuerdo.

El problema es que en Janos y Ascensión, aguas abajo de Palanganas, crece la inconformidad por el proyecto, que consideran hecho sobre las rodillas y a punta de ocurrencias durante casi 20 años.

Si habría seis mil hectáreas beneficiadas aguas arriba, aseguran, habría más de 40 mil hectáreas afectadas aguas abajo; eso sin contar con el daño ambiental que no se ha calculado, porque a los promotores les interesa el potencial económico que tiene la presa y no el entorno ecológico.

Las presiones de los municipios que se consideran perjudicados ya empiezan a causar fracturas en esos grupos de interés del albiazul y del morenismo.

close
search