OPINIÓN

No puede ni como gobernador ni como corredor

Al margen de la cada vez menor popularidad de estas carreras, es evidente el desgaste con el que carga, a dos años de tomar sus petacas e irse

LA COLUMNA
de El Diario
lunes, 09 septiembre 2019 | 06:00
|

• No puede ni como gobernador ni como corredor


• La oportunidad sin ‘Lucha’ en el Tribunal


• Mina de Samalayuca hasta Palacio Nacional


• Letal el arsénico grillo de Laura Domínguez


Así como no ha mejorado su administración, tampoco han mejorado los tiempos de corredor de medio fondo el gobernador Javier Corral.

Ayer marcó una hora con tres minutos y 59 segundos en los 10 kilómetros de la carrera Salvando Vidas de la Cruz Roja, realizada en la ciudad de Chihuahua. Es la tercera vez que participa en estos ejercicios. Quedó muy lejos de los 37 minutos del primer lugar.

En la “Carrera de la Liberación” del 21 de septiembre de 2016, con la que prácticamente daba inicio su administración que a los pocos meses comenzaría en picada, hizo 52 minutos con 22 segundos en los 10 kilómetros.

En la edición 2017 de la misma, la realizada en Juárez, batió su récord el 13 de septiembre, al lograr el recorrido en 50 minutos con 34 segundos. Semanas antes de esa fecha había hecho 54:35 y 53:29 en carreras en Chihuahua organizadas por su entrenador personal Royce Banda.

Para noviembre de 2018 en la carrera anual en esta frontera marcó una hora y 55 segundos. Se nota el desgaste en sus peores tiempos deportivos.

También se nota el desgaste de su gobierno. En 2016 sus redes sociales se llenaban de aplausos, buenos deseos, comentarios favorables casi al 100 por ciento. Era la luna de miel plena.

Fueron bajando de intensidad los aplausos. Luego mudaron a reclamos por la fama de flojonazo que se carga Corral, con justa razón. Ahora ya no hay comentarios laudatorios.

Son pocas las interacciones, casi nulo el interés que despierta, pero en general todo es en sentido negativo.

“Y todavía dicen que no trabaja… Para eso sí te sobra tiempo, ponerte a trabajar es lo que deberías de hacer…”, es lo que le comentan al mandatario al presumir sus carreras en Facebook, entre unas cuantas bendiciones, cada vez menos.

“Estaría bien una carrerita por las calles de la ciudad para que veas que no hay pasos peatonales y la infraestructura vial se está cayendo a pedazos… no haces tu jale… en las noches la presencia de las autoridades es nula… renuncia, inepto”, rezan los comentarios, sin tomar en cuenta los impublicables.

Al margen de la cada vez menor popularidad de estas carreras, es evidente el desgaste con el que carga, a dos años de tomar sus petacas e irse.

Hoy está contemplado para asistir al informe del alcalde Armando Cabada, a ver si explica Corral su cerrazón para evitar los “puentes enanos” que se ha aferrado a construir en Juárez su transa secretario de Comunicaciones y Obras Públicas, Gustavo Elizondo.


***

El magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Pablo Héctor González, no se duerme en sus laureles. Sabe que está ante una invaluable oportunidad de tomar el control del Poder Judicial, ante el inminente retiro de la consejera de la Judicatura Luz Estela “Lucha” Castro.

El Pleno del Tribunal Superior, compuesto por magistrados de todas las corrientes, pero con dominio de la línea de Palacio de Gobierno que dictaba la consejera Castro, ha presionado a González Villalobos para que recupere su valor, superior jerárquicamente al Consejo de la Judicatura.

Pero sacudirse a “Lucha” Castro era imposible sin enemistarse con el poder político estatal en manos de Javier Corral.

La salida de la consejera Castro –por la vía de las vacaciones primero, luego vendrán una serie de incapacidades por razones médicas– llevó al presidente del TSJE a hacer alianzas con sus compañeros magistrados.

Se trata de colocar al Consejo de la Judicatura en el exacto lugar que le corresponde, como administrador del Poder Judicial. Quitarlo de esa especie de poder independiente y superior al Pleno que conforman los magistrados.

También presionan a González Villalobos para que doble las manos en las peleas absurdas que mantienen la tensión al tope en el máximo tribunal estatal.

Porque es un problema grave la guerra interna que se vive todos los días, producto de pleitos judiciales que enfrentan a jueces contra jueces, magistrados, funcionarios, que conviven en el mismo espacio todos los días pero ni siquiera se hablan porque están peleados en los tribunales federales.

Todo por decisiones verticales salidas del CJE, sin el sustento jurídico adecuado, sólo con el argumento político de la necesidad de renovar el Poder Judicial; dicho argumento está más que rebasado, pues la corrupción que se pretendía combatir sólo ha cambiado de piel y de personeros, pero persiste en todo su esplendor.

La idea, pues, es que se busquen salidas alternativas a los conflictos que se llevaron hasta la justicia federal y que están por llevarse hasta la Suprema Corte, antes de que el máximo tribunal de la nación le propine un nuevo coscorrón al Poder Judicial de Chihuahua.

Interesante el reto y la oportunidad que tiene González Villalobos con el forzado retiro de doña “Lucha”.


***

Recientes denuncias por discriminación, corrupción y negocios al amparo del poder contra David Holguín Baca y Luis Lugo Ordorica, responsables de Transporte a nivel estatal y municipal en Juárez, revivieron el debate de retirar esa área de la Secretaría General de Gobierno.

En una semana se cumple un año de la designación del cuestionado Holguín como director de Transporte y del expolicía Lugo como titular en la frontera.

Su labor ha sido poco más que deficiente, pues ya no se les señala sólo por haber paralizado un departamento que medianamente caminaba, sino ahora por transas en las concesiones y permisos provisionales, así como favorecimiento sospechoso a unos cuantos.

Sin contar con otros negocios de diferente giro en que se relaciona a los funcionarios, la Oficina de Transporte en Juárez ya es considerada un vil nido de roedores.

Todo es a causa del manejo político y discrecional que se permite de un área que, en las ciudades y estados donde ha evolucionado el sistema de transporte, se deja en manos de instancias técnicas, no de la Secretaría General de Gobierno, como sucede en Chihuahua.

El tránsito de la Dirección de Transporte a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, a donde le corresponde estar, fue frenado precisamente por los funcionarios que, lo saben muy bien, dejarán de ser útiles si se le quita el sesgo político al problema y se le encarga a una dependencia técnica.

Pero las presiones de las últimas semanas y el cumplimiento del plazo lógico de 12 meses para que se viera algo de trabajo, sin que haya resultados, supuestamente vuelven a hacer factible el cambio de rumbo.


***

Por la intervención del diputado federal Ulises García y del subsecretario de Minería instalado en Chihuahua, Francisco Quiroga, el proyecto de una mina en Samalayuca llegará hasta la mesa de Palacio Nacional, donde podría ser frenado o palomeado.

La nueva política en materia de industria extractiva aún no acaba de definirse en México, pero es natural que el régimen de Andrés Manuel López Obrador busque darle otro sentido al que tradicionalmente ha tenido.

Por eso desde el anuncio realizado en Montreal, Canadá, pararon antenas en Economía y Minería.

Dado que las compañías mineras suelen capitalizarse y financiarse en los mercados bursátiles con anuncios de grandes inversiones en nuevos proyectos, como éste de 4 mil millones de dólares, primero se tomó con reserva.

Luego vino la polémica por la instalación en un área natural protegida, los puntos a favor y contra de una inversión y empleos de esa envergadura, el debate por el eterno problema del agua en el desierto... en fin, todo lo que siguió al anuncio.

Así que el proyecto quedó con el freno de mano puesto y sólo será el Ejecutivo Federal el que lo destrabe o desautorice para siempre.

Ejidatarios, inversionistas, gobiernos y terceros interesados van a tener que litigar el asunto fuera de Samalayuca y de Juárez.

***

Laura Domínguez por Marisela Vega es uno de los cambios que se avizoran para hoy o mañana en la Presidencia Municipal.

Platican a La Columna que Vega, directora de Desarrollo Social, fue objeto de un incesante chismorreo y grillas inmisericordes internas hasta que lograron su efecto en el independiente alcalde Armando Cabada.

Domínguez, jefa de Atención Ciudadana, es discípula fiel del duartismo y doctorada en intrigas sotaneras con veneno letal; lo mismo lleva y trae al PAN, que al PRI que entre los independientes. Ha conseguido mover a Marisela para ocupar ahora ella ese asiento.

Si no hay cambio de último momento, a más tardar mañana amanece Domínguez como nueva directora de Desarrollo Social en el municipio.